Compartir

En su afán por dominar la Tierra en su beneficio, el hombre ha olvidado sus orígenes y su dependencia del medio, esquilmando recursos y contaminando: los cambios que hoy está produciendo pueden ser ya irreversibles y las consecuencias desastrosas si no se pone un límite ahora mismo. Movido por la necesidad y la curiosidad, ha terminado por poblar los más remotos rincones del planeta, transformando su entorno a la medida de sus requerimientos y generando una ingente diversidad de costumbres y culturas, determinadas en buena parte por la geografía y las condiciones de cada territorio.

Así, la exposición “La Diversidad Amenazada. Naturaleza-Hombre-Cultura”, producida por Fundación Telefónica en colaboración con el CSIC y que puede visitarse en el Real Jardín Botánico (RJB-CSIC) de Madrid, pone el acento en esta situación, revelando la biodiversidad natural y cultural del mundo actual a través de la colección fotográfica de Eduardo Aznar “Okaimal”.

La muestra explica lo que perderemos si el ser humano no actúa con firmeza y celeridad para prevenirlo. La colección de fotografías de “Okaimal”, comisariada por el director del RJB-CSIC, Esteban Manrique, quiere mostrar el cambio global sin precedentes al que estamos asistiendo y la necesidad de poner los medios para evitarlo.

La selección, de 46 fotografías y una pieza audiovisual, se ha articulado en las siguientes secciones: la tierra en cambio continuo y la diversidad, resultado de la evolución (diversidad de paisajes, diversidad biológica, fauna y flora); el hombre como especie, diversidad de tipos humanos (pueblos, etnias y culturas), ; bosques, manglares y corales; el agua, un recurso vital (ríos y lagos); el antropoceno, un rápido cambio ambiental global (tecnología y sobreexplotación de recursos y gases de efecto invernadero) ocasionado por el ser humano; y “Aún estamos a tiempo”, que cierra la exposición con una puerta a tender una mano para evitar el desastre ecológico.

“La Diversidad Amenazada” se pudo ver en Espacio Fundación Telefónica, en Madrid, en 2015, y ha itinerado por la Casa de las Ciencias de Logroño (2016), el Museo de las Ciencias de Valladolid (2017) y el Centro de recepción de visitantes del yacimiento de Atapuerca (CAYAC) de Ibeas de Juarros, en Burgos (2018) para retornar de nuevo a Madrid. Se puede visitar desde hoy y hasta el 26 de noviembre en el Invernadero de los Bonsáis con acceso libre previo abono de la entrada al Jardín Botánico.

Vanishing World Diversity

El proyecto Vanishing World Diversity nace como respuesta a la amenaza para la rica biodiversidad de la Tierra y la extinción de infinidad de especies vegetales y animales, pueblos, lenguas y culturas, condenados a desaparecer por el modelo global hegemónico. La colección de fotografías tomadas a lo largo de casi medio siglo de viajes de “Okaimal” por países de cuatro continentes ofrece un testimonio de los territorios, pueblos y culturas que van sucumbiendo a esta dinámica de destrucción.

Para alertar sobre esta enorme pérdida, Vanishing World Diversity quiere difundir en distintos soportes fotografías seleccionadas del archivo de “Okaimal”: ediciones limitadas (dieciséis volúmenes sobre cuarenta países), “Cuadernos de Viaje” (compendio en tres tomos de mayor tirada), exposiciones de fotografías, vídeos y banco fotográfico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.