Compartir

El Real Jardín Botánico de Madrid fue fundado en 1755 a las afueras de la ciudad, en un lugar llamado Migas Calientes. Joseph Quer, su primer director, mantuvo previamente otros tres jardines donde cultivó las plantas que, después, se utilizaron en la plantación definitiva de Migas Calientes. Todos aquellos jardines desaparecieron y, hasta hoy en día, su ubicación se tenía por dudosa.

A pesar de que hace aproximadamente dos décadas los investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Miguel Ángel Puig-Samper y Susana Pinar, ya sugirieron una ubicación muy próxima a la que mencionan los autores, siempre se ha recurrido a frases más o menos ambiguas como, “en la cercanía de Puerta de Hierro”, “a orillas del Manzanares” o “en los viveros municipales”, para situar el origen del primer Real Jardín Botánico de Madrid.

Ahora un estudio publicado en la revista científica Anales del Jardín Botánico de Madrid llevado a cabo por los investigadores Mauricio Velayos y Esther García Guillén, ambos del RJB-CSIC, y Guillermo Velayos, de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), asegura que, el Jardín, que fue conocido como ‘Jardín Botánico de Migas Calientes’, se encontraba justo en frente del soto de Migas Calientes, en la denominada huerta de Migas Calientes, lo que sin duda ha dado lugar a su ambigua ubicación.

“Su localización parece no dejar lugar a dudas tras la descripción encontrada en la escritura de venta del terreno del Jardín Botánico a favor de María Felipa Campbell, marquesa González de Castejón, donde se detalla y describe con precisión toda la zona”, señala Guillermo Velayos. El Jardín, que se abastecía del agua del arroyo de Cantarranas, actualmente soterrado, lindaba por el oeste con el camino que conducía al Real Sitio del Pardo, por el este y por el sur con tierras de labrantía de los hermanos jerónimos y, finalmente, por el norte una mitad con tierras de los frailes y la otra con la tapia del palacio de La Moncloa.

265 años de historia

El Real Jardín Botánico de Madrid fue fundado el 17 de octubre de 1755 por el rey Fernando VI por lo que en este 2020 cumplirá 265 años de historia dedicado a la investigación, la conservación y la divulgación científica.

Posteriormente, por decisión del rey Carlos III, en 1781 fue trasladado a su actual emplazamiento en el Paseo del Prado. El primer director -la denominación exacta era Primer Profesor-, de aquel jardín botánico primigenio fue Joseph Quer y Martínez (1695-1774), quien también se ocupó de las primeras plantaciones.

Este mismo estudio revela otro hecho importante. Entre 1737 y 1755, Joseph Quer albergó su colección de plantas vivas en tres lugares distintos de manera consecutiva, y se afanó en ir cultivando una colección que, a la postre, formó el primer jardín botánico institucional de la corte. El propio Joseph Quer hizo mención de aquellos hechos en la dedicatoria de Flora española donde narra que formó en su propia casa y a su costa una colección con plantas de cuatro partes del mundo que sería la base del Real Jardín Botánico público.

En realidad fueron tres los espacios utilizados en Madrid por Quer para cultivar las plantas, los tres ya desaparecidos. El primero de los jardines se ubicó en la huerta de Casapuerta frente de Sotoluzón, propiedad del cuarto duque de Sesto. En la actualidad, se encuentra situada en la zona delimitada entre las calles Hierro, Sodio, Embajadores y la avenida del Planetario.

Del palacio de Casa Gaviria al de Liria

El segundo jardín era propiedad de los duques de Atrisco y se habría ubicado entre las calles del Arenal y Mayor, frente a la plaza del Celenque. En la actualidad el palacio de Casa Gaviria, construido en el siglo XIX sobre el palacio de los duques de Arcos, ocupa el espacio de ese jardín que también usó Quer gracias a su relación con la familia de Melchor de Solís y Gante, duque de Atrisco.

Finalmente, el tercer jardín era el de los condes de Miranda, si bien no en la zona que se suponía, la Quinta del conde Miranda, en Carabanchel, sino en la casa que tenían junto al convento de San Joaquín, conocido como ‘de los Afligidos’. Así, este tercer jardín, también creado y financiado por Joseph Quer, estaba situado donde hoy se levanta el palacio de Liria.

El estudio se ha realizado analizando numerosos documentos en el Archivo Histórico Nacional (AHN), del Archivo General de Palacio (AGP) y del Archivo Histórico de la Nobleza (AHNOB). Asimismo, los investigadores han consultado la planimetría general de Madrid a través de la web de la Biblioteca Nacional y para ubicar los emplazamientos actuales han utilizado el comparador de mapas del IDE histórico de la ciudad de Madrid, CSIC.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.