Compartir

La Biblioteca Nacional de España ha recibido como donativo 18 cartas intercambiadas entre el catedrático de medicina Luis Sánchez-Granjel y los literatos Pío Baroja y Azorín. Este conjunto de cartas donadas por su hijo, Gerardo Sánchez-Granjel, enriquece la colección de manuscritos conservados en la BNE sobre estos dos destacados literatos.

Las cartas que ambos autores intercambiaron con Luis Sánchez-Granjel constituyen una fuente de información de primera mano sobre su vida, obra e impresiones literarias. Por ello, son de especial interés para el estudio y la investigación de sus trayectorias personales y profesionales. Todas las cartas se encuentran en perfecto estado de conservación.

De las cartas intercambiadas, seis de ellas fueron enviadas por el catedrático a Pío Baroja (dos de ellas son copias en carbón mecanografiadas con firma, y las otras cuatro borradores manuscritos con firma autógrafa) y otras cuatro cartas con la respuesta de Pío Baroja (todas manuscritas autógrafas y firmadas). En estas diez cartas, ambos intercambian opiniones sobre las publicaciones del médico acerca de la figura de Baroja, quien no duda en elogiar la obra del profesor. Las cartas están fechadas entre 1951 y 1954.

Por otro lado, en el donativo aparecen cuatro cartas de Luis dirigidas a Azorín (todas ellas copias de carbón mecanografiadas con firma autógrafa), y cuatro cartas de respuesta de Azorín (dos manuscritas y dos mecanografiadas, con firma autógrafa de Azorín). En estas cartas, Sánchez-Granjel pregunta a Azorín sobre algunos aspectos de su biografía, especialmente sobre la relación de éste con Baroja y Maeztu, con quienes formó el ‘Grupo de los tres’, y otros contemporáneos como Unamuno y Gómez de la Serna. Azorín menciona algunas de las actividades que desarrolló con el ‘Grupo de los tres’ y los volantes de papel que editaron conjuntamente, y que continúan perdidos a día de hoy. Estas cartas están fechadas entre 1956 y 1959.

Luis Sánchez-Granjel (1920-2014) estudió medicina en la Universidad de Salamanca, donde se licenció en 1945. Aunque en un principio se especializó en Psiquiatría, la influencia del doctor Pedro Laín Entralgo hizo que se interesara por la Historia de la Medicina, materia en la que pronto empezó a destacar.

En 1948 obtuvo el doctorado con su tesis La psicología de Carl Gustav Jung en las relaciones entre medicina y religión. Ese mismo año fue nombrado profesor encargado del curso de Historia de la Medicina en la Universidad de Salamanca. En 1955 gana la cátedra de Historia de la Medicina en dicha universidad, cargo que mantendrá hasta su jubilación en 1987, tras lo cual es nombrado profesor emérito.

Sánchez-Granjel tuvo una prolífica carrera académica con más de 60 libros editados, además de otras muchas publicaciones y contribuciones. Por encargo de Pedro Laín realizó una revisión bio-bibliográfica de la Historia de la medicina española que publicó en cinco volúmenes. Este ha sido el primer y único tratado serio de la historia de la medicina en nuestro país hasta el momento.

Numerario de la Real Academia Nacional de Medicina desde 2003, perteneció a su Junta Directiva con el cargo de bibliotecario. Durante este periodo organizó la biblioteca histórica de la institución y escribió la Historia de la Real Academia Nacional de Medicina, publicada en 2006.

Además del estudio de la historia de la medicina, se ocupó de una serie de estudios literarios en torno a la Generación del 98, centrados especialmente en las figuras de Pío Baroja, Miguel de Unamuno, Azorín y Ramón Gómez de la Serna que él denominó ‘Retratos’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.