Compartir

El Museo Thyssen presenta Paloma Navares. Del jardín de la memoria, una exposición que propone una relectura desde la perspectiva de género de la figura de Eva, motivo iconográfico clásico en la historia del arte. A pesar de sus diversas personificaciones, de las sucesivas autorías y de los variados estilos con los que se ha representado a lo largo de la historia, Eva es “siempre la misma”, como afirma la artista Paloma Navares, y se mantiene como un pilar fundamental para la consolidación del estereotipo femenino en la cultura visual occidental. Comisariada por Rocío de la Villa, profesora de Estética y Teoría del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid, la exposición parte de algunas obras de la Colección ThyssenBornemisza para presentar una selección de piezas realizadas por Paloma Navares (Burgos, 1947) durante el estudio que llevó a cabo sobre la representación de la mujer en destacados cuadros de los principales museos, a las que se añaden otras realizadas expresamente para esta muestra.

Ya en 1987, año en el que comenzaba a difundirse en España la historia del arte desde la perspectiva de género gracias a la Introducción de la Tesis doctoral de la historiadora Estrella de Diego, titulada La mujer y la pintura en el siglo XIX español, Navares inició una serie de obras en torno a la representación femenina.

Más tarde, la figura de Eva se multiplica y se fragmenta en las obras de la artista, abundando en la crítica a su cosificación, como en la instalación En el umbral del sueño (1993), incluida en esta exposición, que reproduce un fragmento de La ninfa de la fuente (hacia 1530-1534), de Lucas Cranach el Viejo, perteneciente a la colección permanente del Museo, y que se corresponde con la parte del vientre.

En la muestra se exhiben también piezas de la serie Corazón ardiente (1994-1996-1999), que incluye otras “evas” y “venus” personificadas en retratos de la colección, como Santa Catalina de Alejandría (1598-1599) de Caravaggio, el Retrato de una mujer joven llamada ‘La Bella’ (1518-1520) de Palma el Viejo y Venus y Cupido (hacia 1606-1611) de Rubens.

La instalación se completa con una vitrina con objetos de la serie Fragmentos del jardín de la memoria (1988-2017), como una lupa sobre una postal de La ninfa de la fuente, una Eva Iluminada a partir de El baño de Diana (La Fuente) (hacia 1869-1870), de Corot, y un objeto “cascada” con reproducciones de varias evas, entre las que también se encuentran otras figuras presentes en obras de la colección permanente.

La exposición se extiende desde el balcón-mirador de la 1ª planta hacia otras salas del Museo con intervenciones de la artista en la que sus piezas dialogan con algunos cuadros de la colección, como Adán y Eva (c. 1507-1508), de Jan de Gossaert, y Bailarina basculando (Bailarina verde) (1877-1879), de Edgar Degas.

La muestra incluye la proyección de dos audiovisuales: “El taller de los sentidos” (reportaje del programa Creadores de TVE, 2010) e “Iluminaciones” (reportaje del programa Metrópolis de RTVE, 2017), donde la propia Navares explica sucesivas etapas en su proceso creativo.

Paloma Navares

Paloma Navares es una artista multidisciplinar, creadora de un lenguaje plástico propio que se caracteriza por el uso de las nuevas tecnologías, la utilización del espacio, la luz y la integración de diversas técnicas. Sus primeros trabajos audiovisuales están ligados a la performance y la danza. Desde sus inicios, en 1979, ha realizado más de un centenar de exposiciones en todo el mundo y participado en ferias y bienales. Junto a su actividad artística desarrolla una labor de formación, promoción y dirección de eventos artísticos de carácter internacional.

Su obra se encuentra en museos, instituciones y colecciones públicas y privadas y se clasifica por etapas y series, respondiendo a diversos procesos de investigación en los que indaga temáticas sociales y profundiza en el mundo de la mujer, sus ritos, costumbres y tradiciones. El lenguaje plástico de Paloma Navares está construido desde la idea de hibridez y sustentado, desde sus inicios, en la práctica interdisciplinar, el ensamblaje de técnicas y soportes y la utilización de materiales industriales, de manera que fotografía, vídeo, sonido y luz se unen en sus instalaciones, esculturas, objetos o collages.

Gracias a estas series, fue reconocida en Europa durante la década de 1990 como la artista más significativa de arte feminista en España, presentando exposiciones individuales en el Museum Moderner Kunst Stiftung Ludwig de Viena, Austria (1992), en el OverbeckGesellschaft de Lübeck, Alemania (1996), y en la Residenzgalerie de Salzburgo, Austria (1999). También se reunieron en una importante exposición en la Fundación Arte y Tecnología de Telefónica, en Madrid, en 1996.

INFORMACIÓN SOBRE LA EXPOSICIÓN:
Título: Paloma Navares. Del jardín de la memoria
Sede y fechas: Madrid, Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, del 15 de febrero al 22 de abril de 2018
Comisaria: Rocío de la Villa, profesora de Estética y Teoría del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid
Coordinación: Laura Andrada, Museo Nacional Thyssen-Bornemisza
Número de obras: 11 obras y 18 objetos
Ubicación: Balcón-mirador (1ª planta) y salas 8, 9, 10 y 33 de la Colección permanente
Horario: lunes, de 12 a 16 horas; de martes a domingos, de 10 a 19 horas
Acceso gratuito desde el hall

Deja un comentario