Compartir

Las luchas sociales, la memoria histórica del nazismo y el Holocausto, el análisis de la construcción de la identidad en Europa y Medio Oriente, la road movie y el ensayo autobiográfico son las constantes que atraviesan la filmografía de la directora austríaca Ruth Beckermann, quien visitará la ciudad de Madrid en mayo como invitada especial del Festival DocumentaMadrid. El Cine Doré será de nuevo sede oficial del Festival madrileño para acoger la primera retrospectiva integral de su filmografía: “Ruth Beckermann: Estrategias de la mentira política”, bajo este título Filmoteca Española y DocumentaMadrid proponen una programación que abarca la totalidad de su obra cinematográfica: dieciséis películas dirigidas en las últimas cuatro décadas, varias de ellas inéditas en España.

El 9 de mayo, día dedicado a la celebración de Europa y que además conmemora el fin de la II Guerra Mundial, la directora austríaca recibirá en la gala de Inauguración del Festival el Premio Honorífico DocumentaMadrid, un reconocimiento que en la pasada edición recibió el cineasta estadounidense Ross McElwee.

David Varela, codirector de DocumentaMadrid considera que la retrospectiva de Ruth Beckermann supone una oportunidad única para descubrir en nuestro país una de las figuras más destacadas y reconocidas del cine documental contemporáneo. “Su mirada incisiva y poética sobre la realidad y la memoria histórica nos va a permitir recapacitar en profundidad sobre nuestra condición socio-política actual y sobre nuestra contradictoria relación con el pasado”, explica Varela.

“Cuando los responsables de DocumentaMadrid nos ofrecieron la posibilidad de una retrospectiva completa de Beckermann nos pareció que la propuesta se ajustaba plenamente a los intereses de programación del Cine Doré. Como sala del archivo fílmico nacional, la memoria y la historia, social y fílmica, son los dos ejes que nos vertebran. Ciclos como este son nuestra razón de ser, forman parte de nuestro ADN”, ha declarado Josetxo Cerdán, director de Filmoteca Española.​

Estrategias de la mentira política

Nacida en Viena en 1952, hija de supervivientes del Holocausto, Ruth Beckermann estudió Periodismo e Historia del Arte en Tel Aviv, Nueva York y Viena, donde se doctoró en 1977. Comienza a hacer cine a finales de los setenta con la urgencia de visibilizar las luchas sociales y las huelgas que tenían lugar en Austria en aquellos años. Bajo este enfoque realiza sus primeras tres películas, Arena Squatted (1977), Suddenly, a Strike (1978) y The Steel Hammer Out There on the Grass (1981), todas ellas codirigidas con Josef Aichholzer.

Sin embargo, son las películas sobre la memoria del nazismo, la II Guerra Mundial y el Holocausto las que determinaron su importancia como cineasta. Beckermann sintió desde muy joven la necesidad de reflexionar sobre este tema, y lo plasma en su cine desde varias perspectivas y formatos. En Return to Vienna (1983) nos acerca a la visión particular de un militante político vienés que vivió en primera persona el ascenso del nazismo; en Paper Bridge (1987) pone el foco en su historia familiar y a través de su propia voz en off muestra cómo sus padres y abuelos empiezan a recordar el Holocausto —la abuela cuenta cómo se hizo pasar por muda y se escapaba al bosque para escuchar su propia voz—; pero también ilustra esa visión más idílica y utópica que se tiene del estado de Israel en Towards Jerusalem (1991), una road movie en la que se enfrentan las expectativas soñadas y la realidad. Quince años después de este viaje, Beckermann volvió a Israel para realizar Zorro’s Bar Mitzvah (2006), una radiografía de la adolescencia israelí a través de la celebración religiosa y social más importante del judaísmo, el Bar Mitzvah.

Uno de los títulos más relevantes de su carrera es East of War (1996), en la que interpela a los visitantes de la famosa exposición que se hizo en Viena para confrontar a la sociedad con los crímenes cometidos por el ejército nazi en el Este de Alemania durante la II Guerra Mundial. El desconocimiento, la tensión y las emociones contradictorias se evidencian en las respuestas de ex-soldados, familiares de víctimas o incluso supervivientes de la guerra. Con esta película se gesta de algún modo el último gran éxito de Beckermann a nivel internacional, The Waldheim Waltz (2018), ganadora del Premio al Mejor Documental en Berlinale 2018. Este no es solo un reflejo de la persistencia del fascismo en algunas sociedades europeas actuales, sino una reflexión sobre las mentiras y los “hechos alternativos” presentes en las campañas políticas. El polémico caso de Kurt Waldheim comenzó una ola de recuperación de la memoria histórica en Viena, pero a su vez también provocó la exhibición del antisemitismo sin ningún pudor, algo que se refleja de forma más clara e íntima en Homemad(e) (2001), con declaraciones sobre la victoria del líder de la extrema derecha Jörg Haider.

La poesía, el arte, la verdad y la memoria histórica se funden en una de sus obras más particulares e inclasificables, The Dreamed Ones (2016). Jugando en los límites de la ficción y la realidad, Beckermann reconstruye con dos actores la arriesgada correspondencia entre los poetas Paul Celan e Ingeborg Bachmann, que vivieron una relación tormentosa e imposible desde los tiempos de posguerra.

Una mirada al mundo

El cine de Beckermann también hace viajar al espectador constantemente a diferentes lugares para explorar sus modos de vida, costumbres e imaginarios colectivos. En A Fleeting Passage to the Orient (1999), la cineasta austriaca viaja a Egipto para recrear el viaje que hizo la emperatriz bávara Sissi a finales del XIX y constatar que las ciudades siguen sin estar diseñadas para el ocio de las mujeres.

En la reciente American Passages (2011), Beckermann hace una radiografía de Estados Unidos desde Harlem a Las Vegas, desde campus cristianos a padres gays en trámites para adoptar un hijo. Quizá la película más internacional sea Those Who Go, Those Who Stay (2013), en la que se entremezclan testimonios e historias provenientes de París, Viena, Sicilia o Alejandría conectadas por el azar.

DocumentaMadrid es el Festival Internacional de Cine Documental impulsado por el Ayuntamiento de Madrid, con la colaboración de los principales espacios culturales de la ciudad. La libertad creativa, que caracteriza los nuevos lenguajes cinematográficos y expresiones del género documental, inunda en el mes de mayo la ciudad de Madrid para estimular la creación, la mirada crítica y el debate ciudadano.

El festival otorga cada año más de 52.500€ en premios, distribuidos entre sus tres secciones competitivas y desarrolla una intensa labor de creación de nuevos públicos para el cine documental con la programación de retrospectivas y homenajes de autores nacionales e internacionales, así como un amplio programa de actividades paralelas, formativas y profesionales.

En 2018 su programación reunió más de 14.500 espectadores en Cineteca Madrid (sede principal del festival), Filmoteca Española, Casa de América, Instituto Francés y Sala Equis. La 16º edición sumará como nuevas sedes oficiales como la Universidad Complutense de Madrid, Nave 0 de Matadero Madrid y el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes.

Desde 2004, el Festival facilita el encuentro y el diálogo del público con cineastas de todo el mundo, para lo que ha contado en sus distintas ediciones con invitados de la talla de Basilio Martín Patino, Frederick Wiseman, Luciano Emmer, Patricio Guzmán, Margarita Ledo, Helena Třeštíková, Laila Pakalnina, Rithy Panh o Ross McElwee.

Retrato de Ruth Beckermann. Foto: © Maria Kracikova

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.