Compartir

El Reina Sofía inicia la programación de 2019 con la mayor retrospectiva en Europa del escultor H.C. Westermann

El Museo Reina Sofía abre al público, del 6 de febrero al 6 de mayo, la gran exposición “H.C. Westermann: Volver a Casa”, la mayor retrospectiva en Europa del escultor Horace Clifford Westermann (EE.UU, 1922- 1981). Los comisarios Beatriz Velázquez y Manuel Borja-Villel, han conseguido reunir esculturas, pinturas del artista y documentos como las cartas-dibujo que Westermann enviaba en correspondencia cotidiana con otros artistas, críticos y amigos, y series de obra gráfica, donde toca con vivos colores asuntos como el retrato escapista y crítico del panorama norteamericano, la catástrofe o la fragilidad.

La primera retrospectiva en España del artista norteamericano Horace Clifford Westermann reúne cerca de 130 obras -principalmente esculturas, pero también trabajo gráfico y pintura- de este singular artista que, alejado de las principales corrientes de su época, como el minimalismo, el expresionismo abstracto o el pop art, abordó desde su particular estilo las flaquezas de la condición humana y las preocupaciones de la sociedad estadounidense de mediados del siglo XX, inmersa en la tensión y conflictos de la Guerra Fría y dominada por el consumo y la cultura de masas.

Sin recurrir a un único estilo, es un hacedor que compone objetos, piezas disjuntas: sus esculturas, cargadas de significado y en muchos casos de ironía, resultan de un procesamiento de la experiencia, que precipita originando fragmentos específicos de realidad.

La exposición retrospectiva que presenta el Museo Reina Sofía recorre el curso de estos fragmentos. Se observa cómo surge pronto una preocupación por volver al refugio, ya sea de la casa o del propio cuerpo –al que sin embargo contaminan amenazas de confinamiento y muerte–, así como una persistencia del personaje obstinado o desamparado. También el motivo de los “barcos de la muerte” se repite continuamente en su obra, apuntando por una parte a un constante deambular en todo rumbo y a un abandono latente pero, por otra, a una orientación tenaz al abrigo que parece mantenerse a lo largo de su trayectoria.

Se ha considerado a H.C. Westermann como un artista de difícil encuadre en las tendencias de su época. Sin embargo, sus obras participaron en distintos debates del momento, en particular, dentro de propuestas que se entendían como formas de realismo. En los primeros años sesenta, Westermann acentuó su uso de imágenes de ciencia ficción y del consumo de masas. Ello le valió figurar en exposiciones del incipiente arte Pop. Más adelante, acrecentó sus reflexiones sobre la muerte y su preocupación por el medioambiente.

Graduado en 1954 en la escuela del Art Institute de Chicago, Horace Clifford Westermann desarrolló casi todo su trabajo desde una pequeña localidad de Connecticut, adonde marchó en 1961. Expuso regularmente en Nueva York, y de forma más ocasional en Chicago y la Costa Oeste.

Si bien el trabajo de Westermann se centró en la escultura, el hecho de que se le haya considerado “hacedor de objetos” o “construccionista” da cuenta de lo peculiar de su producción. Fue, además, autor de obra gráfica y de gran cantidad de dibujos y acuarelas. Los estudiosos han llamado la atención también sobre la combinación de imagen y texto en sus numerosísimas cartas.

La muestra cuenta con el apoyo de Terra Foundation for American Art dentro del marco de Art Design Chicago, una iniciativa que explora el legado de arte y diseño de Chicago.

Datos de interés:
H. C. Westermann. Volver a casa
Museo Reina Sofía, Edificio Sabatini, Planta 3
Fechas: Del 6 febrero al 6 mayo de 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.