Compartir

La exposición Cataluña 1400. El Gótico Internacional revisa uno de los ciclos más creativos en la historia del arte catalán, que coincide con la etapa del arte europeo conocida como el “Gótico Internacional”. Este período, que se inicia a finales del siglo XIV y se alarga hasta mediados del siglo XV, dio lugar a artistas que ocupan un lugar central en la historia del arte europeo, como Lluis Borrassà, Rafael Destorrents, Pere Joan o Bernat Martorell.

Alrededor del 1400 se llegó a un nuevo código estético que, aunque se formuló primera y fundamentalmente en un ámbito francés y «franco-flamenco», se nutrió también de otras aportaciones internacionales y en seguida se expandió por Europa. Cataluña se incorporó decididamente al circuito del internacionalismo, y muy pronto reinterpretó con originalidad esta corriente estilística. El fruto de estas experiencias constituye uno de los momentos más plurales e intensos del arte catalán.

La muestra que ahora se presenta es la primera que se organiza en Cataluña dedicada a una etapa del arte gótico catalán. Propone una nueva perspectiva sobre el arte de este período y reúne una muestra muy selectiva de grandes obras maestras.

Importancia del retablo catalán
La pintura sobre tabla (principalmente los retablos) constituye el eje de la muestra, pero también están representados en la exposición otros géneros pictóricos de lujo como la miniatura o el bordado. También se exhiben ejemplos de orfebrería, tanto producciones parisinas de piezas de oro esmaltadas en ronde bosse como algunas notabilísimas obras de platería catalanas. El panorama se completa con relevantes esculturas de madera policromada, de piedra y terracota.

La exposición reúne obras de diferentes museos y bibliotecas de Cataluña, España y el extranjero. Muchas de las obras provienen también de iglesias parroquiales o monásticas, de catedrales y otras instituciones de la Iglesia, así como de instituciones civiles, como el Palacio de la Generalitat o el Ayuntamiento de Lérida (Paeria).

En la muestra se podrán admirar retablos completos de de Lluis Borrassà, Joan Mates, Bernat Martorell y Jaume Ferrer. También se exponen, entre otras, las cuatro tablas con escenas narrativas del Retablo de san Jorge de Bernart Martorell, hoy en el Louvre. El retablo es la expresión más genuina de la pintura catalana sobre tabla desde el siglo XIV.

Florecimiento de la miniatura
En este período la miniatura vuelve a florecer y muestra la penetración de los nuevos modelos figurativos francoflamencos. La exposición presenta un conjunto de 9 manuscritos iluminados, un tipo de obras que en muy pocas ocasiones son accesibles al gran público, e incluye los dos principales monumentos de la miniatura gótica catalana: el célebre Misal de Santa Eulalia de Rafael Destorrents y el Salterio y libro de horas de Martorell, conservado en el Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona.

Las piezas de orfebrería parisinas ilustran las relaciones dinásticas y diplomáticas entre las cortes de Francia y de Catalunya-Aragón. La pequeña joya de la vaina de retama (cosse de gênet) no era otra cosa que la divisa del rey Carlos VI de Francia: con metal dorado y pequeñas perlas se reproduce la vaina y las semillas en una joya atemporal, que podría parecer tan gótica como moderna. El cáliz de Galcerán de Vilanova, obispo de la Seu de Urgell, que aún se utiliza en la liturgia, es una obra capital de la platería catalana y muestra un complejo programa figurativo. La cruz procesional de Igualada se ha restaurado para la ocasión en el MNAC, recuperando la ubicación correcta de las piezas escultóricas, que son de una calidad excepcional.

Escultura policromada
También se exponen las esculturas de madera policromadas de San Pedro, de Pere de Sant Joan, procedente del antiguo retablo mayor de Sant Pere de Cubells, o la escultura de la Virgen, de dos metros de altura, atribuida a Antoni Canet (uno de los principales escultores y arquitectos catalanes de su tiempo) que era la imagen titular del retablo mayor del monasterio de Santes Creus.

Con esta exposición culmina un importante ciclo de investigación que en los últimos años se ha concretado en otros proyectos ya materializados, especialmente la remodelación de la exposición permanente de arte gótico (mayo 2010) y la publicación del libro El Gótico en las colecciones del MNAC (2011). La nueva perspectiva sobre el período del llamado “Gótico Internacional” que aporta la exposición Cataluña 1400 constituye, entre otras cosas, una prolongación de esta línea de investigación y reinterpretación de uno de los momentos más creativos del arte catalán.

Cataluña 1400. El gótico internacional
Del 29 de marzo al 15 de julio
MNAC. Museo Nacional de Arte de Cataluña
De lunes a sábado, de 10.00 a 19.00 horas.
Domingos y festivos, de 10.00 a 14.30 horas.
Lunes no festivos, cerrados.
Comisario: Rafael Cornudella, jefe del Área de arte gótico del MNAC

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here