Compartir

Encontrar un espacio en la agenda de Elena Ochoa es una labor complicada.  Exposiciones, conferencias, visitas, viajes…  Apenas un mes después de presentar “Detritus“, la maleta de cuero del estudio de Francis Bacon, Elena Ochoa Foster, Fundadora y directora de Ivorypress nos habla sobre la emoción de  “hacer el libro que a Francis Bacon le hubiera gustado hacer”

P- ¿Cómo surge el proyecto? ¿De quién es la idea inicial de reunir papeles, fotografías y objetos de Bacon en Detritus: la maleta de Bacon?

R Por casualidad. John Edwards y Brian Clarke vinieron a ver el libro de Eduardo Chillida al estudio de Ivorypress en Londres. Estuvimos horas allí pues John quería analizar cada área del libro. Sus comentarios fueron muy alentadores y repitió con Brian varias veces que a Francis le hubiera fascinado. Después nos fuimos a cenar con mi marido y surgió en la conversación el explorar la realización de un libro con todo el material que todavía estaba intacto en los Mews como Francis lo había dejado. En aquel tiempo estaban en conversaciones sobre su donación a una institución pero todavía no estaba decidido. Al final se fue a Dublín… Total, que terminada la cena nos fuimos los cuatro a Reece Mews donde vivió y trabajó muchos años Francis Bacon, su casa. Fue una primera visita memorable, a las tantas de la noche. Y allí, esa noche, decidimos que teníamos que intentarlo, que Ivorypress haría el libro que a Francis Bacon le hubiera gustado hacer si estuviera entre nosotros. John me dio todo su apoyo y libertad para trabajar, y Brian se incorporó al equipo de mis colaboradores y me ayudó a desarrollar el concepto.

P- ¿Qué podemos encontrar de nuevo del artista inglés entre los objetos y las páginas de esta maleta?

R- Su mundo, su proceso creativo, su material de inspiración y de trabajo.

P- ¿Conoceremos gracias a este libro facsímil un poco más el proceso creativo de Bacon tan desconocido hasta ahora?

R- No tengo la menor duda que Detritus es la única radiografía directa del mundo personal y creativo de Francis Bacon

P- ¿Podemos decir que la maleta trata de trasladar el taller del artista a las páginas de este libro-objeto?

R- Es su casa, su taller, sus detritus, su universo creativo, privado y desconocido en bastantes de los aspectos integrados en su maleta.

P- ¿Es esta obra una intromisión en esa vida privada que el artista tanto ocultó mientras vivió?

R- Fui escrupulosa en la selección. En Detritus no se incluyo ninguna información, carta, textos o material que formaron parte de su vida privada y que Brian o John o yo misma tuviéramos duda que pudiera atentar a su privacidad o que a Francis Bacon no le hubiera gustado hacer publico.

P- ¿Qué es lo que más le ha sorprendido descubrir? Bajo su punto de vista, ¿cuál ha sido el momento más emocionante del proceso?

R- Sus dibujos, su manera de preparar sus lienzos, sus intentos en aprender griego, sus escritos, sus recortes de las corridas en Madrid y de los cursos que seguía para aprender español, la manera en la que guardaba las fotos de su nanny y cuidadora y de algunos amigos y personas que amaba… Era un personaje muy activo intelectualmente y muy sincero con sus afectos.

P- El libro se publicó por primera vez en el año 2006, ¿por qué se expone cuatro años después en España, un lugar tan importante en la vida del artista?

R- Usted lo ha dicho. Es la primera vez que se expone completo. En Madrid. En la ciudad que Francis Bacon amó tanto.

P- ¿Dónde podemos ver hoy una de estas maletas-libro de Bacon? ¿Quién o qué instituciones las han adquirido?

R- En Ivorypress Art+Books. Detritus ha sido adquirido por varias colecciones privadas, el Estate de Francis Bacon y varios museos. Pero solo se ha expuesto en su totalidad en Ivorypress Art+Books, si bien estuvo, solo en parte, en el Victoria and Albert Museum de Londres y en varias exposiciones en diferentes instituciones públicas de la obra de Francis Bacon en Alemania y Estados Unidos.

Foto de Sebastián Marjanov, por cortesía de Ivorypress

Elena Ochoa presenta Detritus. La maleta de Francis Bacon (ver)

Foto de Sebastián Marjanov, por cortesía de Ivorypress


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here