Compartir

jul-telefonicaTelefónica continuará respaldando el plan de digitalización sistemática que inició con la Biblioteca Nacional de España en el 2008 y por el que se ha conseguido que 150.000 títulos de los diferentes tipos de materiales que se encuentran en la BNE: dibujos, grabados, fotografías, partituras, libros impresos y manuscritos, registros sonoros, material cartográfico, revistas y periódicos, etc., estén al alcance de cualquier ciudadano en cualquier lugar del mundo. Así ha quedado plasmado tras la firma de un nuevo acuerdo ratificado por Ana Santos Aramburo, directora de la BNE y por Carlos López Blanco, director de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica.

Estos fondos, accesibles libre y gratuitamente desde los portales de la Biblioteca Digital Hispánica (BDH) y la Hemeroteca Digital (para la consulta específica de la prensa histórica) representan 25.000.000 de páginas digitalizadas.

El proceso de digitalización de la BNE se centra fundamentalmente en los fondos de dominio público, es decir, aquellos que están libres de derechos de autor.

Con la firma de este nuevo convenio entre la BNE y Telefónica se mantiene el proceso de digitalización de fondos y se potencia la difusión de estos materiales de libre disposición. Esta difusión de las colecciones es hoy un elemento clave, una vez que ya hay millones de páginas digitalizadas a disposición de los ciudadanos. El reto actual es lograr que todo este patrimonio sea conocido, consultado y abierto a la sociedad.

Próximos autores

Telefónica - BNELa digitalización de fondos se centrará en autores que en los próximos años pasan al dominio público como Ramón y Cajal, Lorca, Valle Inclán, Unamuno, Ramiro de Maeztu o Pedro Muñoz Seca, así como en grandes autores de los que aún faltan obras emblemáticas por incorporar a la BDH como Clarín, Espronceda, Rosalía de Castro, Juan Valera o José Zorrilla…

También se digitalizarán obras de las que la BNE alberga el único ejemplar que se conserva y cuya preservación es clave. Igualmente, se seguirá con las líneas ya iniciadas y se digitalizarán obras de todo tipo: manuscritos, incunables, dibujos, grabados, fotografías, partituras, etc. Merece la pena destacar el proyecto de digitalización de 6.500 rollos de pianola con un escáner único diseñado por la Universidad Autónoma de Barcelona.

A partir de ahora se realizarán desarrollos de Apps con colecciones destacadas de la BDH, búsqueda de nuevos usuarios y otros desarrollos como pasapáginas, líneas de tiempo y geolocalización de obras.

En 2012, el ritmo de digitalización alcanzó las 30.000 páginas diarias. La media anual de visitas desde ese año es de 440.000, con una duración de 9 minutos. 31.000 usuarios al mes de 163 países (21% desde América y se registra un auge importante de China en 2014). En total entre 2008-2013 se han descargado más de 15.000.000 de documentos.

La Biblioteca Digital de Patrimonio Iberoamericano

Telefónica respalda también el liderazgo por parte de la BNE de la Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano (BDPI). Creada para dar acceso a las colecciones digitales de las Bibliotecas Nacionales iberoamericanas, la (BDPI) cumplirá en septiembre dos años con acceso a 210.340 recursos digitales y 112.00 usuarios de 132 países. La biblioteca digital se ha consolidado como la iniciativa más importante de cooperación bibliotecaria en este ámbito geográfico y cuenta ya con ocho bibliotecas nacionales participantes a las que pronto se sumarán nuevos socios.

Integrada por las bibliotecas nacionales de Brasil, Colombia, Chile, El Salvador, España, Panamá, Uruguay y Portugal, el futuro de la BDPI pasa por la incorporación de nuevas bibliotecas y la integración de nuevos servicios. El tiempo transcurrido pone de manifiesto que con los medios y el apoyo necesario puede ser junto a portales como Europeana o la Digital Public Library of America, uno de los proyectos centrales en el mundo de la cultura digital, y para los países iberoamericanos, un buen modelo de cooperación y de difusión del patrimonio común.

Desarrollado en el marco de la Asociación de Estados Iberoamericanos para el Desarrollo de las Bibliotecas Nacionales de los países de Iberoamérica (ABINIA) y con tecnologías de código abierto, su desarrollo ha sido liderado por la Biblioteca Nacional de España partiendo de la experiencia adquirida en los diferentes proyectos en los que participa, lo que abre múltiples vías de cooperación, coordinación y reutilización de información con el resto del mundo cultural.

Foto: El director de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica y Ana Santos Aramburo, directora de la BNE.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here