Compartir

La exposición Millones y abundantes razones ofrece un divertido y colorido recorrido por la obra de la artista madrileña Elena Blasco. Más de tres décadas de trabajo se pueden conocer en esta muestra, que tiene como objetivo recorrer las diferentes etapas de producción de Blasco.

En total, se exhiben 140 obras que dejan asomar la característica ironía de la artista. La crítica y editora de arte Alicia Murría y ha sido la encargada de realizar la selección de piezas. “Esta exposición hace justicia a una artista que lleva 30 años trabajando, que ha sido muy valorada por sectores minoritarios y por la crítica, pero no tanto por el gran público”, explicó Murría. “Se trata de un recorrido que da coherencia a su obra y que está lleno de energía y alegría de vivir”, añadió la comisaria.

Por su parte, la artista, presente durante la inauguración de la exposición, se mostró muy emocionada y agradecida de poder reunir su obra en un espacio como la Sala Alcalá 31. “Gracias a este proyecto he tenido la oportunidad de verme”, aseguró.

Combinación de materiales
La forma de trabajar de Elena Blasco ha sido pionera a la hora de combinar materiales extraordinariamente diversos, logrando transgredir con naturalidad las fronteras entre pintura, fotografía y escultura. Sus objetos pueden surgir de la superficie del cuadro para invadir el espacio o a la inversa, como si se empeñasen en regresar al interior del lienzo.

Su obra aparece poblada de guiños, de humor, de comentarios ácidos bajo una apariencia de juego desenfadado, y también aparece cierta inocencia y banalidad, que esconcen su rebeldía y actitud crítica ante ciertos prejuicios y comportamientos, tanto en el ámbito privado como en la vida pública.

Humor característico
Los títulos de las piezas de Blasco son casi siempre frases jocosas, desconcertantes e irónicas, donde también se ríe de sí misma (por ejemplo Como si no supiera nada de lo que sé que sé). Y, en ocasiones, acompaña la obra de textos breves o pequeños relatos, con juegos de palabras en los que asoma su humor malicioso y su radical ironía.

Elena Blasco nació en Madrid en 1950. Se licenció en Bellas Artes y se diplomó en Fotografía y Decoración. Es pintora, escultora y docente. Realizó su primera exposición en 1976, una década en la que convivían las experiencias conceptuales y las actitudes políticas, junto a la denominada ‘nueva figuración madrileña’, que reivindicaba un retorno a la pintura y a su potencialidad expresiva y conceptual. Sin embargo, su obra camina al margen de estas corrientes, como también lo haría, en los años 80, respecto a las influencias neo-expresionistas que recorrieron la pintura de aquellos años.

Elena Blasco. Millones y abundantes razones
Del 29 de marzo al 20 de mayo
Sala de Exposiciones Alcalá 31
De martes a sábados, de 11.00 a 20.30 horas.
Domingos y festivos, de 11.00 a 14.00 horas.
Lunes, cerrado.
Entrada gratuita

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here