Compartir

La Comunidad de Madrid rinde homenaje este año a Benito Pérez Galdós, cuando se cumplen 100 años de su fallecimiento. Así, entre las actividades propuestas por la Consejería de Cultura y Turismo para este Año Galdós, destaca el estreno absoluto de Fortunata y Benito, el nuevo montaje de la compañía de teatro LaJoven, coproducido por la Comunidad de Madrid. Este espectáculo, escrito y dirigido por Laila Ripoll, se podrá ver hasta 15 de febrero de 2020 en la Sala Roja de los Teatros del Canal.

Esta representación cuenta con una intensa campaña escolar, que acercará la figura de Galdós y la ‘galdosmanía’ a más de 8.200 jóvenes, de entre 14 y 18 años, pertenecientes a 108 centros educativos de la Comunidad de Madrid y de diferentes ciudades españolas como Oviedo, Burgos y Salamanca. Además, otros 3.000 escolares han solicitado ya su participación en esta campaña de cara a la próxima temporada.

Esta obra viajará durante los meses de mayo y junio por diferentes ciudades del territorio nacional, dentro del programa PLATEA del INAEM; y en octubre y noviembre Fortunata y Benito regresará a los escenarios madrileños con representaciones en el Real Coliseo Carlos III de El Escorial, el Centro Cultural Paco Rabal y el Teatro del Bosque de Móstoles, entre otros.

La función del próximo viernes, día 14 de febrero, podrá seguirse en directo a través de la cuenta de Facebook de la Comunidad de Madrid, a partir de las 20:30 horas. De esta manera, se acerca la figura de Galdós y su obra no solo a los más jóvenes, sino a todos aquellos interesados en conocer de cerca el universo del escritor y sus icónicos personajes Fortunata y Jacinta, obra en la que se basa este espectáculo.

EL MADRID DE FORTUNATA Y JACINTA

Y es que este 2020 está dedicado al Galdós hombre, poeta, periodista excepcional, dramaturgo y novelista que tuvo una vida tan apasionante como sus obras. Siempre rodeado de mujeres e influido por ellas: sus hermanas mayores, sus amigas, sus amantes y su madre. Galdós fue un gran creador de personajes femeninos a los que dotó de carne, de carácter y de alma como nadie hasta el momento había hecho en la novela escrita en español. Fortunata y Benito es un homenaje a los personajes femeninos de Galdós, una visita desde el siglo XXI al Madrid galdosiano que quizá no nos queda tan lejos.

Hubo un tiempo en el que Don Benito fue un joven alto, seductor y bien plantado, que hacía pajaritas y vivía la bohemia y la noche de Madrid. También hubo un tiempo en el que soñó en un tranvía, en el que asistió atónito a una revolución o desolado al asesinato de Prim. Don Benito es inacabable, enorme y apasionante. Fortunata y Jacinta es, posiblemente, su obra magna, y una de las novelas más importantes en español del siglo XIX, la más moderna y la más mestiza.

Fortunata y Jacinta, como Fortunata y Benito, sucede en Madrid, ciudad desordenada, repleta de vida, generosa y abierta, siempre fascinante. Partiendo de La novela en el tranvía llegaremos a nuestra Fortunata, pero no sin antes añadir un chorreón de Episodios Nacionales, algo de Tristana, una pizca de las Memorias de un desmemoriado, unas gotas de Misericordia, un aroma de La desheredada y una generosa cantidad de música y baile.

Fortunata, Benito y Madrid, urbanos donde los haya, es una obra que se transforma ante nuestros ojos y que da paso a un Madrid moderno, canalla, contemporáneo y vital en el que podemos encontrar a un Juanito en un restaurante, una Fortunata en un portal, una Jacinta en una cafetería, una Mauricia en cualquier acera o un Maxi al doblar cualquier esquina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.