Compartir

Carmen Sánchez García, fallecida en Madrid el pasado 14 de julio a los 86 años de edad, había dispuesto en su testamento legar al Museo del Prado, de cuya Fundación de Amigos era miembro desde el año 2003, una casa en Toledo y 800.000 euros “para la adquisición y restauración de cuadros, específicamente”.

Según consta en los archivos de la Fundación Amigos del Museo del Prado, la donante era licenciada en Historia y una Amiga especialmente activa y participativa, ya que asistió a 25 cursos dentro de su programa de actividades. El Museo ha podido saber que, además de directora y profesora, fue fundadora del madrileño Colegio Nervión en 1973.

Los bienes han sido adjudicados ya al Museo del Prado, que desconocía haber sido designado heredero de los mismos y desea hacer público a través de un comunicado su emocionado agradecimiento a doña Carmen Sánchez por tan excepcional muestra de apoyo al cumplimiento de sus fines.

Deja un comentario