Compartir

¿Era Picasso un dictador?

Andrés Merino

En el ecuador de su vida Picasso se puso a escribir. 1935. Una mala época, con problemas afectivos –se había separado de su primera mujer, Olga- y dudas sobre su futuro creativo. Durante dos años se dedicó con intensidad a la poesía. Dejó escritos más de trescientos poemas. Y, por cierto, tres obras de teatro. De hecho, que sepamos, siguió escribiendo durante casi cinco lustros. En español y en francés, los idiomas de sus dos patrias humanas e intelectuales.

Pablo Picasso no consintió en someterse a reglas sintácticas. La lectura de su obra puede ser todo menos superficial. Porque escribió como pintó, evitando deliberadamente que nadie pudiese opinar de un solo vistazo al contemplar –o leer- sus creaciones. Que haya pocos estudios de su obra escrita no evita el debate. ¿Era Picasso un dictador estético? Es lo que a literatura se refiere… quizá si. Quizá no. El malagueño exige un formidable esfuerzo de concentración. Desafiantes renuncias a conjunciones e interjecciones exigen el arduo trabajo de la lectura más pausada. Impone una poesía de ordeno y mando. Una poesía difícil.

Es indudable que su camino escrito fue en gran parte paralelo al de su arte. Iba experimentando. Si en sus lienzos lo hacía con materiales y formas, sobre el papel las palabras articulaban un universo expresivo y estético también único. Un universo donde también cabía la precipitación. No revisaba sus textos. ¿Para qué? Había expresado sus sentimientos y bastaba. Somos sus lectores los que debemos someternos a unas normas desconocidas. O más bien anti-normas. Un desafío constante a lo ordenado. Sólo un genio como el autor de Las señoritas de Avignon puede permitirse no puntuar. Abusar del léxico y componer una desconcertante poesía en prosa sin ocasión para la respiración, sin tregua, desbordada y precipitadamente.

En su excelente prefacio al poemario, Androula Michaël propone que Picasso se entrega a un proceso de experimentación, del que puede ser buena prueba su afición a los juegos del palabras, a los senderos que se bifurcan o a la acumulación. No es peyorativo, este libro inquietante es una muestra clara de que el pintor y poeta decidió someter al mundo a sus reglas estéticas. O precisamente a la ausencia de ellas. Leer esta poesía en prosa es arrancar a jirones la métrica tradicional. Es descender, es renunciar a comprender. Puede argüirse que se escribió como un sublime experimento de virtuosismo escrito. Pero también como una quiebra deliberada del más exiguo esquema clásico de composición… Picasso vuelve a sorprendernos. La edición de sus poemas le confirma como fuente inagotable de debate. También literario.

“Poemas en prosa”

Pablo Picasso

Barcelona, Plataforma Editorial, 176 pág.

ISBN: 978-84-96981-28-7

1 COMENTARIO

  1. Picasso “genio”!. Desconocemos muchos la obra poética de Pablo Picasso, pero después de leer el
    análisis que Andrés Merino hace sobre una obra literaria “anarquica” (?), miscelánea y casi deformada
    como sus cuadros, pero llena de colorido y expresividad, no cabe duda que leeremos, estudiaremos y
    disfrutaremos con con los POEMAS EN PROSA de Pablo Picasso.
    Saludos. Gonzalo Cuesta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.