Compartir

El Instituto Cervantes y la Comunidad de Madrid han empezado a colaborar para «reivindicar» la figura del escritor Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 1843 – Madrid 1920) y para «internacionalizar» su prolífica obra a través de traducciones a otros idiomas. Una cooperación que hoy dio su primer paso en una mesa redonda entre el director del Cervantes, Luis García Montero; la consejera madrileña de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz, y el escritor Manuel Longares, uno de los narradores actuales más galdosianos.

«Vamos a celebrar a lo grande la memoria y la presencia de Galdós» en 2020, centenario de su muerte, dijo García Montero. El director del Instituto Cervantes ensalzó la importante obra literaria de don Benito, que «está a la altura de grandes narradores del siglo XIX como Dickens, Tolstoi, Balzac o Flaubert», pese a que durante décadas fue olvidado o menospreciado; incluso fue tildado de «escritor inservible» o «garbancero».

Por su parte, Marta Rivera de la Cruz festejó que «tenemos un año por delante para recordar que Galdós está vivo» y para «rescatar a un escritor al que las nuevas generaciones conocen muy mal».

El próximo 4 de enero, coincidiendo con los cien años de la muerte del novelista, dramaturgo y cronista canario, ambas instituciones regalarán un total de 2.000 facsímiles del tercero de sus célebres Episodios Nacionales: El 19 de marzo y el 2 de mayo (1873), que aborda el Motín de Aranjuez y el levantamiento de los madrileños contra los franceses, ocurridos en esas fechas de 1808. El Instituto Cervantes y la Consejería de Cultura de Madrid donarán ese día un ejemplar a las primeras personas que lo soliciten en sus respectivas sedes.

Además, el Cervantes promocionará la traducción de esa y de otras obras galdosianas a diversos idiomas, lo que permitirá que «tengan una segunda vida y que los lectores de francés, inglés, etc. las descubran», dijo Rivera de la Cruz, quien lamentó que dicho Episodio no esté traducido a ninguna lengua.

Otras iniciativas previstas son la organización de jornadas de estudio sobre Galdós en los centros del Cervantes en el exterior, entre ellos, el de Rabat, cuya biblioteca lleva el nombre del autor canario. Además, se podrán organizar encuentros con escritores, ciclos de cine (muchas de sus novelas se convirtieron en grandes películas o series de televisión) o jornadas gastronómicas por el Madrid galdosiano.

«Herederos de Galdós»

Tras avanzar estas iniciativas de un programa multidisciplinar, García Montero y Rivera de la Cruz mantuvieron una animada charla con Manuel Longares, para quien Galdós es «probablemente el mejor novelista del mundo del siglo XIX».

Los tres escritores coincidieron en elogiar la inmensa obra narrativa del autor de Fortunata y Jacinta, su prodigiosa capacidad de trabajo y la rapidez con la que creaba. Destacaron que fue el primer autor que dio un claro protagonismo al pueblo, de modo que es la gente sencilla –y no los hombres ilustres y poderosos- la que escribe la historia de la España de la época. Recordaron también diversos aspectos de su vida, como las estrecheces económicas de padeció o las tensiones que tuvo que afrontar con los editores, que gozaban de plenos derechos sobre sus miles de cuartillas manuscritas.

Luis García Montero reiteró que «debemos sentirnos herederos de Galdós», de quien se hicieron eco personalidades de la talla de María Zambrano, Francisco Ayala, Luis Cernuda, Max Aub, Rafael Alberti (como editor) o el cineasta Luis Buñuel. Y que el Instituto Cervantes, en colaboración con la Comunidad de Madrid, trabajará por recuperar a quien es «una referencia literaria histórica de primera magnitud».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.