publicidad

Bodegones flamencos y holandeses del siglo XVII en la Fundación Juan March

24 enero, 2013 | Por | Categoría: Exposiciones, Fundaciones | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

Jan-DavidsCon el propósito de ofrecer selectas muestras de formato reducido, la Fundación Juan March ofrece una exposición en la que se presentan once bodegones flamencos y holandeses realizados en el siglo XVII por algunos de los artistas más renombrados, como Osias Beert, Pieter Claesz., Willem Claesz Heda, Floris Claesz van Dijck, Jan Davidsz de Heem y Clara Peeters. Once óleos seleccionados de entre una serie de colecciones particulares, algunos de ellos nunca antes mostrados en público.

Estas composiciones son conocidas como “mesas”, y comenzaron a pintarse a principios del siglo XVII en todos los territorios de los Países Bajos; sin embargo, la división política llevada a cabo en 1581 provocó que, en el nuevo estado independiente de Holanda, donde la iconoclastia del reformismo calvinista impulsaba a los artistas hacia una pintura más descriptiva y doméstica, se produjera una mayor evolución del bodegón en todas sus tipologías.

Evolución de las naturalezas muertas
Las obras que conforman esta muestra consiguen cubrir esa evolución: desde Osias Beert, el iniciador de este tipo de composiciones, pasando por dos cultivadores de su estilo (la misteriosa Clara Peeters y Floris van Dijck), hasta Jan Davidsz de Heem, que continuaría la tradición de las llamadas “mesas monocromas”, inaugurada, a finales de la década de 1620, por Willem Heda y Pieter Claesz.

La representación de “mesas” con valiosas platos de peltre, cuencos de porcelana, vasos de plata, lujosas copas de cristal o de plata sobredorada y sofisticados alimentos colocados en un artístico desorden e iluminados de forma precisa es una de las diversas tipologías de naturaleza muerta o bodegón que empezaron a cultivarse en los primeros años del siglo XVII en Flandes y Holanda.

Pieter-ClsaezLas “mesas”
Según explica Teresa Posada Kuvissa, conservadora de pintura flamenca y escuelas del norte del Museo Nacional del Prado, las “mesas” presentan, desde el primer momento, unas características estilísticas concretas, que mantienen a lo largo del siglo y que son: una aparente simplicidad en la ordenación de los objetos; un tratamiento indiferenciado de esos objetos; la representación de cada objeto en toda su rotundidad volumétrica; la cuidadosa reproducción de los reflejos de la luz (procedente de una fuente externa al cuadro) sobre las distintas superficies; y, sobre todo, una pasmosa precisión en la reproducción de las distintas texturas.

Se considera que el iniciador de este tipo de composiciones pudo ser Osias Beert (1580-1623), con obras como Bodegón con nautilus y frutas en un plato Wan-li, fechada entre 1610 y 1615. En sus cuadros la mesa con los objetos llena toda de la superficie pictórica, sin apenas espacio alrededor, de forma que los objetos, colocados en el plano inmediato al espectador, se imponen como una repentina visión que emerge de la oscuridad.

A partir de la década de 1620 parece que la “mesa” se mantuvo principalmente en Holanda. Y allí evolucionó en la misma dirección que lo hizo toda la pintura del barroco: hacia la conquista de la atmósfera, la luz y el movimiento. Esta evolución alcanza su mejor expresión en los “bodegones monocromos”, que constituyen una tipología específicamente holandesa. El conjunto que aquí se presenta es absolutamente representativo de este tipo de “mesa”.

El significado de la “mesa”
Se trata de cuadros hechos por pintores, que aspirarían al reconocimiento de su pintura y al consiguiente prestigio social y que, de hecho, obtuvieron. La clave podría estar en que con estos cuadros sus autores defendían la posibilidad de una pintura que, a diferencia de la de historia, no necesitaba de conocimientos eruditos para ser entendida, ya que su finalidad no era trasmitir sentimientos, sino evocar sensaciones. Es decir, no era mover el alma del espectador, sino sus sentidos. Visto así, el significado de estas frías y objetivas representaciones de mesas con arreglos de objetos y alimentos podría residir simplemente en la evocación de los distintos sabores y texturas.

De la vida doméstica. Bodegones flamencos y holandeses del siglo XVII
Del 8 de febrero al 3 de marzo
Fundación Juan March

 

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad