Compartir

Richard Learoyd (Nelson, Reino Unido, 1966) es uno de los fotógrafos contemporáneos más interesantes en la actualidad. La obra de Learoyd hunde sus raíces en el pasado y tiene múltiples referencias a la historia de la pintura, tanto por los temas como por la técnica. Sus fotografías en color y en blanco y negro son resultado de un proceso artesanal con una cámara oscura construida por él mismo.

Richard Learoyd ha sido reconocido por las obras fotográficas únicas que ha realizado durante más de una década y que consisten, principalmente, en retratos de modelos vestidos o desnudos hechos en su estudio, pero también ha abordado otros temas: fotografía de animales, paisajes o espejos oscuros. Todos ellos reciben la misma atención seria y tierna. Muchos de los animales ya no están vivos, están envueltos en alambres o tensados mediante hilos para ser examinados. No son el material de un bodegón habitual, sino que se trata de experimentos, con frecuencia juguetones y prolongados con objetos ordinarios y a menudo poco comunes. Los espejos son quizás los más abstractos: parecen constelaciones del espacio exterior profundo. Recientemente, ha realizado fotografías a gran escala en blanco y negro, e incluso ha llevado su enorme cámara al exterior para fotografiar paisajes y viejos edificios que encuentra en pequeñas ciudades de Europa del Este. En algunos casos, regresa al mismo lugar para fotografiarlo en diferentes estaciones del año.

Esta exposición presenta a Richard Learoyd en el punto álgido de su trayectoria, con una selección de 51 obras en color y en blanco y negro que resume lo mejor de su trabajo realizado a lo largo de una década. En la muestra también se incluye uno de los paisajes realizados en España (en Lanzarote), resultado de un encargo de Fundación MAPFRE y que se incorpora a la Colección de Fotografía de la Fundación, que ya cuenta con otras dos obras del artista.

Su obra ha sido expuesta recientemente en el Victoria & Albert Museum de Londres (2015) y en el J. Paul Getty Museum de Los Ángeles (2016). Sus fotografías se encuentran en colecciones de los principales museos del mundo, entre los que destacan el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el Centre Pompidou de París, el Victoria & Albert Museum y la Tate de Londres, el San Francisco Museum of Modern Art, el Nelson-Atkins Museum of Art de Kansas City (Misuri) o la National Gallery of Canada de Ottawa, así como en otras importantes instituciones y en numerosas colecciones privadas. Richard Learoyd estuvo representado por la McKee Gallery de Nueva York hasta su cierre en 2016. En la actualidad lo representan la Fraenkel Gallery de San Francisco y la Pace/MacGill Gallery de Nueva York.
La muestra se podrá ver en las Salas de Fundación MAPFRE de Barcelona y de Madrid y viajará también al Fotomuseum Den Haag de La Haya.

LA EXPOSICIÓN

El recorrido que se plantea en la muestra es más temático que cronológico, combinando en las paredes de sus salas los paisajes, retratos y las naturalezas muertas.
FOTOGRAFÍAS DE LA CÁMARA OSCURA

El artista inglés Richard Learoyd lleva aproximadamente veinte años realizando fotografías con su cámara oscura: una gran cámara de estudio de diseño propio basada en antiguos principios ópticos. Este instrumento le ha permitido hacer fotografías que poseen una cautivadora singularidad en una época en que la fotografía resulta trivial y abundante. Las personas que protagonizan sus imágenes parecen habitar un mundo de una intensidad psicológica particular y son examinadas bajo una luz extraordinariamente cristalina y distintiva. Incluso los sujetos –en ocasiones bastante inusuales– que elije para sus naturalezas muertas poseen una belleza y una quietud excepcionales, evocadoras.

Las fotografías que realiza con este instrumento son básicamente tan grandes como la propia cámara. Tanto tomar estas fotografías como observarlas requiere una manera de mirar más detenida y atenta, una actividad más contemplativa que la inmediatez con la que solemos ver y fotografiar el mundo. Learoyd ha desarrollado esta cámara de grandes dimensiones, y a la vez bastante flexible, para que sea móvil a pesar de ciertas limitaciones. Tras componer la imagen, coloca en la parte posterior de la cámara una hoja de papel fotográfico, del tamaño de su máquina, y crea una copia única. A pesar de su complejidad, esta tecnología le permite realizar obras muy características que poseen una calidad insólita de luz y de color. En estas fotografías no hay nada fortuito.

Más recientemente, el fotógrafo ha expandido su horizonte tecnológico y ha diseñado una cámara que puede llevar al exterior para hacer un número limitado de impresiones no únicas. Una vez más, no tienen nada que ver con cualquier otra fotografía que hayamos visto antes y se centran en una generosa variedad de temas. Liberado en el mundo exterior, Learoyd ha fotografiado lugares muy conocidos, como el valle de Yosemite, en California, y también territorios menos familiares en Europa del Este. Estas nuevas imágenes parecen examinar la situación del mundo moderno, arrebatadoramente hermoso y a la vez potencialmente destructivo. Representan una liberación de las limitaciones anteriores impuestas por su proceso autodefinido y son solo el principio de una nueva visión de un mundo más amplio.

RICHARD LEAROYD
DEL 5 DE JUNIO AL 8 DE SEPTIEMBRE
SALA FUNDACIÓN MAPFRE CASA GARRIGA NOGUÉS
BARCELONA

Fotos:

A la manera de Ingres, 2011
Fotografía única en papel Ilfochrome
Pier 24 Photography, San Francisco
© Richard Learoyd. Cortesía del artista y de la Fraenkel Gallery, San Francisco

Balena, Pacifica, 2015
Copia de contacte a la gelatina de plata, edició de 5
Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco
© Richard Learoyd. Courtesy of the artist and Fraenkel Gallery, San Francisco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.