Compartir

La muestra “El último Espaliú” es la primera exposición personal que se organiza en Italia dedicada al escultor español Pepe Espaliú (Córdoba 1955-1993), becario de la Academia de España en Roma durante el curso 1992-1993, y podrá verse hasta el 2 de junio.

Espaliú fue uno de los artistas más relevantes de las décadas de los ochenta y noventa en España. Su trabajo se desarrolló en diversas disciplinas, desde pintura y dibujo a escultura, performance o poesía. Abordando temas relacionados con la identidad, lo oculto, el sida, el doble o la muerte.

La exposición, coorganizada con Acción Cultural Española (AC/E), reúne una serie de obras y materiales de archivo sobre el trabajo que se llevó a cabo en diferentes ciudades europeas durante los últimos años de su vida. Este período coincidió con una mayor proyección pública de su actividad artística y la visibilización de su condición de enfermo de sida. Durante esta etapa aparece en reportajes televisivos, recoge sus acciones en vídeos, escribe un emocional texto para el conocido periódico español El País y su perfomance Carrying abre telediarios.

Una salida de la “topera”, por utilizar las propias palabras de Espaliú, de su condición de enfermo de sida pero también de su homosexualidad, aspectos de los que hizo una materia creativa que emergió con una explicitud desconocida dentro de su trayectoria artística, que había estado marcada por la poética de la ocultación.

A nivel temático, la muestra se ha dividido en tres grandes ejes: el primero está protagonizado por sus Carrying, que sirven como punto de partida de esta etapa final; el segundo son sus últimos dibujos, que comparten con su fragilidad la propia condición vulnerable del artista; y en el tercero, se plantea el desarrollo de motivos simbólicos recurrentes, como las muletas y la idea de nido.

El Último Espaliú y el contexto italiano

El recorrido de esta exposición está también marcado por varios hilos conductores como son: la enfermedad, pero más allá de ésta, la vulnerabilidad, el aislamiento, la incomprensión; y de aquí, la necesidad de apoyo, de una comunidad protectora, comprometida; y con ella, la visibilidad del enfermo pero también de los prejuicios sociales, hacia comunidades marginadas

Por otra parte, hay elementos simbólicos constantes en todas las salas como los diferentes modos que representan el apoyo, unas veces en forma de porteadores, otras en forma de muletas. La materialidad del cuerpo, el del propio artista que en unas ocasiones es trasportado descalzo a la silla de la reina por las calles de la ciudad y, en otras, se desnuda y muestra su indefensión. La muerte presente en las esculturas de Carrying con sus formas cerradas que remiten a ataúdes; ataúd que aparece nuevamente, en la segunda sala, en alguno de sus dibujos; la muerte que sigue presente en la tercera sala, en el despojarse de la ropa en la acción El nido, como representación del círculo de la vida.

EL CONTEXTO ITALIANO

La exposición se cierra con una sala que muestra un acercamiento al contexto italiano, desarrollado por el comisario italiano Raffaele Quattrone, quien ha seleccionado para la muestra algunos de los artistas italianos que en la década de los noventa abordaron temas como la creación de comunidad, la enfermedad, la identidad o la diversidad. Asuntos todos ellos presentes, aunque con un enfoque y una estética muy diferentes, en la obra de Espaliú. Así, esta sala dedicada al arte italiano está conformada por trabajos de Bruna Esposito, Francesco Impellizzeri, Cesare Viel, Marinella Senatore, Alessandro Moreschini y Vincenzo Marsiglia.

Inauguración martes 16 de abril 2019

Real Academia de España en Roma
Piazza San Pietro in Montorio, 3 Roma Gianicolo

Entrada libre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.