publicidad

El Rey concede títulos nobiliarios a destacados miembros de la cultura

11 abril, 2010 | Por | Categoría: Actualidad, Arte, Educación y Política, Biografías, Concursos y Premios | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

El Rey concede títulos nobiliarios a destacados miembros de la cultura, de la política y de la vida social

Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón, José Ángel Sánchez Asiaín, Antoni Tápies i Puig, Roser Rahola i d´Espona, Íñigo Moreno de Arteaga y Marcelino Oreja Aguirre.

Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón

El Rey concede el título de Marqués de Castrillón a Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón por su extensa y brillante labor académica, investigadora y docente al servicio de España y de la Corona.  Según figura en la disposición publicada en el BOE de la Jefatura del Estado, firmada por el Rey, Gonzalo Anes merece ser reconocido de manera especial, por lo que D. Juan Carlos, queriendo demostrarle su Real aprecio, le otorga el título de Marqués de Castrillón, para sí y sus sucesores, de acuerdo con la legislación nobiliaria española.
Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón
-Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Madrid, año 1965, con la calificación de sobresaliente cum laude y premio extraordinario.
-Catedrático por oposición de Historia Económica en las Universidades de Santiago de Compostela (1967) y de Madrid (1968). Catedrático de Historia e Instituciones Económicas.
-Miembro de la Asociación Internacional de Historia Económica.
-Profesor visitante, en el curso 1975-1976 del Institute of Advanced Studies, Princenton.
-Académico de número de la Real Academia de la Historia, (electo el 2 de junio de 1978; tomó posesión el 14 de diciembre de 1980).
-Director de la Real Academia de la Historia desde diciembre de 1998.
-Miembro correspondiente de las Academias Mejicana de la Historia; Nacional de la Historia de Argentina; Colombiana de la Historia; Academia Nacional de la Historia del Perú; Nacional de la Historia de Ecuador; Academia Chilena de la Historia; Miembro correspondiente del Instituto Histórico y Geográfico del Uruguay; Academia Paraguaya de la Historia; Boliviana de la Historia; Puertorriqueña de la Historia; Dominicana de la Historia, Academia Nacional de la Historia de Venezuela; y del Instituto Histórico y Geográfico Brasileiro.
-Miembro correspondiente del Real Instituto de Estudios Asturianos
-Miembro de número de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País y vocal de su junta directiva.
-Miembro de la Real Hermandad del Refugio.
-Miembro de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País.
-Director de Moneda y Crédito. Revista de Economía, durante los años 1966 a 1989.
-Doctor Honoris Causa por las Universidades de Oviedo (1982) y  Alicante (1998)
-Consejero del Banco de España desde 1980 a 1989, y miembro de la Comisión ejecutiva.
-Consejero de Fomento de Obras y Construcciones, y, posteriormente de Construcciones y Contratas.
-Consejero de Cementos Pórtland, S.A.
-Consejero de Cementos Alfa.
-Miembro de la Junta de Gobierno de la Fundación Príncipe de Asturias.
-Vicepresidente de la Fundación Duques de Soria
-Miembro del Real Patronato del Museo del Prado, (1983 hasta la actualidad) y presidente durante cuatro años (Abril 1986 hasta julio 1990).
-Presidente de la Sociedad de Estudios del Siglo XVIII (desde su fundación hasta 1999).
-Miembro del Patronato de la Fundación de la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre, desde que se fundó hasta el presente.
-Premio Nacional de Historia 1995.
-Officier dans l’Ordre des Palmes Academiques (por Decreto de 16 de julio de 1993).
-Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, desde 1999.
– Gran Cruz de Isabel la Católica, desde 2002.
-Premio de Economía Rey Juan Carlos (2006).
-Premio Emilio Castelar (2006)
-Premio “Rey Jaime I” de Economía 2009
-Autor de varios libros y numerosos artículos científicos publicados en diversas revistas españolas y extranjeras.

