publicidad

Entrevista con Ana Larrañaga, directora de Almoneda 08

23 marzo, 2008 | Por | Categoría: Actualidad, ALMONEDA, Entrevistas, Ferias, IFEMA | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

“Estamos expectantes ante la situación económica pero confiamos en que la Feria sea un éxito”


Un escaparate con miles de objetos artísticos donde se encuentran las últimas tendencias en decoración a unos precios sin competencia. En su decimoctava edición ALMONEDA se ha ganado el reconocimiento de los anticuarios y el respeto como Feria solvente y eficaz. En este certamen se han incorporado anticuarios extranjeros, un nuevo paso para la internacionalización de la Feria.

María Jesús Burgueño

-¿Qué pretende ser Almoneda?
R- En Almoneda 2008 pretendemos lo mismo que pretendíamos en la primera edición, y ya vamos por la decimoctava Feria, potenciar el mundo del coleccionismo y las antigüedades. Almoneda nació con el objetivo de cubrir un hueco en el mercado; en estos años que han pasado ha habido cambios pero hemos continuado en esa misma línea. La idea es cubrir un espacio que en España, especialmente en Madrid, no teníamos, por lo que Almoneda dio respuesta a un colectivo de almonedistas y anticuarios que trabajan en las antigüedades más recientes. Las compras en Almoneda muchas veces son el primer acceso al coleccionismo. De ahí su nombre: Almoneda: “Feria de Antigüedades, Galerías de Arte y Coleccionismo”.

-¿Qué es lo que podemos encontrar en esta Feria?
R- Las piezas que se dan cita en Almoneda tienen una antigüedad de al menos 50 años. Son piezas para muchos muy familiares, este factor tiene una carga sentimental y de proximidad que favorece el acercamiento a estos objetos.

-¿Es el lugar para iniciarse en el coleccionismo?

R- El acceso al mundo fascinante del coleccionismo tiene en ocasiones muchas dificultades, quizá, porque en algunos sectores cuesta más entrar, no sé si por desconocimiento, o por otras razones, el caso es que estamos seguros de que Almoneda puede favorecer el inicio en el coleccionismo de las artes decorativas. Aquí se encuentran las piezas más actuales, más frescas, más recientes y no por eso se dejan de considerarse antigüedades y además tienen un valor decorativo y muy flexible.

[La Feria de Antigüedades, Galerías de Arte y Coleccionismo, reune la mayor y más completa oferta de objetos con historia y un mínimo de 50 años de antigüedad, durante la celebración de su décimoctava edición, del 29 de marzo al 6 de abril, en Feria de Madrid.]



Ana Larrañaga invita a visitar Almoneda y para facilitar el acceso a todos los públicos la Feria abrirá gratis todo el día 1 de abril

-¿Qué representación española e internacional encontramos en Almoneda 2008?
R- En esta edición se reúnen 210 galeristas y anticuarios. Esta es una cifra muy representativa de la oferta de las almonedas españolas, también este año contamos con presencia internacional. Participan galerías alemanas, portuguesas, francesas, italianas…, que representan en torno al 5 por ciento del total. No es una representación muy alta ya que nosotros todavía trabajamos en el ámbito nacional, pero estamos abiertos a estas nuevas incorporaciones. Aunque por el momento estamos muy limitados incluso por el propio espacio.

-¿Madrid es un buen centro para las antigüedades?
R- Cada día se compran más antigüedades en Madrid. Por otra parte también se conoce más fuera de nuestras fronteras. Nuestra situación económica es más favorable para este tipo de comercio que la que pueden tener ellos, con esto no quiero decir que en España no se comience a sentir algunas dificultades a la hora de comprar y vender. Pero lo que sí quiero señalar es que Almoneda sigue siendo una Feria eficaz para los intereses comerciales de los expositores.


-¿La actual crisis económica se reflejará en los resultados de la Feria?
R- Hay una coyuntura económica internacional, europea y nacional que afecta muy directamente a los bienes de consumo y a otros sectores. Nosotros estamos expectantes. ¿En qué se va a traducir? Pues de momento contamos con una participación muy destacada, un poco menor que la del año pasado, pero superior a 2006. Yo creo que hay que esperar, no me atrevo a dar ningún pronóstico.
Las variables que se aplican en este sector son muy diversas, poco mesurables y menos predecibles. Yo creo que hay mucha expectación. La verdad es que es una Feria que siempre ha respondido, ha dado muy buenos resultados para la mayoría de los participantes, si no fuera así no tendría esta pervivencia en el tiempo y no contaría con esta participación.

-¿Cuál es el secreto de la buena respuesta comercial de Almoneda?
R- Bueno, es IFEMA y es ALMONEDA. La capacidad de convocatoria de IFEMA y en particular de Almoneda es muy alta, donde se dan cita más de 35.000 personas. La variedad de la oferta es muy atractiva tanto en mercancía como en precios. Y por otra parte cada día crece más el interés por el coleccionismo, cada vez hay más personas interesadas en adquirir piezas curiosas que les resultan de interés y aquí encuentran respuesta. La suma de todo lo citado hace que la feria sea comercialmente buena, sin grandes alharacas, en momentos que son difíciles para todos, la Feria continúa respondiendo a los intereses mayoritarios de los expositores y así confío que ocurra en esta edición.

-¿Qué volumen de negocio se gestiona en la Feria?
R- La verdad es que no lo sabemos, es muy difícil conocer estos datos, no nos facilitan esta información los participantes. Por lo tanto es un dato no disponible, no porque no queramos saberlo, no porque no lo preguntemos, es simplemente porque no nos lo proporcionan. Lo que sí que tenemos es el desglose de piezas vendidas, por objetos de decoración, muebles, textiles, etc. Pero la diversidad de precios en una misma familia de objetos nos hace a su vez difícil conocer el valor de cada una de las piezas, por lo que podemos tener una estimación no real, por eso preferimos no dar el dato. Nos gustaría poder ofrecer estas cifras pero no podemos. Hemos tratado este punto con los propios miembros del Comité, con los expositores. Hemos hecho este ejercicio de estimación de negocio y las disparidades son enormes y los resultados muy poco fiables, es decir hay un margen de error muy alto y eso nos ha impedido hacer una estimación de lo que puede representar en volumen económico, por ejemplo de las 13.900 piezas que se vendieron en el año 2007.

-¿Cuáles son las tendencias decorativas?
R- Los objetos de los años 50, 60 y 70 son los que en los últimos años hasta hoy está teniendo una presencia importante. Todo el Pop Art tiene muy buena aceptación. Lo que pudimos comprobar ya el año pasado es el interés por el diseño industrial y los muebles realizados en zinc, como son las mesas o las sillas que todos hemos conocido en los bares y cafeterías de hierro, mesas de jardinería… Mobiliario de oficina, armarios tipo archivadores que se utilizaban en las oficinas, sobre todo los armarios de persiana, esos armarios que se utilizaban en las fábricas para archivar sus documentos. Estos muebles son las últimas tendencias en antigüedades. Muebles que se han rescatado gracias a la demanda y se les está dando una utilidad nueva.

-¿Las piezas de los años 20 y 30, especialmente las de Art Déco, continúan siendo un atractivo en la Feria?
R- La Feria siempre ha contado con estos años, se puede decir que forma parte de ella. Todas las piezas de la Feria tienen que tener un mínimo de 50 años de antigüedad como criterio de partida. Lo que se salta este mandatorio son los objetos de los años 50, 60 y 70, estamos hablando en algunos casos de 30, 40 años. Por lo tanto el Nouveau, y el Dèco, más este último ya tiene una fuerte presencia en la Feria, existe mucha oferta. Pero lo que hoy en día se demanda es el mueble industrial, sobre todo archivadores y los muebles de jardín de hierro.
No sabría decir de dónde parte esta demanda, cual es la matriz, se me ocurre que algunos decoradores han mostrado estos nuevos elementos y la respuesta ha sido buena. Normalmente quién rescata todos estas piezas son los propios anticuarios, posiblemente el decorador lo haya visto en la casa de algún anticuario. Los anticuarios hacen realmente una labor de recuperación de esos elementos de piezas de mobiliario que la gente los retira porque ya no lo usa. Estos objetos pueden salir de una casa, un hotel o una fábrica, ellos al ver las piezas ven una segunda utilidad, una reutilización de las mismas.

-¿El comprador puede estar seguro de la autenticidad de las piezas?
R- La Feria realiza justo un día antes de la apertura al público una revisión de todas las piezas expuestas. Los expertos del Comité de Almoneda revisan todos los stands para validar los objetos que se exponen y comprobar que todos cumplen con el principal requisito de que tengan al menos 50 años de antigüedad, a excepción de algunas piezas de interés justificado de los años 60 y 70, de pintura y escultura.
El comprador puede estar seguro, debe de confiar en el vendedor que es el profesional y solicitar un certificado. De hecho nosotros siempre publicitamos en la entrada unos carteles donde se invita al comprador a que solicite al vendedor un certificado de autenticidad. Entiendo que cuando uno compra una cosa que tiene un monto o una importancia relativa, pues igual no necesita o no quiere requerir este certificado, pero en piezas de cierta envergadura, rareza o por el precio, entonces sí que es conveniente pedir un certificado. Con esto no quiero decir que sea por desconfianza hacia el expositor, no ni mucho menos, es porque en el día de mañana si quiere vender la pieza, regalarla…, ese certificado actúa como garantía y además especifica las características. Estos certificados se tienen que solicitar en el momento de la compra al vendedor en el mismo stand.

-¿Quiénes son los expertos del Comité?
R- Son una docena de personas de la Organización de Almoneda. Son expertos no expositores y expositores, que forman y son miembros del Comité Organizador. Cuando se proyecta la Feria es cuando el propio Comité propone personas que puedan sumarse al mismo. Deben de ser personas cualificadas y que actúen con la mayor objetividad y pulcritud en la tarea de expertización y revisión de las normas de participación en la Feria.

-¿Es frecuente la retirada de pieza?
R- Sí, se retiran bastantes piezas porque según el criterio del Comité no cumplen las normas de autenticidad y antigüedad que se exigen.

-¿Siempre son los mismos participantes y cómo se pueden incorporar nuevos anticuarios?
R- Generalmente se invitan a los participantes en anteriores ediciones; en esta ocasión hay nuevas incorporaciones que se han sumado a esta edición. El no cumplimiento de las normas establecidas para los expositores es motivo de no invitación en futuras ediciones. Pero excepción hecha de éstos, a los participantes en anteriores Ferias no se les pide nada, ya que su mejor presentación ha sido la participación en anteriores ediciones. A los nuevos expositores sí que se les pide un pequeño dosier con el tipo de mercancía y definición de los objetos que van a traer a la Feria y el Comité Organizador evalúa sí están dentro de las normas de participación, este es el primer filtro. Superado éste la siguiente revisión ya se realiza en la feria. No siempre las piezas que aparecen en el dosier son las que traen ya que en el transcurso de ese tiempo han podido vender o adquirir otros objetos que son los que participarán en Almoneda. De ahí que es muy importante la revisión que se realiza el día antes de la apertura de la Feria.

Ver más sobre Almoneda 2008…

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad