publicidad

Pintura Flamenca y Holandesa

02 diciembre, 2009 | Por | Categoría: Reportajes | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

Círculo de Willen Claesz Heda, Bodegón, Ansorena 09

Las obras más apreciadas por la realeza

María Jesús Burgueño

Hasta y durante el siglo XVI los temas religiosos invaden la pintura. Abundan las Vírgenes con Niño sobre paisajes que se adivinan a  través de ventanas; también son frecuentes las imágenes con la figura de  Cristo y las vidas de  santos. En el siglo XVII se produce una ruptura religiosa y aparece una nueva temática costumbrista y paisajística. La pintura holandesa encuentra un terreno propicio para mostrar con orgullo su tierra, sus molinos, paisajes, el mar, su riqueza, etc. Con temas muy variados y de gran riqueza cromática.

Salomon Van Ruysdael, Subastas Ansorena 09Originales y copias

Hasta el siglo XVIII no existía el concepto de la originalidad artística, por lo que en numerosas ocasiones se encargaba al propio artista o a otro que hiciera una o varias réplicas para decorar palacios, iglesias, monasterios, etc. Este trasiego de cuadros ha dado como resultado una gran confusión a la hora de manifestar la autoría de las obras. Prueba de la confusión que ya entonces reinaba en el mundo del arte fue la decisión del propio Felipe II al requerir el consejo de expertos, entre ellos el lapidario (persona que tiene por oficio labrar piedras preciosas) milanés Jacome Trezzo.

A esta confusión podemos añadir las numerosas modificaciones que experimentaban las copias, añadidos, adornos y numerosos detalles que realizaba el propio artista, su taller o sus seguidores. Estas modificaciones no han sido valoradas hasta el siglo XX, ya que no se daba importancia al valor que suponía el original. Tan sólo se puede asegurar la obra como original por medio de un minucioso estudio de laboratorio y con el apoyo de algunos detalles como pueden ser su formato, sus medidas, la comparación con el resto de las obras, y el seguimiento de su historia por medio  de escritos y legados.

Pintura Holandesa
Desde el 3 de diciembre y hasta el 11 de abril el Museo del Prado muestra “Holandeses en el Prado“. Por pintura holandesa se entiende la producida en las llamadas Provincias Unidas del Norte desde que, tras la firma de la Unión de Utrecht en 1579, se constituyeran en nación independiente, mientras que las Provincias Unidas del Sur (Flandes) permanecieron bajo dominio español. Eran siete provincias de las que Holanda era la mayor y su capital, Amsterdam, el motor económico de esta nueva nación que a lo largo del siglo XVII llegó a convertirse en una de las principales potencias europeas. La poderosa burguesía comerciante promovió un intenso desarrollo cultural y se sirvió de la pintura como el mejor vehículo de afirmación de la nueva identidad nacional

Teniers II El Joven, David, Ansorena, 09Preparación minuciosa
Los flamencos utilizaban magníficas maderas de roble, nogal o haya importadas del Báltico sin nudos ni defectos, que previamente habían sido curadas de dos a diez años. Para pintar sobre ellas las preferían con un grosor de 1 cm. Preparaban minuciosamente las tablas con capas finas de yeso y cola. Entre una y otra las lijaban y así conseguían una superficie pulida. Toda esta preparación garantiza la estabilidad y adherencia de la capa pictórica. Sobre esta superficie realizaban un dibujo preparatorio subyacente (se puede detectar con rayos infrarrojos, reflectografía, técnica indicada para detectar falsificaciones).

Los pigmentos eran en polvo mezclados con aceites, por lo que algunos expertos dudan a la hora de atribuirles a los flamencos el descubrimiento del óleo. Estos pigmentos de origen mineral y algunos orgánicos como lacas rojas y marrones de gran calidad son muy  difíciles de encontrar, hoy en día muchos no existen, este dato facilita la fecha de antigüedad de la tabla (estratigrafías o método de análisis de muestras).

Círculo de Jan Both, Escuela holandese, XVII, Sala Retiro 09Copias tan valiosas como el original
En numerosas ocasiones una copia puede ser tan valiosa como el original si tiene una buena factura (técnica,  veladuras, etc.), es decir si está bien resuelto el cuadro. Al final del siglo XVIII y XIX aparecen cientos de copias del XII. Incluso en el siglo XX, en Sevilla, había una escuela dedicada a copiar pintura flamenca del XII y no es raro encontrar estas copias en el mercado, mal atribuidas o incluso con la catalogación de Escuela Holandesa. Pinturas realizadas sobre lienzo con una pátina de barniz muy gruesa, han sido objeto de una abrasión con plancha o con un secado rápido para que aparenten antigüedad.

Varios datos pueden ayudarnos a datar la obra. En primer lugar hay que saber que generalmente el soporte de las obras del siglo XVII y XVIII suele ser casi siempre tabla o cobre. Otra pista nos la puede proporcionar un restaurador al identificar el color azul, si es azul lapislázuli suele ser anterior a 1800 y si es azul cobalto es posterior a esta fecha. El dictamen de los restauradores es clave ya que hay en el mercado muchas copias de pinturas holandesas realmente buenas.

Bosschaert, Jean Baptiste, Jarrón Flores, Ansorena 09Los Reyes, grandes mecenas
Desde 1430, año en que se puso de moda la pintura flamenca, llegaron numerosos artistas para trabajar en España. Gracias a ellos, los maestros nacionales ampliaron sus conocimientos y desarrollaron una nueva forma de pintar, abandonando el estilo internacional sustituyéndolo por uno nuevo, el hispanoflamenco.

En 1520, los Países Bajos y España estuvieron regidos por el mismo monarca, Carlos V (hasta 1556) y después con Felipe II (hasta su muerte 1598), éste consiguió hacerse con grandes obras maestras de pintores contemporáneos, al mismo tiempo que ampliaba las colecciones reales con obra de artistas ya fallecidos.

El cambio de política y de sensibilidad así como el clima de exaltación espiritual por la Contrarreforma Católica se refleja en la pintura que llena el país. Su mayor exponente fue Rubens, que trabajó para Felipe III y la aristocracia española; pero, fundamentalmente, el maestro de Amberes y todos sus seguidores trabajan sin cesar para Felipe IV, hasta la muerte del artista en 1640. Entrado el siglo XVII el arte se inclinó hacia formas exquisitas, sin ostentaciones, hacia temas costumbristas y de género. Las colecciones privadas de Felipe V, Isabel de Farnesio y de su nieto Carlos IV, derivaron hacia las obras de pequeño formato, colorido agradable, escenas populares, marinas, paisajes, animales, etc.

Las pocas colecciones importantes que han quedado en España se las debemos a la aristocracia, como la Casa de Alba, Medinaceli, etc. En el siglo XIX y XX coleccionistas extranjeros se hicieron a muy buenos precios con muchas pinturas de los conventos y establecimientos religiosos así como algunas piezas de colecciones de la nobleza.

Círculo de Clara Peeters, escuela flamenca s XVII, Sala Retiro, 09En el siglo XX es el Estado el que asume la responsabilidad de la conservación del patrimonio artístico, aunque con presupuestos limitados, tomando así el relevo de la monarquía. Por otra parte grandes coleccionistas como Pablo Bosh o Lázaro Galdiano compraron importantes obras, pero no consiguieron evitar la salida de España de piezas singulares. En los primeros años del siglo XX el museo de Berlín pagó 280.000 ptas. por la obra de Hugo van der Goes “La adoración de los pastores”. Y por 270.000 francos el museo de Amberes se hizo con “Las tablas de Nájera” atribuidas a Memling. Entre las pinturas que mejor se han conservado destacan los retratos; los más antiguo muestran el busto con las manos como centro de atención, mientras que a partir de 1550 muchos de estos retratos son de cuerpo entero. En los últimos años el Estado Español ha incrementado considerablemente su interés por la conservación del Patrimonio Histórico. Entre las piezas importantes que se han adquirido se encuentran “Diana y sus ninfas cazando” de Rubens y un magnífico “Tríptico de San Juan Bautista”, obra del pintor flamenco Pierre Pourbus, de la Escuela de Brujas de la segunda mitad del siglo XVI.

Restaurar
La técnica pictórica que utilizaban los flamencos era mediante veladuras superpuestas. Otra característica era el acabado de esmalte (capas inferiores más espesas acabadas con veladuras) esto crea una dificultad añadida cuando hay que realizar una limpieza, pues hay que ir con mucho cuidado a la hora de retirar los barnices y suciedades, ya que se corre el riesgo de eliminar también estas veladuras. Las reintegraciones tienen que ser muy precisas y exactas en la aproximación al color por la intensidad de los pigmentos empleados por los maestros flamencos.

David Teniers El Joven y Cornelis Saftleven, Ansorena, 09En cuanto al soporte las restauraciones más corrientes son:
Desinsección:
-Contra parásitos vegetales (hongos). Se aplica un fungicida por impregnación.
-Contra parásitos animales. Se puede aplicar un insecticida en disolvente (por impregnación). O el método más limpio y eficaz que es el sellado de la pieza con el insecticida dentro en pastillas (se sella la obra con plásticos y cinta adhesiva junto con el insecticida que se irá evaporando y penetrará en las galerías de la madera. El producto más corriente es paradicloro benceno.).
Consolidación de la madera:
-Por pérdida de la densidad de la madera producida por galerías internas creadas por el ataque de xilófagos. Se utilizan como consolidantes unas resinas sintéticas.
Uniones de tablas:
-Se realiza mediante encolados. En este punto hay que destacar que no se debe rectificar los alabeos. Es mejor respetar el movimiento natural de la madera si esto no distorsiona la comprensión estética de la obra. La madera es un material vivo y responde al paso del tiempo y al lugar donde ha sido conservada. Intentar modificar este movimiento puede dañar la pintura.

Conservación
Uno de los problemas más frecuentes en la pintura flamenca se debe a deformaciones de los soportes, abertura de juntas, grietas y movimientos del soporte que provocan el desprendimiento de la capa pictórica. Estos deterioros del soporte de madera se producen, en alguna ocasión, por no haber utilizado una madera buena y bien seca. Las mejores son de roble, haya y nogal que son las más frecuentes en la pintura flamenca.

También una conservación climáticamente incorrecta con cambios bruscos de temperatura, la carencia o excesiva humedad, así como los ataques de parásitos, o las intervenciones desafortunadas como engatillados severos que no dejan moverse a la madera, son los causantes de muchas pérdidas irreparables a lo largo de la historia.

Imágenes:

CIRCULO DE WILLEM CLAESZ HEDA
Titulo: “Bodegón con roemmer y torzo de carne”
Técnica: Óleo sobre tabla
Medidas: 51,0 x 85,0 cm.
Precio Salida: 5.000,00 Euros
Sala Ansorena
Obra que prodría atribuirse al más importante discípulo y posiblemente hijo de Willem Claesz, Gerrit, que presenta su particular tonalidad plateada resaltada por colores castaños, con acentuación de forma vertical (roemmer que marca el centro de la composición) y la escruulosa factura de las texturas de los diferentes objetos. El limón a medio pelar el mango del cuchillo acentuan la profundidad así como la jarra de peltre tumbada, recursos que se repiten en la obra de Heda.

Salomon Van Ruysdael
Titulo: “Vista de ciudad con rio”
Técnica: Óleo sobre tabla
Medidas: 68,0 x 102,0 cm.
Precio Salida: 130.000,00 Euros
Sala Ansorena
Salomon Van Ruysdael es inconfundible entre los pintores holandeses, sus paisajes ribereños como el presente fueron su tema favorito. Variaba el esquema de composición o lo invertía. Una parte de agua, horizonte bajo, vegetación granjas, iglesias y almacenes en las riberas. Un cielo amable y bien trabajado en el que se recortan delicadas siluetas de barcas de remo, de vela y ferries que animan el río con sus delicados reflejos. La gama cromática también es muy característica, luz suave de verano no muy fuerte. Su buena técnica ha posibilitado que la mayoría de sus obras se conserven en excelente estado. Los colores dominantes son verdes, azules castaños , grises y amarillos marfil. El gris plateado y el agua unifican los tonos. Los elementos de tierra, aire y agua se fusionan de forma imperceptible. La pincelada es fluida y precisa. Ruysdael da un tono poético a la interpretación de la naturaleza y en este caso a la representación de una ciudad costera con numerosos edificios y una animada actividad fluvial. Firmado sobre la barca que figura en la parte inferior derecha. Procedencia: Christie, Mason & Woods, lote 41 26 de julio de 1968 -Colección Lady Vyvyan Se adjunta copia del catalogo de 1968

