Compartir

El hormigón se reivindica dentro del patrimonio cultural del siglo XX

El proyecto internacional ‘InnovaConcrete’, con participación del CSIC, estudia nuevas técnicas de restauración y conservación de los monumentos de hormigón

En el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se ha presentado el proyecto InnovaConcrete: Materiales y Técnicas Innovadores para la Conservación del Patrimonio Cultural de Hormigón del Siglo XX, así como los dos primeros talleres que se van a celebrar en Madrid y Gijón.

Este proyecto, de tres años de duración y con un presupuesto de 7 millones de euros del programa H2020 de la Unión Europea, busca reivindicar el papel del hormigón como material en obra monumental y la creación de nuevos productos y tecnologías aplicadas en la conservación y restauración del patrimonio.

El consorcio Innovaconcrete cuenta con 29 socios de 11 países. En la presentación participaron, además del CSIC, la Universidad de Cádiz, coordinadora del proyecto, la Fundación Eduardo Chillida y Pilar Belzunce, el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), la empresa de productos químicos para la construcción Sika, y el estudio de arquitectura Estudio Guadiana.

Cambio de paradigma
Uno de los objetivos del proyecto es cambiar el paradigma en los sistemas de reparación del hormigón: impregnar las superficies y las grietas en lugar de recubrir con otros materiales de refuerzo. “Las obras con valor patrimonial no pueden tratarse como otras estructuras de carácter únicamente utilitario. Por eso es importante desarrollar nuevos productos y técnicas que respeten la integridad del monumento y a la vez lo refuercen y protejan”, explica la investigadora del CSIC María Teresa Blanco, del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja.

La repelencia al agua, la protección frente a la corrosión de las armaduras, la capacidad de rellenar fisuras y de consolidar el material son algunas de las características adicionales que se busca incorporar con los nuevos productos. Además, los investigadores ensayan con diversos materiales y técnicas, como la aplicación de bioenzimas que regeneren el hormigón, nanotubos inorgánicos que se incorporen al cemento y plasma atmosférico para aplicar los tratamientos.

Monumentos participantes
El desarrollo y validación de los nuevos materiales se vio en una selección de siete monumentos europeos de relevancia: el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (Madrid), el Centennial Hall (Polonia), el Hipódromo de la Zarzuela (Madrid), la obra de Eduardo Chillida Elogio del horizonte (Gijón), la fortaleza de Kaunas (Lituania), la Estación Central de Varsovia (Polonia) y las columnas conmemorativas de la Segunda Guerra Mundial de Torricella Peligna (Italia).

Imágenes:Dodecaedro de hormigón del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja. / CSIC Hormigón monumentos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.