Compartir

La obra, cedida por la Fundación Santillana, formará parte de la futura exposición permanente del museo

La Fundación Santillana ha cedido temporalmente al Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira la obra Boceto para el cartel de las cuevas de Altamira de Mathias Goeritz. La firma del depósito, de una duración de 7 años prorrogables, fue ratificado el pasado mes de agosto por el secretario del Estado de Cultura, José María Lassalle, y por el presidente de la Fundación Santillana, Ignacio Polanco.

Boceto para el cartel de las cuevas de Altamira (1948) es una composición abstracta de piezas que componen la figura de un bisonte sobre un fondo blanco. Hasta su incorporación a la futura exposición permanente del museo, la obra de Goeritz se expondrá en el área semipública del museo, junto a la zona de conservación y la biblioteca.

Mathias Goeritz (1915-1990) fue un pintor y escultor mejicano de origen alemán, que después de vivir en el norte de Africa y en España, emigró a Méjico en 1949. Durante sus años en España residió en Santillana del Mar, donde conoció al escultor Ángel Ferrant, al historiador Pablo Beltrán de Heredia y al escritor Ricardo Gullón. Juntos fundaron la Escuela de Altamira con el objetivo de recuperar el arte abstracto de la vanguardia. La marcha a Méjico de Goeritz en 1949 terminó prematuramente con la actividad de la escuela.

Foto: Fundación Santillana

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here