Compartir
"La resurrección de Lázaro", Ribera, 1616
"La resurrección de Lázaro", Ribera, 1616

En los últimos diez años se han realizado avances muy significativos en el conocimiento e interpretación de la primera etapa artística de José de Ribera. Ahora la exposición El joven Ribera celebra estos nuevos datos conseguidos y acerca al público las obras más tempranas y desconocidas del autor. “Es una nueva visión de la formación de la personalidad de Ribera”, afirmó el director del museo, Miguel Zugaza, director del Museo del Prado.

La muestra reúne por primera vez las principales obras del artista correspondientes a su estancia en Roma y los años siguientes a su establecimiento en Nápoles, en el año 1616. Se trata de una etapa de su producción apenas conocida hasta hace pocos años y que ha generado un interesante e intenso debate entre los historiadores, aún sin cerrar. En total, 32 piezas que permiten comparar los cuadros más importantes y profundizar en el conocimiento de su sucesión cronológica y en la importancia que tuvieron para el desarrollo del caravaggismo romano.

Veinte de los lienzos que podrán verse a partir del día 5 de abril en el Prado son nuevas atribuciones a Ribera. Algunos no se conocían y otros no eran considerados como obra del pintor hasta hace poco. Es el caso del Juicio de Salomón, hasta ahora de autor desconocido, o de El martirio de San Lorenzo.  “Uno de los objetivos de esta exposición es hacer partícipe al visitante de este problema historiográfico vivo”, aseguró Javier Portús, comisario de la muestra.

Durante su etapa en Nápoles, Ribera cultivó cuestiones devocionales

El Juicio de Salomón abre el debate
La exposición está dividida en cuatro ámbitos, que agrupan las obras según períodos concretos. La muestra se inicia con un conjunto denominado “José de Ribera versus Maestro del Juicio de Salomón”, en el que se enfrentan obras tradicionalmente atribuidas a Ribera de esta época, con las obras recientemente consideradas como del pintor.

A continuación, se presenta otro conjunto de obras en torno a “Ribera en Roma: los cuadros de historia”. Vemos composiciones complejas con varios personajes cuyos asuntos procedían de repertorios narrativos como la Biblia. En tercer lugar, el visitante encontrará otro singular conjunto de obras correspondientes a “Entre Roma y Nápoles: medias figuras”, donde el pintor realizó numerosas figuras aisladas o en pareja.

La muestra concluye con las pinturas correspondientes a los primeros años de “Ribera en Nápoles”, donde su arte experimentó una transformación relacionada con las diferentes expectativas de su nueva clientela, lo que se tradujo en un mayor énfasis en cuestiones devocionales.

Comparativa de su trayectoria
Ribera es uno de los artistas mejor representados en las colecciones del Museo del Prado. Sin embargo, la mayoría de los cuadros que custodia la institución son muy posteriores a las que se pueden ver en esta muestra, centrada en los quince años iniciales de su carrera.  Gracias a esta exposición podemos comparar sus obras tempranas con las tardías, realizadas todas ellas a lo largo de 40 años de trabajo. Comprobamos, por ejemplo, que su temperamento narrativo evolucionará.

Miguel Zugaza, director del Prado, junto a los comisarios de la exposición

Las obras que conforman la exposición proceden de museos y colecciones de España, Italia, Francia, Gran Bretaña, México, Suiza, Hungría y Estados Unidos. Además incluyen una representación de las dos principales series que Ribera realizó durante esos años: el Apostolado y Los Cinco Sentidos. Todas ellas permitirán al visitante conocer los principales intereses temáticos del joven pintor y apreciar la manera en que se fue formando y evolucionando su estilo hasta convertirse en uno de los pintores naturalistas más originales y poderosos posteriores a Caravaggio.

La web del Museo del Prado, con el fin de facilitar una mejor compresión de los contenidos de esta muestra, ha colgado un video con comentarios de Javier Portús sobre la evolución del artista. Además, los usuarios de la página podrán seguir el recorrido completo de la exposición a través de una presentación multimedia.

Irene G. Vara

El joven Ribera
Del 5 de abril al 31 de julio
Museo del Prado
De martes a domingo, de 9.00 a 20.00 horas
Entrada a exposiciones temporales, 10 euros
Entrada general (exposiciones temporales y colección permanente), 12 euros

Actividades complementarias

Itinerario didáctico gratuito a la exposición. Inscripciones 15 minutos antes del comienzo de la actividad en el punto de encuentro del Área de Educación. Abril: martes y jueves a las 11.00 horas, miércoles a las 17.00 horas. Mayo: miércoles a las 11.00 horas y 17.00 horas. Junio: martes a las 11.00 horas, miércoles a las 17.00 horas. Julio: martes a las 11.00 horas.

Conferencias. Exposición El joven ribera, miércoles 27 de abril, a las 19.00 horas. Del Maestro del Juicio Final de Salomón a Ribera: Crónica de un descubrimiento, miércoles 25 de mayo, a las 19.00 horas.

Concierto el Día de la Música, organizado junto al Instituto Italiano de Cultura, titulado Josep de Ribera, viaje musical por Italia. Lamentos, sonatas y canciones en la época de ribera en las tierras del Virreino Español y en el Norte de Italia. Auditorio, 21 de junio a las 19.00 horas. Entrada, 5 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here