Compartir

Quietud y vértigo es el título de la exposición con la que la Premio Nacional de Artes Plásticas, Carmen Calvo, participa en la Sección Oficial de PHotoESPAÑA 2018.

Se trata de una muestra en la que la artista fusiona la fotografía con otros lenguajes para construir un discurso lleno de ironía y humor, tomando como punto de partida instantáneas de álbumes familiares anónimos de los años 40 a 70 del siglo XX.

La elección de imágenes de ese periodo no es casual. ya que pertenecen a una época en la que España sentía el inmovilismo y represión de la dictadura franquista, pero que paradójicamente también vivieron los primeros movimientos que reivindicaban la liberación de la mujer.

Como explica Oliva María Rubio, comisaria de la exposición: “Esas imágenes renacen a una nueva vida, se produce en ellas un temblor, que desvela nuevos significados. La quietud, el silencio, el olvido de esas pequeñas imágenes de la memoria familiar perdida, ahora rescatadas, se convierten en manos de la artista en sorpresa y vértigo.”

Para ello la artista interviene sobre esas fotografías y las manipula. Las pinta, araña, añade objetos, textos y las amplia de tamaño. Todo ello con el objetivo de “despertar” esas fotos antiguas y descontextualizadas de un letargo que las sume en el anonimato, para darles una nueva vida y un nuevo significado. Como señala la comisaria: “Si la fotografía detiene el tiempo, ella nos la devuelve haciéndola presente”.

Con este proyecto, Carmen Calvo invita al espectador a replantearse lo que ve a primera vista y del mismo modo, muchas de las intervenciones sobre las imágenes se concentran en los ojos de los protagonistas de las fotografías, como una forma de señalar que tal vez el sentido de la vista, en el que tanto confiamos, pueda a veces traicionarnos.

Quietud y vértigo pone sobre la mesa cuestiones como la familia, la religión, la guerra, la infancia, la maternidad, la memoria o las relaciones entre madres e hijas que se abordan desde el humor y la ironía con el fin de desterrar falsos mitos y convencionalismos sociales.

Sobre Carmen Calvo

Carmen Calvo, Valencia 1950, Estudió en la Escuela de Artes y Oficios. Título de Publicidad 1970. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de Valencia.

“Como los coleccionistas que antaño acumulaban “curiosidades” en sus almacenes, como los arqueólogos que clasificaban los ínfimos vestigios de las civilizaciones, Carmen Calvo, tres años atrás, cuando la conocí en su taller de la Casa de Velázquez, sumaba pacientemente series de signos. Se trataba de esos restos insignificantes que se pueden recoger ocasionalmente en la calle o de fragmentos de arcilla modelados por sus propios dedos. De este modo iba desarrollando, en escrituras indescifrables, secuencias de discursos enigmáticos sin principio ni fin. Daba la impresión de estar jugando. Cada vez dominaba mejor la mano. Pero en el trasfondo del ejercicio aparentemente lúdico, se adivinaba, en efecto, una referencia esencial. A Van Gogh, a su manera de pintar, de dibujar sobre todo, yuxtaponiendo pincelada o rasgo, cada uno de los cuales, aislado, podía fácilmente participar de los conjuntos de Carmen Calvo, cuyo más nítido deseo era, mientras se acostumbraba a dominar el espacio, el de evocar, como en un palimpsesto, tras las lineas de esas parodias de libros indescifrables, las estructuras de enormes extensiones de la tierra.

La artista llegó a París. Se instaló, no sin dificultad, en la Ciudad de las Artes, frente al Sena. Con una luz completamente nueva, las vibraciones bajo los arcos del Pont Marie la fascinaron tanto como la fuerza que adquiere el tronco de los grandes árboles de la Isla de Francia. No cesó, sin duda, de seguir triturando la arcilla, multiplicando huellas e incisiones, ordenando en largas series de pequeñísimos formatos como si se tratara de las páginas de un diario íntimo. Sin embargo, la obra toda cambia bajo el efecto del trasplante parisino. Por medio de una brusca explosión primero, por el gusto del gesto amplio, por la voluntad de erigir formas monumentales, de representar, esta vez deliberadamente, inmensos paisajes trágicos. Carmen Calvo se abandona hoy, para nuestro gran placer, al placer de manejar lo que Albert Skira llamaba “la gran paleta”, de confiar a la fluida, espesa, generosa emanación de la materia coloreada la tarea de traducir aquello que la conmueve.

La ironía no desaparece y menos aún Van Gogh en lo que éste tiene de expresionista. Pero el juego, la minuciosidad rigurosa, el escepticismo de las primeras épocas han dejado aparecer el vigor, afirmado hasta la violencia, de un temperamento admirable. Femenino, sin lugar a dudas: Pero de aquella femineidad robusta, inquebrantable y fecunda que los moralistas del siglo XII mostraban como ejemplo a los hombres para sacarlos de su inercia.” Georges Duby.

CARMEN CALVO. QUIETUD Y VÉRTIGO
Carmen Calvo. PhotoEspaña 2018
El Museo Cerralbo
Del 8 de junio al 16 de septiembre
Sala de Exposiciones Temporales de la Planta Entresuelo
Entrada gratuita
c/ Ventura Rodríguez, 17. 28008 – Madrid

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.