Compartir

Formaba parte de la colección privada de una familia estadounidense desde la muerte de Fortuny, representó a lo mejor del arte extranjero en las Américas durante la Exposición
Universal de 1893 celebrada en Chicago.

El Meadows Museum de la Southern Methodist University (Universidad Metodista del Sur), ha anunciado la adquisición de Playa de Portici (1874), el último cuadro del afamado pintor español Mariano Fortuny y Marsal (1838-1874). La obra casi acabada, inusual por su gran escala en relación con la mayor parte de la obra del artista, refleja el disfrute de un día de verano en la playa y muestra la característica habilidad de Fortuny para plasmar la luz en su pintura. Fortuny fue un artista especialmente apreciado por el público y los coleccionistas estadounidenses del siglo XIX; tal y como lo revela la procedencia norteamericana de esta obra. Prueba de la gran admiración que provocaban las obras del artista fue el lugar destacado que ocupó Playa de Portici en el Pabellón de Estados Unidos “Colección de obras maestras extranjeras prestadas por coleccionistas estadounidenses “ en la Exposición Universal de Chicago de 1893, considerada una de las exposiciones internacionales más importantes del siglo XIX. Estas obras se seleccionaron para exhibir ante el numeroso público de la exposición (más de 27 millones de personas la visitaron durante los seis meses que duró) la riqueza y amplitud de la pintura propiedad de coleccionistas y museos estadounidenses —y, de forma implícita, las proezas de la economía estadounidense—, así como su refinado gusto artístico.

Playa de Portici se expondrá en el Meadows Museum a partir del 19 de enero de 2018. Entre el 24 de junio y el 23 de septiembre, será objeto de una exposición titulada En la playa: Mariano Fortuny y Marsal y William Merritt Chase, donde el cuadro de Fortuny será expuesto junto a la pintura de Chase Horas muertas (c. 1894), prestada por el Amon Carter Museum of American Art. El artista español tuvo una notable influencia entre importantes artistas americanos, quizá destacando Chase, quien fue un entusiasta admirador de su obra.

Playa de Portici era propiedad del artista en el momento de su muerte en 1874 y la adquirió el destacado coleccionista neoyorquino Alexander Turney Stewart en 1875; la obra permaneció durante décadas en manos de sus herederos en la costa este hasta que la ha adquirido el Meadows Museum. Esta nueva incorporación se suma a la única pintura al óleo del artista que poseía el museo: un estudio de menor tamaño en la que Fortuny pintó una continuación de la playa de Portici. El lienzo cuenta con elementos esenciales del estilo que estaba desarrollando Fortuny, como las figuras en poses dinámicas, el uso de elementos arquitectónicos destacados en el fondo para definir el espacio que rodea a las figuras, una pincelada que anticipa la emergencia del impresionismo y una atención meticulosa al detalle.

“Pintado en Italia, vendido en París tras su muerte y propiedad exclusiva de coleccionistas estadounidenses durante casi 150 años, Playa de Portici personifica el carácter internacional de la breve carrera de Fortuny”, declara Mark Roglán, Director Linda P. y William A. Custard del Meadows Museum. “Por estos motivos, además de por su evidente belleza, constituye una adquisición perfecta para el Meadows, ya que cumple con nuestro objetivo de ofrecer lo mejor del arte español al público estadounidense y resaltar su papel en el desarrollo de la propia cultura y estética estadounidenses”.

Playa de Portici ilustra la evolución de la técnica pictórica de Fortuny con el avance de su carrera y pone de manifiesto la razón por la cual su obra fue tan apreciada y demandada tanto en vida como después de su muerte. Sus paisajes captan la belleza extraordinaria de momentos cotidianos y, en esta obra, —con el contraste entre la atención minuciosa al detalle en ciertos lugares, como los árboles, la playa y las ruinas del fondo, y su pincelada suelta en otras, como el follaje en primer plano— el espectador puede hacerse una idea de cómo podría haber continuado evolucionando su estilo de haber seguido con vida.

Mariano Fortuny y Marsal nació en la región española de Cataluña y se formó inicialmente en Barcelona antes de continuar sus estudios en Roma. Posteriormente, residió la mayor parte de su breve vida como artista en Italia y Francia, intercalando viajes y estancias en Marruecos y otras partes del Norte de África, así como en el Sur de España. Durante sus viajes, Fortuny coleccionó alfombras, cerámica morisca, metalistería islámica, armas y armaduras, textiles y tejidos; todo ello ejerció influencia en el estilo y la temática de su obra. Sus dibujos y su pintura de temas históricos, como la guerra entre España y Marruecos (1859-1860), que rememora en su cuadro La batalla de Tetuán (1862-1864), y sus estampas de la vida cortesana del siglo XVIII, tenían tal aceptación que se acuñó el término Fortunismo para referirse a cualquier representación artística de igual temática durante ese periodo. A pesar de su corta vida, es sabido que fue muy prolífico.

Con sus largos viajes y amplia experiencia trabajando lejos de su país de origen, Fortuny representa a la primera generación de pintores españoles auténticamente cosmopolitas. Asimismo, el desarrollo de su estilo refleja tendencias más amplias de la pintura española, particularmente en el contexto del modernismo europeo. La obra de Fortuny fue igualmente aclamada en los Estados Unidos durante su vida y en décadas posteriores, y han pasado a las colecciones de instituciones públicas de gran prestigio del país, entre ellas: el Museum of Fine Arts de Boston, los Harvard Art Museums, la National Gallery of Art de Washington D. C., el Walters Art Museum de Baltimore y la Hispanic Society of America de Nueva York.

La adquisición de Playa de Portici ha sido posible gracias a la generosidad de los siguientes donantes: Mary Anne Cree, la Sra. Eugene McDermott, Susan Heldt Albritton, Linda P. y William A. Custard, Gwen y Richard Irwin, Shirley y Bill McIntyre, Cyrena Nolan, Peggy y Carl Sewell, Gene y Jerry Jones, Pilar y Jay Henry, Barbara y Mike McKenzie, Caren Prothro, Marilyn Augur, el Dr. Lawrence y Sra. Dolores Barzune, Diane y Stuart Bumpas, la Honorable Janet Kafka y el Sr. Terry Kafka, el Sr. y Sra. Walter M. Levy Fund de la Communities Foundation de Texas, Stacey y Nicholas McCord, Linda y John McFarland, Catherine Blaffer Taylor, Julie y George Tobolowsky, Cheryl y Kevin Vogel, Diane y Gregory Warden, Natalie y George Lee, Estelle y Michael Thomas, Bethany y Samuel Holland, Presidente R. Gerald y Gail Turner, Kathleen y Mark Roglán, y un donante anónimo.

Meadows Museum: el mejor museo español fuera de España

El Meadows Museum es la principal institución estadounidense dedicada al estudio y la difusión del arte español. En 1962, el empresario y filántropo de Dallas Algur H. Meadows donó su colección privada de pintura española a la Southern Methodist University, junto con fondos para establecer un museo. El museo abrió sus puertas en 1965, dando así el primer paso para cumplir lo que Meadows había concebido como “un pequeño Prado para Texas”.

En la actualidad, el Meadows cuenta con una de las colecciones de arte español más extensas y completas fuera de España. La colección abarca desde el siglo X hasta el siglo XXI y cuenta con objetos medievales, escultura renacentista y barroca, y destacadas pinturas del Siglo de Oro, así como de maestros modernos. Desde 2010, el museo colabora con el Museo Nacional del Prado de Madrid en el marco de un convenio multidimensional que implica el intercambio de becas de estudios, exposiciones, obras de arte y otros recursos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.