Compartir

El Meadows Museum, SMU, ha anunciado la adquisición de obras de dos modernistas catalanes: los pintores Josep de Togores i Llach (1893-1970) y Santiago Rusiñol i Prats (1861-1931). Estas pinturas son importantes contribuciones a la colección del Museo y amplían el acceso del público y de los estudiosos a las obras catalanas de este periodo moderno temprano, que abarca aproximadamente desde la década de los 80 del siglo XIX hasta la década de los 20 del siglo XX. A pesar de que fue un periodo de intensa producción artística e innovación estilística, la obra de los artistas catalanes de esta época no está bien representada en los fondos de los museos americanos.

«A menudo, este periodo se considera una “Edad de Oro” del arte catalán, con una importante producción de obras notables en un momento que coincide con la construcción de los grandes edificios de Gaudí en Barcelona», señala Mark Roglán, director del Meadows Museum. «Sin embargo, al ser también un periodo de prosperidad en la región, muchas de las obras de artistas como Togores y Rusiñol fueron adquiridas por familias e instituciones locales y permanecieron en sus colecciones. Para el Meadows Museum, estos fabulosos objetos nos ayudan a completar nuestra colección catalana, que empieza con la pintura medieval de Pere Vall, y aumentan nuestra comprensión de esa época del arte español. Estoy agradecido a los muchos donantes cuyas aportaciones han permitido adquirir estas obras».

La primera pintura, Retrato de la familia Mestre (1927) de Togores, es un ejemplo magistral del retrato moderno español y representa al acomodado empresario catalán Josep Mestre Mitjans; a su mujer, Berta Lantz Beinquet, y a sus tres hijos, José, Jorge y Blanca. Togores fue un solicitado pintor de sociedad en la España del siglo XX, y sus obras vanguardistas de los años 20 son muy apreciadas. Las figuras están retratadas con el estilo lineal de perfiles nítidos que suele asociarse a la Nueva Objetividad (Neue Sachlichkeit), movimiento alemán de mediados de los años 20 que abogaba por la observación cercana de la realidad. Esto es evidente en la estudiada atención del artista a la apariencia de las texturas y las telas; por ejemplo, en el brillo de las solapas del esmoquin de Mestre y los pliegues del vestido azul de Berta. Se ha suprimido incluso la ilusión de profundidad, de forma que la familia parece comprimida entre los bordes del cuadro de gran formato (136 x 161 cm / 53½ x 63¼ pulgadas). Togores expuso el cuadro en Barcelona en 1927 y en Madrid en 1928, momento en el que recibió la acogida favorable por parte de la crítica. Desde entonces, ha formado parte de la colección de la familia Mestre y solo se ha expuesto una vez desde 1928: en la retrospectiva de Togores organizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y el Museu d’Art Modern del Museu Nacional d’Art de Catalunya, en 1997 y 1998.

El segundo cuadro, Grupo de cipreses, Glorieta IV (1908) de Rusiñol, es un exuberante paisaje impresionista perteneciente a una serie de diez que el artista pintó de una glorieta, o jardín circular, situada en los jardines históricos del palacio real de Aranjuez, al sur de Madrid, que constituye un excelente ejemplo de la obra del artista durante sus mejores años, a principios del siglo XX. Rusiñol pintó numerosos jardines de España y, al igual que los pintores impresionistas franceses, como el afamado Monet, regresaba a los mismos lugares a distintas horas del día y en estaciones diferentes para captar los efectos cambiantes de la luz y los colores. Las hojas anaranjadas de los árboles del fondo y las flores marchitas que bordean el camino hacia la glorieta sugieren que el cuadro se realizó en otoño; Rusiñol contrasta las fuertes diagonales del camino y los parterres con las líneas verticales de los cipreses para crear una composición dinámica, el conjunto está ejecutado con pinceladas rápidas y luminosas. Se conservan otras pinturas de esta misma serie en la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y en el Musée d’Orsay de París.

El museo agradece el apoyo de los siguientes donantes, cuya generosidad hizo posible la compra del Retrato de la familia Mestre de Togores a los descendientes del artista: Susan Heldt Albritton, Linda P. y William A. Custard, Gwen y Richard Irwin, el Sr. Walter y Sra. de Walter, M. Levy Fund of Communities Foundation de Texas, Cyrena Nolan, y Elizabeth Solender y Gary L. Scott, con el apoyo adicional de la Honorable Janet Kafka y el Sr. Terry Kafka, Stacey y Nicholas McCord, y los amigos del Meadows Museum. El museo adquirió Grupo de cipreses, Glorieta IV, de Rusiñol, procedente de una colección privada, con financiación de la Meadows Foundation.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.