José Ángel Sánchez Asiaín

También el Rey concede el título de Marqués de Asiaín a José Ángel Sánchez Asiaín por  “La destacada y dilatada trayectoria de don José Ángel Sánchez Asiaín, al servicio de España y de la Corona, merece ser reconocida de manera especial, por lo que, queriendo demostrarle mi Real aprecio. Vengo en otorgarle el título de Marqués de Asiaín, para sí y sus sucesores, de acuerdo con la legislación nobiliaria española”.
José Ángel Sánchez Asiaín
–    Nacido el 1 de Marzo de 1929 en Baracaldo, Vizcaya.
–    Licenciado por la Universidad Comercial de Deusto. Bilbao (1952)
Doctor en Economía (Dinero y Finanzas) por la Universidad Central. Madrid (1958)
Doctor “Honoris Causa” por la Universidad del País Vasco (1996), por la Universidad Miguel Hernández de Elche (1999), y por la Universidad de Valladolid (2001)
–    Profesor de “Hacienda Pública” en la Universidad Comercial de Deusto (1955/1962). Catedrático de “Hacienda Pública y Derecho Fiscal” en la Universidad de Valladolid (1962/1968) y en la Universidad de Bilbao (1968/1974).
–    Ministerio de Industria (1962/1966). Secretario General Técnico. Miembro de la Junta de Gobierno del Instituto de Desarrollo Económico. Director General de Productividad Industrial.
–    Banco de Bilbao (1954/1962 1966/1988). Subdirector del Servicio de Estudios. Director del Servicio de Estudios. Director General. Presidente del Consejo de Administración.
–    Banco Bilbao Vizcaya (1988/1990) Presidente del Consejo de Administración. Consejero y Miembro de la Comisión Permanente (1990/2000). Presidente de la Fundación BBV (1990/2000)
–    Nómisma, Sociedad de Estudios Económicos de Bolonia  Consejero (1984-1989) y Vice-presidente(1989/1998)
–    Museo del Prado (1990-1993) Presidente del Patronato
–    Colegio Libre de Eméritos (1986-2004) Presidente
–    “Istituto per le Opere di Religione” (I.O.R.), del Vaticano. (1989-2006). Consejero
En la actualidad:
–    Presidente de Honor de la Fundación BBVA.
–    Presidente de la “Fundación Cotec para la Tecnología”.
–    Presidente de Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.
–    Presidente de Honor del “Colegio Libre de Eméritos”.
–    Académico de la “Real Academia de Ciencias Morales y Políticas”, de la de la “Historia”, y de la de Ciencias Económicas y Financieras. Académico Honorario de la de “Bellas Artes de San Fernando”. Miembro de la “Academia Scientiarum et Artium Europaea” (Salzburgo), de su Senado y Presidente de la Delegación Española.
–    Gran Cruz del Mérito Civil (1964)
–    Gran Oficial de la Orden del Mérito de la República Italiana (1984)
–    Premio “Juan Lladó” de apoyo a la cultura y a la investigación (1987)
–     “Cónsul de Bilbao (1993)
–    Medalla de Oro de la Universidad de Deusto (1993)
–    Gran Comendador de la Real Orden de la Estrella Polar de Suecia (1994)
–    Gran Cruz del Infante Don Enrique de Portugal (1996)
–    “Lan Onari” del Gobierno Vasco / Bizkaitar Argia (Hijo Ilustre de Vizcaya) (1997)
–    Medalla del Consejo Valenciano de Cultura (1998)
–    Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio (1999)
–    Medalla de Honor de la Real Academia de Medicina (2000)
–    Medalla de Honor de la Universidad Politécnica de Madrid (2003)
–    Gran Oficial de la Orden de la “Stella della Solidarietà Italiana”. (2005)
–    Comendador de la Orden de San Gregorio Magno del Vaticano (2006)
–    Premio Internacional “Genio Protector de la Colonia Augusta Emerita” (2007)

Antoni Tápies i Puig

Dentro del mundo de las Artes el Rey ha querido reconocer el trabajo y la labor desempeñada a lo largo de estos años por Antoni Tápies i Puig concediéndole el título de Marqués de Tápies por  “La gran contribución de don Antoni Tápies i Puig a las artes plásticas de España y del mundo, merece ser reconocida de manera especial, por lo que, queriendo demostrarle mi Real aprecio. Vengo en otorgarle el título de Marqués de Tápies, para sí y sus sucesores, de acuerdo con la legislación nobiliaria española”
Antoni Tàpies nace en Barcelona en 1923, en una familia burguesa, culta y catalanista, involucrada desde mediados del siglo XIX en una tradición editorial y librera que despierta muy pronto en el artista un amor por los libros y la lectura. Esta predisposición se ve acentuada por la larga convalecencia de una enfermedad pulmonar, durante la cual inicia sus tanteos artísticos. Progresivamente Tàpies se dedica con mayor intensidad al dibujo y la pintura, y acaba dejando sus estudios de Derecho para dedicarse plenamente a su pasión. En la década de los cuarenta ya expone sus obras, que destacan en la panorámica artística del momento.
Partícipe de una sensibilidad generalizada que afecta a los artistas de ambos lados del Atlántico, a raíz de la II Guerra Mundial y del lanzamiento de la bomba atómica, Antoni Tàpies expresa muy pronto un interés por la materia, la tierra, el polvo, los átomos y las partículas, que se plasma formalmente en el uso de materiales ajenos a la expresión plástica academicista y en la experimentación de nuevas técnicas. Las pinturas matéricas forman una parte sustancial de la obra de Tàpies y constituyen un proyecto que sigue desarrollándose en la actualidad. Tàpies cree que la noción de materia debe entenderse también desde la perspectiva del misticismo medieval como magia, mimesis y alquimia. En este sentido, hay que entender el deseo del artista de que sus obras adquieran el poder de transformar nuestro interior.
Durante los años cincuenta y sesenta, Antoni Tàpies irá elaborando una serie de imágenes, generalmente extraídas de su entorno inmediato, que aparecerán en las distintas etapas de su evolución. Muchas veces, una misma imagen, además de aparecer representada de diversas formas, tendrá múltiples significaciones diferenciadas que se irán superponiendo. Su mensaje se centra en la revaloración de lo que se considera bajo, repulsivo, material (no en vano Tàpies escoge a menudo temas tradicionalmente considerados desagradables y fetichistas, como un ano defecando, un zapato abandonado, una axila, un pie y otros similares).
Asimismo, la obra de Antoni Tàpies ha sido siempre permeable a los acontecimientos políticos y sociales del momento. A finales de los años sesenta y principios de los setenta, su compromiso político contra la dictadura se intensifica, y las obras de este período tienen un marcado carácter de denuncia y protesta. Coincidiendo con la eclosión del arte povera en Europa y el posminimalismo en EEUU, Tàpies acentúa su trabajo con objetos, no mostrándolos tal como son, sino imprimiéndoles su sello e incorporándolos a su lenguaje. A principios de los ochenta, una vez restaurado el Estado de derecho en España, el interés de Tàpies por la tela como soporte adquiere una fuerza renovada. Durante esos años, realiza obras con goma-espuma o con la técnica del aerosol, utiliza barnices y crea objetos y esculturas de tierra chamoteada o de bronce, y se mantiene muy activo en el campo de la obra gráfica. Por otra parte, a finales de los ochenta, parece reforzarse el interés de Tàpies por la cultura oriental, una preocupación que ya se había ido gestando en los años de la posguerra y que se convierte cada vez más en una influencia filosófica fundamental en su obra, por su énfasis en lo material, por la identidad entre hombre y naturaleza y por la negación del dualismo de nuestra sociedad. Igualmente, Tàpies se siente atraído por una nueva generación de científicos, capaces de apoyar una visión del universo que entiende la materia como un todo, sometido al cambio y la formación constantes.
Las obras de los últimos años constituyen esencialmente una reflexión sobre el dolor -físico y espiritual-, entendido como parte integrante de la vida. Influido por el pensamiento budista, Tàpies considera que un mayor conocimiento del dolor permite dulcificar sus efectos, y de este modo, mejorar la calidad de vida. El paso del tiempo, que ha sido una constante en la obra de Tàpies, adquiere ahora nuevos matices, al vivirse como una experiencia personal que comporta un mejor autoconocimiento y una comprensión más clara del mundo que le rodea. Durante estos últimos años, Antoni Tàpies ha consolidado un lenguaje artístico que, por una parte, traduce plásticamente su concepción del arte, y por otra, unas preocupaciones filosóficas renovadas con el paso del tiempo. Su práctica artística sigue siendo permeable a la brutalidad del presente, a la vez que ofrece una forma que, pese a su ductilidad, permanece fiel a sus orígenes. En este sentido, las obras de los últimos años no sólo se inscriben en la contemporaneidad, sino que también son un registro del pasado del artista.
Paralelamente a la producción pictórica y objetual, Tàpies ha ido desarrollando desde 1947 una intensa actividad en el campo de la obra gráfica. En este sentido, vale la pena destacar que el artista ha realizado un gran número de carpetas y libros de bibliófilo en estrecha colaboración con poetas y escritores como Alberti, Bonnefoy, Du Bouchet, Brodsky, Brossa, Daive, Dupin, Foix, Frémon, Gimferrer, Guillén, Jabès, Mestres Quadreny, Mitscherlich, Paz, Saramago, Takiguchi, Ullán, Valente y Zambrano, entre otros.
Asimismo, Antoni Tàpies ha desarrollado una tarea de ensayista que ha dado lugar a una serie de publicaciones, algunas traducidas a distintos idiomas: La práctica del arte (1971), El arte contra la estética (1977), Memoria personal (1983), La realidad como arte. Por un arte moderno y progresista (1989), El arte y sus lugares (1999) y Valor del arte (2001). Fundación Antoni Tàpies