TENIERS II El JOVEN, DAVID
Titulo: “Paisaje con pescadores”
Técnica: Oleo sobre lienzo
Medidas: 75,0 x 122,0 cm.
Precio Salida: 90.000,00 Euros
Sala Ansorena
En 1632 ingresa en la Gilda de su ciudad natal. Hacia 1651 es Conservador de la coleccion del Archiduque Leopoldo Guillermo y don Juan Jose de Austria. Muy estimado en Europa llegó a conseguir usar escudo de armas. Cultivó la pintura de género,paisajes, retratos y gabinetes de pinturas. La calidad de su color y factura es admirable y su técnica no ha sido igualada por ninguno de sus imitadores. En esta obra de amplia panorámica, muy luminista y delicados tonos, sigue una composición muy frecuente en su pintura, variando el tema costumbrista, en este caso un grupo de pescadores. En la izquierda casas rústicas,en el centro figuras y fondo de paisaje y arquitecturas realzando rincones pintorescos de la campiña flamenca. Fdo en la parte inferior central, en una roca,con anagrama DT, f,

CÍRCULO DE JAN BOTH ( Escuela holandesa ff siglo XVII)
Título: PAISAJE CON PERSONAJES
Técnica: Oleo sobre tabla
Medidas: 42 x 59 cm
Precio:2.800 €
Sala Retiro Subasta Extraordinaria Diciembre 2009

BOSSCHAERT,JEAN BAPTISTE
Titulo: “Jarrón de flores”Bosschaert
Técnica: Oleo sobre lienzo
Medidas: 76,0 x 56,0 cm.
Precio Salida: 10.000,00 Euros
Sala Ansorena
Pintor de naturalezas muertas, flores y frutas. En esta composición clásica del decorativismo barroco, el pintor dispone un conjunto armónico de flores, de estudiadas formas y colores. Se presentan en jarrón de metal con gallones muy característico en estas pinturas, que descansa en perfil en ménsula. Las flores se disponen en grupos, algunas caídas sobre la mesa, símbolo de la caducidad de la belleza, y sobre ellas revolotean mariposas de vivos colores. Destaca la interpretación de las calidades materiales, en una técnica minuciosa como corresponde a un maestro flamenco.

CÍRCULO DE CLARA PEETERS
Título: BODEGON CON LIMON Y OSTRAS
Técnica: óleo sobre tabla
Medidas: 32 x 42 cm
Precio: 6.000 €
Sala Retiro Subasta Extraordinaria Diciembre 2009

DAVID TENIERS EL JOVEN Y CORNELIS SAFTLEVEN
Titulo: “Interior de granero con ovejas ”
Técnica: Óleo sobre lienzo
Medidas: 44,0 x 68,0 cm.
Precio Salida: 24.000,00 Euros
Sala Ansorena
Esta pintura se puede comparar con un “Interior de establo con ovejas” original de David Teniers el Joven, que se encuentra en el “Art Museum Nizhniy Novgorod, Rusia, según el archivo R.K.D. La Haya. Firmado D.T. en la tapa del barril que se encuentra a la derecha

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  

Un comentario a “Pintura Flamenca y Holandesa”

  1. gusgalpa dice:

    Exelente articulo: manifiesta en forma clara y sencilla lo primordial en el analisis de las obras de la epoca aportando datos de interes para quien desea catalogar. gracias por el aporte

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad