Compartir

Clave-GaleriaDolorsJunyent-1Al conmemorarse los cien años del nacimiento de Antonio Clavé la galería Dolors Junyent, tiene abierta al público una exposición que recoge una selecta muestra de obras realizadas entre los años 40 y los 80. En esta ocasion, los dos espacios A y B de la galeria acogen la exposicion de una de las grandes figuras del arte de la segunda mitad del siglo xx. Conxita Oliver, comisaria de numerosas exposiciones, analiza su trayectoria a través de la exposición homenaje que la galería catalana rinde al artista.

Las piezas seleccionadas tienen una historia individual y una entidad propia, pero a la vez se vinculan entre sí para crear un discurso que permite seguir un periplo temporal y un desarrollo cronológico coherente.

Antoni Clavé era un explorador plástico que consiguió una feliz convivencia entre figuración y abstracción. Esto lo expresó mediante un lenguaje que bebe en las fuentes de la tradición, sin olvidar las inquietudes de las vanguardias y rompiendo con decisión los límites de cada disciplina artística.Clavé fue evolucionando gracias a su espíritu interdisciplinario e inquieto. Un auténtico maestro que consiguió en todo momento aportar algo nuevo y renovarse constantemente. En cuanto al color, el negro, que siempre le atrajo enormemente y que subraya el carácter del tenebrismo barroco, contrasta con estallidos de color de rojos sangrientos, de azules mediterráneos y de ocres desérticos.

Clave-GaleriaDolorsJunyent-2Recorrido cronológico
La serie de los Reyes y los Guerreros, de los años 50, conservan todavía una cierta definición ‘figural’ que sirve de eje estructurador de una pintura que se mueve con libertad y total independencia. La popularidad barroca y real de los personajes de los juegos de cartas antiguas marcó esta etapa. Dos excelentes piezas de esta exposición son Roi à la pipe (1959 y 1960).

Al adentrarnos en los años 60, las obras de Clavé se convertirán invenciones introspectivas, transmutada en símbolos a través del dominio de los medios plásticos: soportes diversos o materias inesperadas, todo se reinventa en sus manos, hasta convertirlo-gracias a una magia alquímica-en sus cómplices. Por ejemplo, Hommage à Gaudí (1968).

Siguiendo el hilo cronológico, con los 70 aparecen las huellas de objetos (moldes de galletas y guantes) como vemos en Les deux gants (1970) y Tache bleue et gant (1973), así como el trompe-l’oeil de papel arrugado, recurso que confronta la riqueza táctil con la calidad visual. Este ilusionismo óptico ha sido una de las aportaciones más personales y atractivas de Clavé: las dobleces, arrugas o pliegues de un papel o tela sobre la que ha pulverizado pintura, da como resultado, presencias extrañas, vestigios de apariencias que evocan, grietas o rocas, como Homme en papier froissé (1968).

El gran encert de Clavé ha estat aconseguir una feliç convivència entre figuració i abstracció que expressà mitjançant un llenguatge que beu en les fonts de la tradició sense oblidar les inquietuds de les avantguardes, trencant amb decisió els límits de cada disciplina artística.

Conxita Oliver
Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte
Miembro de la Asociación Catalana de Críticos de Arte

Datos de interés:
Antonio Clavé
Dolors Junyent Galeria d’Art – C. Aragó 268 (Pg. de Gràcia – Rbla. Catalunya) – 08007 Barcelona
Fechas: 4 de febrero al 30 de mayo 2013
http://esp.dolorsjunyent.com/index.php

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here