Roser Rahola i d´Espona

Con el título de Baronesa de Perpinyá, el Rey reconoce el trabajo de la editora catalana y presidenta de Vicens Vivens, Roser Rahola i d´Espona. “La destacada y dilatada trayectoria de servicio a España de doña Roser Rahola i d’Espona, como empresaria y continuadora de la obra de su esposo, don Jaume Vicens i Vives, cuyo Centenario de su nacimiento se celebra este año, merece ser reconocida de manera especial, por lo que, queriendo demostrarle mi Real aprecio. Vengo en otorgarle el título de Baronesa de Perpinyá, para sí y sus sucesores, de acuerdo con la legislación nobiliaria española.”

Íñigo Moreno de Arteaga

El Rey concede el título de Marqués de Laserna a Íñigo Moreno de Arteaga. “Queriendo dar una prueba de mi Real aprecio a la persona de don Íñigo Moreno de Arteaga. Vengo en otorgarle el título de Marqués de Laserna, para sí y sus sucesores, de acuerdo con la legislación nobiliaria española”.
Íñigo Moreno de Arteaga, VIII Marqués de Laula, tercer hijo de Francisco Moreno Herrera y de Teresa de Arteaga y Falguera, condes de los Andes, Grandes de España, nació en Madrid, España, el 18 de abril de 1934.
Se licencia en Historia por la Universidad de Madrid con la tesis “Trotsky en España”. Profesionalmente se dedica al negocio marítimo.
Contrae matrimonio en 1961 con S.A.R. Dª Teresa de Borbón, princesa de las Dos Sicilias, con la que tiene siete hijos.
Aficionado a la caza desde niño, consigue su primera pieza de menor a la edad de diez años y la de caza mayor, un jabalí en montería, a los dieciocho, cuando termina el bachillerato y según la costumbre familiar se le autoriza a utilizar un rifle.
Posee una biblioteca especializada en obras cinegéticas que alcanza los 3200 volúmenes.

Marcelino Oreja Aguirre

Y por último el Rey concede el título de Marqués de Oreja a  Marcelino Oreja Aguirre. “La destacada y dilatada trayectoria de don Marcelino Oreja Aguirre, al servicio de España y de la Corona, merece ser reconocida de manera especial, por lo que, queriendo demostrarle mi Real aprecio. Vengo en otorgarle el título de Marqués de Oreja, para sí y sus sucesores, de acuerdo con la legislación nobiliaria española”

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad