Patrimonio Nacional ha despejado de nieve y hielo la explanada frente a las Reales Caballerizas del Palacio Real de Madrid para garantizar tanto la alimentación como el entrenamiento de sus 19 caballos y evitar el riesgo de muerte por cólico al que estos animales se enfrentan ante la falta de movimiento por los efectos de la borrasca ‘Filomena’, que ha dejado hasta 60 centímetros de nieve en el entorno de los Jardines del Campo del Moro.

Gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Madrid, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y la empresa pública Tragsa, junto al personal de Patrimonio Nacional, se han podido habilitar no solo una pista limpia para el paseo de los equinos, sino también una vía de acceso al almacén de alimentación, dado que este espacio solo ha sido accesible, durante varios días, tras la habilitación de nuevas rutas interiores.

Tras esta actuación, los caballos, todos en buen estado de salud, han podido ejercitarse de nuevo con paseos de entre 20 y 30 minutos, evitando así el riesgo de altos niveles de estrés y de cólicos por falta de ejercicio, dado que, en condiciones normales, estos animales están habituados a entrenar diariamente dos horas y media.

Los primeros en estrenar la explanada, este pasado miércoles, fueron Frisón y Conde, cubiertos con mantas de invierno para soportar mejor las bajas temperaturas, de hasta 6 grados bajo cero.

Afortunadamente, en el interior de los establos se ha podido garantizar la normalidad desde que comenzó la nevada, con temperatura adecuada, ventilación de los espacios, limpieza de las cuadras, lavados completos y cuestiones concretas como el engrasado nutritivo de los cascos.

Pese a la falta de movimiento que los caballos han tenido que soportar estos días, el personal de Patrimonio Nacional ha tratado de mantener sus rutinas. Tal es el caso, por ejemplo, de la escucha de música y de otros sonidos urbanos a los que estos animales suelen estar expuestos por su participación en Actos Oficiales y otros eventos.

Reales Caballerizas

Las Reales Caballerizas del Palacio Real de Madrid se extienden a lo largo de toda la fachada norte del conjunto y ocupan una extensión de unos 2.200 metros cuadrados entre establos, cuadras, enfermería y almacenes de alimentación, carruajes y guarniciones, entre otros.

Actualmente estos espacios dan cobijo a 19 caballos de las razas Hannoveriana, Oldenburgués, Belga, Kwpn y Trakehner, entre otras, y con edades de entre 8 y 19 años. El más joven es Lucio, nacido el 23 de abril de 2012, mientras que Yaco es el más veterano, habiendo nacido el 10 de marzo de 1993.

El personal de Patrimonio Nacional que atiende a estos ejemplares comprende a 11 profesionales entre caballerizos, cocheros, postillones y herrador, a lo que hay que añadir el servicio veterinario, garantizando el buen estado de salud de los animales y su participación en exhibiciones y Actos Oficiales como el Cambio de Guardia o la entrega de Cartas Credenciales a S.M. el Rey.

Deja un comentario