Compartir

El Museo del Prado, en el desarrollo de su Plan Integral de Accesibilidad que cuenta con el apoyo de Telefónica como Benefactor del programa Atención al Visitante, ha dotado a todos los espacios de atención pública de los edificios del Campus Prado de bucle de inducción magnética para que las personas sordas usuarias de audífono con posición “T” o con implante coclear reciban un sonido limpio, nítido, perfectamente inteligible y con un volumen adecuado.

Esta acción recibe hoy el distintivo “Con ILUNION por la accesibilidad” que reconoce el trabajo llevado a cabo por las organizaciones en pro de la accesibilidad universal e inclusión social de las personas con discapacidad.

El Museo del Prado, con la colaboración de Telefónica, ha dotado a todos los espacios de atención pública de bucle de inducción magnética para que las personas con problemas de audición puedan realizar una visita satisfactoria y disfrutar plenamente de las colecciones y actividades y servicios que el Museo pone a su disposición.

Tras la primera fase, concluida en agosto de 2018, que amplió el bucle existente en las últimas filas del Auditorio por un bucle que cubre el Auditorio completo, en la segunda fase se ha dotado de bucle a todos los mostradores de atención pública de todos los edificios del campus Prado (Villanueva, Jerónimos, Casón y Ruiz de Alarcón): consignas, puestos de audioguías, puestos de información, mostrador de la Fundación Amigos del Museo del Prado, mostrador de educación, mostradores de los puestos de venta, cafetería (barra y autoservicio), accesos, puntos de café, mostrador de Sala de Lectura y taquillas.

El bucle de inducción magnética es una solución tecnológica que permite que las personas que utilizan audífonos o tienen un implante coclear perciban los sonidos de manera óptima.

Este sistema transforma la señal de audio en un campo magnético que transmite el sonido directamente desde la fuente de origen al audífono o implante, aislándolo de reverberaciones, ruido ambiente, conversaciones cercanas, etc. El resultado es que la persona con problemas de audición recibe un sonido limpio, nítido, perfectamente inteligible y con un volumen adecuado, sin necesidad de ningún receptor o cualquier otro sistema adicional.

En el desarrollo de su Plan Integral de Accesibilidad, el Museo del Prado pretende que todos los visitantes con algún tipo de discapacidad física, sensorial o cognitiva tengan un acceso normalizado a todos los espacios públicos adecuando su oferta a sus necesidades e intereses y optimizando la prestación de los servicios de acogida.

Este plan pretende ser una herramienta básica que defina y establezca las pautas necesarias que contribuyan a hacer el museo del prado accesible, a través de la definición de directrices, actuaciones y procedimientos priorizados que, acotados técnica y económicamente, permitirán la mejora de los diferentes entornos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.