Compartir

Fundación Amigos del Museo Reina Sofía ofrece un nuevo curso “Las secuelas del romanticismo en el arte contemporáneo” del 4 al 31 de marzo 2020.

El plazo de inscripción aún está abierto, los interesados pueden llamar al teléfono 915304287, enviar un email a fundacion@amigosmuseoreinasofia.org o directamente hacer la reserva en la web de la Fundación. Amigos del Museo Reina Sofía: 87,00 €. Público general: 120,00 €

Ciclo de conferenciasLas secuelas del romanticismo en el arte contemporáneo, dirigido por José Luis Pardo, Catedrático de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, ahondará en las diversas perspectivas relacionadas con su carácter político, la pervivencia y resonancia de estilos y géneros o su poso filosófico, con la ayuda de varios expertos de prestigio como la experta en Goya y Doctora en Historia del arte, Manuela B. Mena Marqués; el filósofo y Catedrático de la Universidad Carlos III, Antonio Valdecantos; Simón Marchán Fiz, Catedrático emérito de Estética y Teoría del arte (UNED); Julia Ramírez Blanco, Historiadora de Arte y María Nagore Ferrer, Profesora de Musicología, Universidad Complutense de Madrid.

Un compendio de sentimientos de ruptura, desconsuelo o rebeldía configuran la imagen prototípica del romanticismo, un complejo —y duradero— movimiento internacional que operó de múltiples formas según el país y la época. Algunos de esos conceptos calaron tan profundamente en la Historia del arte y en la forma de entenderlo que sobreviven en nuestros días como ámbitos recurrentes de la creación contemporánea. La figura del genio creador, ciertas formas de colectividad, el individualismo, la actitud iconoclasta, la crítica a la sociedad o la larga influencia de Goya son elementos de una herencia patente. Las vanguardias históricas supusieron una inequívoca subversión contra las obras de arte conservadas en los museos. ¿Hay alguna conexión entre esa crítica del museo y la que el arte contemporáneo presenta en su intención de subvertirlo desde dentro y de hacer hablar en sus salas las zonas más oscuras de su pasado? ¿Qué relación existe entre la intención —inequívoca en pintores como Jacques-Louis David— de poner el arte al servicio de la revolución y el activismo ideológico de los artistas contemporáneos que militan en causas políticas concretas, y cuál es la conexión entre esos movimientos actuales y las hermandades artísticas románticas? ¿Puede la música contemporánea considerarse como un desarrollo de ciertas disonancias y ambigüedades tonales nacidas en el siglo XIX? ¿Cuál es la herencia que las zonas sombrías y macabras del romanticismo, incluidos los espantos de Goya, han dejado en el arte de nuestros días? ¿Se reconocerían los románticos en nuestro arte si pudieran observarnos desde el pasado? Más información…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.