Compartir

El Palacio de Monterrey podrá ser visitado a partir del 11 de mayo gracias a la colaboración de la Fundación Casa de Alba y el Ayuntamiento de Salamanca, quienes han impulsado su restauración y musealización. El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha destacado que el Ayuntamiento de Salamanca tiene un compromiso irrenunciable con la defensa del Patrimonio porque apostando por el pasado la ciudad se proyecta al futuro.

En este sentido, ha recordado la apertura de otros espacios patrimoniales durante los últimos siete años, como las Torres de las Campanas de la Catedral, las torres de la Clerecía, el Pozo de la Nieve, el Cerro de San Vicente y hoy se incorpora el Palacio de Monterrey. El Ayuntamiento de Salamanca está trabajando ya en nuevos proyectos para poder ampliar la visita del Convento de San Esteban, la apertura del la Torre de los Anaya o la puesta en valor de los restos del Convento de los Agustinos.

Fernández Mañueco ha señalado que esta apuesta clara por el patrimonio suma atractivo turístico a la ciudad de Salamanca y permite alargar la estancia de los visitantes, por lo que se crean nuevas oportunidades.

En este Año Europa del Patrimonio, que coincide con el 30 aniversario de la designación de Salamanca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el regidor municipal ha destacado la colaboración pública y privada para abrir uno de los tesoros de la ciudad a las salmantinas y a los salmantinos y a los visitantes.

Ha agradecido a la Fundación Casa de Alba y al duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, su apuesta por la ciudad de Salamanca. Y también ha hecho un reconocimiento al presidente del Senado, Pío García-Escudero, que fue el arquitecto que realizó una de las tres grandes restauraciones del Palacio de Monterrey.

En este acto de presentación del Palacio Monterrey, ha intervenido también el duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, quien se ha mostrado este jueves “muy orgulloso” de abrir al público las puertas del Palacio de Monterrey, así como de llevar el título que lo vincula a la tierra del Tormes desde 1472, año en que el segundo conde de Alba de Tormes, D. García Álvarez de Toledo, fue elevado a duque.

“Estar en Salamanca y contemplar el Tormes me produce siempre una gran emoción. No puedo olvidar que mi familia se ha vinculado a estas tierras desde tiempo inmemorial”, ha afirmado emocionado durante el acto institucional con el que se ha dado por inaugurado el Palacio de Monterrey y que ha tenido lugar en el Ayuntamiento de Salamanca.

El duque ha agradecido públicamente al alcalde de Salamanca su sensibilidad y colaboración con el proceso de restauración de este emblemático edificio de estilo plateresco.

“Sin el apoyo del Ayuntamiento este proyecto no hubiera sido posible”, ha afirmado el duque, para quien este hecho no sólo es “ejemplo de colaboración entre un particular y una administración” sino, además, “modelo y acicate para la mejor conservación de patrimonios culturales privados en situación comprometida”. En esta línea, ha señalado que con la apertura al público del Palacio de Monterrey se evidencia, igualmente, el “proceso de renovación conceptual en relación a cómo ha de gestionarse un patrimonio cultural privado y de cómo llevarlo a la práctica” que inició la Casa de Alba en 2014.

Tras recordar que se han digitalizado más de 90.000 documentos originales de sus archivos con el objetivo de facilitar su acceso a más investigadores y estudiosos y que hace dos años también abrió al público la Casa Palacio de las Dueñas en Sevilla, Carlos Fitz-James Stuart ha asegurado, no obstante, que lo más importante es que a partir de mañana los ciudadanos de Salamanca y los visitantes de esta histórica ciudad van a poder disfrutar “de la singularidad de este Palacio y de las actividades que en él se realicen”.

Por su parte, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha querido resaltar la doble satisfacción que le produce estar en el acto de apertura al público del Palacio de Monterrey: “Me alegra, -ha dicho- por lo que supone para la oferta turística de una ciudad tan especial para mí, así como por el privilegio que tuve de ser uno de los arquitectos que anteriormente la restauró, junto con José Carlos Marcos Berrocal”.

Igualmente, ha felicitado al arquitecto José Javier López Martín y a todos los profesionales que han llevado a cabo el proceso de rehabilitación, por “su excelente labor”, permitiendo con ello “que se incorpore plenamente, enriqueciéndolo aún más, al impresionante catálogo de bienes histórico-artísticos que Salamanca ofrece a sus ciudadanos y a sus millones de visitantes, venidos de todo el mundo”.

Pío García-Escudero ha destacado también el acuerdo establecido entre la Casa de Alba y el Ayuntamiento de Salamanca, y ha manifestado que “constituye una estupenda demostración de la importancia estratégica de la colaboración público-privada, bajo múltiples formas, en todo lo referente a la conservación y la promoción de nuestro valioso patrimonio histórico-artístico”.

Para finalizar, ha trasladado sus felicitaciones al duque de Alba “por este nuevo paso en esa trayectoria, aperturista e innovadora, que está sabiendo imprimir a la Casa de Alba y a su Fundación. Una línea de gestión patrimonial, -ha señalado-, que tan buenos resultados ha dado ya, por ejemplo, con la apertura al público del Palacio de las Dueñas, en Sevilla, y que estoy seguro va a darlos también aquí, en Salamanca”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.