publicidad

Boletín extraordinario del Museo del Prado: Dánae y Venus y Adonis

24 noviembre, 2014 | Por | Categoría: Libros | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

BoletínCon motivo de la exposición Dánae y Venus y Adonis, el Museo del Prado ha editado un número extraordinario de su Boletín profusamente ilustrado y con una exahustiva explicación de las labores de restauración de los cuadros de Tiziano.

Las primeras “poesías” que recibió el príncipe Felipe fueron Dánae (1553) y Venus y Adonis (1554), versiones de otras anteriores, pero revestidas del prestigio de su propietario, y que se convirtieron a su vez en modelos para múltiples réplicas.

Dánae ilustra el momento en que Júpiter la posee en forma de lluvia de oro. Tiziano pintó la primera Dánae en Roma en 1544-45 para el cardenal Alessandro Farnese y aludía a los amores del cardenal con una cortesana. Esta Dánae fue modelo para la de Felipe II, donde Cupido fue sustituido por una anciana celadora, cuya inclusión enriquece la pintura al brindar sofisticados contrapposti: juventud frente a vejez; belleza frente a fealdad; figura desnuda frente a vestida…

Felipe II recibió esta obra en 1553 y permaneció en la colección real española, primero en el Alcázar y después en el Buen Retiro, hasta que, tras la Guerra de la Independencia, Fernando VII se la regaló al duque de Wellington. Su tamaño original era similar al de Venus y Adonis, pero a finales del siglo XVIII se eliminó el tercio superior por razones de conservación. Descripciones antiguas y una copia flamenca, revelan que en ese tercio superior se incluía el rostro de Júpiter y un águila con los rayos, atributos del dios.

Años más tarde, en 1565, Tiziano pintó la Dánae que se conserva en el Prado con una factura más deshecha y una extraordinaria calidad, resultado del elevado precio que debió pagar su comitente, posiblemente Francesco Vrins, mercader flamenco residente en Venecia. Velázquez compró esta obra durante su primer viaje a Italia y la vendió a Felipe IV con destino al Palacio del Buen Retiro, pero más tarde, en 1666, sustituyó a la Dánae de Felipe II en las “bóvedas de Tiziano” en el Alcázar, emparejándola con Venus y Adonis

Tiziano pintó el primer Venus y Adonis, perdido y conocido por copias, a finales de la década de 1520. Ninguna otra obra suya ilustra mejor la asimilación de pintura y poesía, pues el episodio del vano intento de Venus por retener a Adonis, ausente en las fuentes escritas, fue de su invención. Tiziano retomó el asunto veinte años después en varias composiciones, una de las cuales fue el punto de partida de la conservada en el Prado.

En esta obra, realizada en 1554, Tiziano presenta a la diosa de espaldas para demostrar, mediante la contemplación conjunta de Dánae y Venus y Adonis, que la pintura podía representar distintos puntos de vista, equiparándose así con la escultura.

Boletín del Museo del Prado

Desde el 1980, año de su fundación, el Boletín del Museo del Prado constituye uno de los principales vehículos a través del cual el Museo da a conocer a la comunidad académica y al público interesado los resultados de las últimas investigaciones sobre las propias colecciones o sobre áreas de la historia del arte relacionadas con ellas. A lo largo de los años han contribuido artículos los directores, conservadores y restauradores del Museo, y colaboradores de otras instituciones nacionales e internacionales.

Iniciado por José Manuel Pita Andrade, entonces Director del Museo, el Boletín del Museo del Prado ha servido de soporte para la difusión de numerosas noticias de relevancia científica. Sus contenidos se centran en la colección e historia del Museo, a través de artículos que ofrecen nuevas atribuciones (por ejemplo, J. Urrea, Goya en Italia. A propósito de Aníbal, N. Turner y P. Joannides, Some drawings by Micheangelo and his circle in the Prado) o que amplían la información sobre obras ya conocidas (L. Ruiz, El Retablo de la Anunciación de Juan Correa de Vivar) o artistas clave de la Historia del Arte español y sobre conjuntos de obras y colecciones poco estudiadas (R. Bru, Ukiyo-e en Madrid: las estampas japonesas), así como textos que presentan los resultados de restauraciones y estudios científicos (L. Alba, El Maestro de Flemalle en el Museo Nacional del Prado y M. Mena, La restauración de Las Meninas de Velázquez) y ensayos sobre la historia de la institución y su edificio (J. Portús, La Sala de las Meninas en el Museo del Prado). Así mismo, el Boletín permite la difusión de las obras que están depositadas fuera del Museo a través de la sección Prado Disperso.

Los números antiguos del Boletín (a partir de dos años anteriores al último número publicado) se pueden consultar y descargar en la página web del museo. El Boletín del Museo del Prado se edita gracias al patrocinio de la Fundación Amigos del Museo del Prado. La publicación se puede adquirir en la tienda del Museo o en www.tiendaprado.com.

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad