publicidad

Vivir en El Escorial

30 mayo, 2010 | Por | Categoría: Libros | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

Historia dentro de la historia

Andrés Merino Thomas

El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, construido con la idea e impulso de Felipe II en el último tercio del siglo XVI, es sin duda el mayor símbolo de su reinado. Como complejo arquitectónico, en opinión común de historiadores y divulgadores del pasado de la Monarquía de España, reúne un conjunto de funciones como pocos monumentos en todo el mundo. Desde el principio el monarca tuvo clara su fundación con la principal misión de custodiar en su interior un gran mausoleo que albergase los restos de la dinastía Austria, comenzando por los de sus padres, Carlos V y la emperatriz Isabel. Además de panteón, quería un sencillo pero simbólico palacio, convento, biblioteca, colegio… es obvio que estas y otras ideas deben enunciarse en cualquier ensayo que se acerque a la que con toda justicia se ha denominado octava maravilla del mundo. Así es en Vivir en el Escorial, el último libro de Carlos Carnicer, una propuesta interesante y original que nos acerca, desde una perspectiva poco usual, a la intrahistoria del diseño y construcción de un proyecto asombroso, observando con detenimiento sus primeras décadas, como va transformando su entorno, alzándose y cambiando la vida cotidiana de las gentes que desafiaron al paisaje de aquel rincón de la sierra del Guadarrama.

La bibliografía escurialense es una de las más abundantes sobre los Reales Sitios españoles. A primera vista, parece que lo que puede aportarse sobre el tema es más bien poco. Pero ya sabemos que La Esfera de los Libros no da puntada sin hilo. Bailando entre el más difícil todavía y vistiendo la crónica histórica con datos contrastados y explicaciones amenas de un contexto ya de por sí complejo, desde el rigor, pero adaptando razonamientos para entender nuestra historia desde el presente, los lectores más avezados tienen ante sí todo un reto. Un Escorial para avanzados. Absténganse sólo turistas, porque hay en los análisis de Carnicer elementos muy valiosos que exigen parar a pensar. Por un lado, el entendimiento del monasterio y su entorno como una pieza más -pero quizá la de mayor importancia- en la concepción de la grandeza de la Monarquía en la mente de Felipe II. El soberano concibe el sistema de residencias reales como un conjunto de edificaciones para el aposento del rey, pero también como lugares de recreo con anexos de huertos, jardines, estanques.. espacios gratos de entretenimiento en los que desarrollar un diálogo entre naturaleza y estética, propio del príncipe renacentista. Pero en la medida de lo posible, deseaba incluir en ellas el saber humano, para lo que dipone bibliotecas, lugares de estudio y  conocimiento y, a ser posible, acercamiento a lo divino, con comunidades de religiosos. En El Escorial, como en Yuste, se escogió a Jerónimos.

El autor ha realizado una labor de profunda cata en los cimientos del proyecto escurialense. Casi podríamos hablar de prospección psicológica. Ya tenemos decenas de guías artísticas para conocer que pintores o escultores decoraron su interior, o de dónde proceden las piedras de su basílica y salas. Pero no se cuenta, por lo menos como hasta ahora, cómo se organizaron las cuadrillas de destajeros, canteros o jornaleros. O qué derechos tenían exactamente los aparejadores. Carnicer expone por dónde comenzaron los cimientos y que zona fue la primera en habitarse. Si. Pero también -he ahí su acierto-, presenta urdimbres, historia dentro de la historia, historia en la penumbra que constituye la gran historia del proyecto filipino. ¿Quiénes fueron los hombres que hicieron posible el sueño de Felipe II?, ¿De dónde procedían?, ¿Cuál era su preparación?, ¿Cómo era su vida diaria, sus condiciones de trabajo, su remuneración?, ¿Qué esperaban recibir? Pueden analizarse flujos de población que acude a una zona donde hay empleo, con frías estadísticas. Pero en la obra se ha penetrado, por cierto, con el formidable apoyo de las ilustraciones de Carlos Fernández, en el secreto que hizo posible costruir en tiempo record un majestuoso monasterio, signo de toda una época. Ciertamente estamos ante un buen libro.

 

“Vivir en El Escorial”

Carlos Carnicer

Ilustraciones de Carlos Fernández del Castillo

Madrid, La Esfera de los Libros, 269 pág.

ISBN: 978-84-9734-935-2

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad