Compartir

mujer_banio_450La aparición del pop art a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta fue uno de los momentos más liberadores de la historia del arte. Su adscripción decidida a la nueva cultura de la tecnología y el consumo echaba por tierra los anhelos heroicos y subjetivos de las vanguardias anteriores y reintegraba el arte al mundo real.

Con el incesante intercambio entre el arte y todo tipo de objetos de la cultura visual y de la cultura popular, el pop acabó con la separación entre la “alta” y la “baja” cultura y abrió un nuevo debate sobre las relaciones entre lo estético y lo antiestético. Para el pop toda imagen era reciclable, todo objeto era susceptible de convertirse en arte y su verdadero propósito era ofrecer una nueva interpretación de la imagen en la cultura contemporánea.

Ahora bien, el pop esconde una paradoja apasionante: por un lado fue un movimiento innovador que abrió el camino a la posmodernidad, pero a la vez manifestó una clara orientación hacia el pasado. La ambición del pop de conectar con la tradición utilizando nuevos medios artísticos derivados de la televisión, la publicidad o el cómic se concentró sobre todo en la nueva valoración de los estilos y los géneros artísticos y en la reinterpretación de las obras de los maestros antiguos de las que haría homenajes o parodias irreverentes.

Mitos del pop elimina las etiquetas nacionales y presenta el pop art en su conjunto para rastrear las fuentes comunes del pop internacional, con ese espíritu globalizador que tienen nuestra colección y nuestro museo. Desde las obras pioneras de británicos y americanos hasta las derivaciones del pop en Francia, Alemania, Italia y España, queremos dejar claro que, en buena medida, todos ellos compartieron las mismas ambiciones de ruptura con una reflexión sobre el arte y la realidad, el arte y la tradición, o sobre el arte y los museos.

Del 10 de junio al 14 de septiembre de 2014.

Roy Lichtenstein (1923 – 1997) Mujer en el baño
Año: 1963.
Técnica: Óleo y magna sobre lienzo. 173,3 x 173,3 cm.
Propiedad: Colección Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here