Compartir

La oración en el huertoEl Museo del Prado presenta por primera vez al público Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans (1405-1407/1408), obra inédita adquirida en 2012 que, tras un largo proceso de estudio y restauración, se incorpora ahora a sus salas de exposición como una importantísima aportación al campo de la pintura primitiva francesa.

La calidad estética y de ejecución de esta tabla, que ha sido restaurada, unidas a la escasez de obras conservadas de esta escuela, convierten esta pieza en una pequeña joya con gran relevancia histórica, ya que se trata de la única pintura en tabla en la que se conserva la imagen de Luis I de Orleans. Posiblemente atribuida al pintor y “valet de chambre” de Luis de Orleans, Colart de Laon, la obra se expone hasta el 28 de abril, en la sala 58A, junto a sus imágenes en radiografía y reflectografía infrarroja y un vídeo con las distintas fases del proceso de restauración.

A partir de hoy, el Museo del Prado ofrece a sus visitantes en la sala 58 A del edificio Villanueva la hasta ahora desconocida Oración en el huerto con el donante Luis I de Orleans (1405-1407/1408), uno de los hallazgos más importantes de pintura primitiva francesa en mucho tiempo. Adquirida por el Real Patronato del Museo en mayo de 2012, la obra contribuye a enriquecer cualitativamente su colección de pintura del siglo XV, ya que, el escaso número de pinturas francesas conservadas de esta época, que en pocos o ningún caso alcanzan la calidad y relevancia de ésta, le otorga un carácter excepcional.

El valor de sus materiales –roble del Báltico y la amplia proporción de lapislázuli-, la calidad de la ejecución, su vinculación a medios cortesanos o su interés por el espacio, hacen de esta Oración en el huerto del Prado un hito de la pintura francesa de su tiempo.

Los primeros documentos técnicos (radiografía y reflectografía infrarroja) llevados a cabo en el Gabinete de Documentación Técnica del Museo desvelaron que bajo un repinte que cubría la mitad inferior izquierda del cuadro había un donante arrodillado protegido por santa Inés al que se ha identificado con Luis I de Orleans -gracias a las hojas de ortiga de oro presentes en sus mangas, una de sus divisas- lo que convierte a esta obra en aún más valiosa para la historia de Francia que lo era para la historia de su pintura, al ser la única pintura en tabla en la que se conserva la imagen del duque de Orleans, regente de Francia, a consecuencia de la locura de su hermano el rey Carlos VI.

Tras los resultados técnicos obtenidos, se procedió a la restauración de la obra con el fin de eliminar el repinte que cubría la figura del donante y limpiar convenientemente la tabla. Llevada a cabo por María Antonia López de Asiain, dentro del Programa de Restauración del Museo del Prado, la pintura ha recuperado la gama cromática clara y la extraordinaria calidad que tuvo en su origen.

Esta identificación del donante también ha permitido señalar como posible autor de esta obra a Colart de Laon (doc. 1377-1411), pintor y “valet de chambre” de Luis de Orleans, desde 1391 hasta su muerte en 1407 y que, tras la muerte del duque, siguió ostentando el mismo cargo hasta 1411 con su hijo Carlos de Orleans. Aún cuando todas sus pinturas han desaparecido, la documentación analizada le confirma como uno de los pintores más sobresalientes de comienzos del siglo XV en Francia y autor de muchas obras para el I duque de Orleans.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here