publicidad

"Jaume Sabartés como un fauno tocando el aulos" de Picasso para el Museo Picasso de Barcelona

10 marzo, 2008 | Por | Categoría: Mercado del Arte | Imprime esta noticia Imprime esta noticia
Adquirido en febrero de 2008, en subasta pública en Christie’s Londres, por 280.000 libras esterlinas

Pintura: Jaume Sabartés como un fauno tocando el aulos
Artista: Pablo Picasso (firmado
Picasso arriba, a la izquierda)
Título:Jaume Sabartés como un fauno tocando el aulos
Técnica: Óleo y guache sobre papel
Medidas: 65.4×50.9cm
Fechado e inscrito en el reverso:
“Antibes 14 octubre 1946 II”
Procedencia:
Galerie Louise Leiris, París
Colección particular (França)
Precio: Adquirido el febrero de 2008, en subasta pública en Christie’s Londres, por 280.000 libras esterlinas

La importancia de esta adquisición para el Museo

Se trata de una obra realizada el año 1946 en Antibes durante los aproximadamente seis meses que el artista pasó allí con Françoise Gilot. El interés principal por parte del Museo se basa en que la pieza es un retrato de Jaume Sabartés, amigo y secretario personal del artista y fundador del Museo Picasso de Barcelona.

El Museo dispone de una pieza, también retrato de Sabartés en fauno que se complementa a la perfección con esta (MPB 70 239, carboncillo sobre papel) al margen de otras muchas obras que hacen referencia a este personaje del cual el Museo prevé tener un espacio dedicado a él en la futura presentación de la colección.

Comparativo con otras obras del Museo

Picasso retrató a su amigo y secretario en diversas ocasiones. Todos estos retratos, exceptuando Le Bock pintado en París en 1901 y el Retrato de Sabartés de 1904, que se conservan en los museos Pushkin de Moscú y Kunstenes de Oslo respectivamente, forman parte de la colección del Museo Picasso. Entre estos retratos cabe destacar: el Retrato de Jaume Sabartés sentado y “Poeta decadente”, pintados en Barcelona en 1900, el Retrato de Jaume Sabartés vestido de monje, el Retrato de Jaume Sabartés con gorguera, Sabartés, como gentilhombre de la época de Felipe II, pintados los tres en 1938, el Retrato de Jaume Sabartés con gorguera y sombrero de 1939, Jaume Sabartés como fauno, dibujado el mismo día que la nueva adquisición y 10 composiciones humorísticas, dibujos y collages realizados por Picasso en 1957, donde lo retrata al lado de pin-ups de la época.

Momento histórico: Picasso y Antibes

El verano de 1946, Picasso se instala en el Midi francés. En agosto de ese año, Romuald Dor de la Souchère, conservador en ese momento del Musée Grimaldi, en un encuentro en la playa organizado por el fotógrafo Michel Sima, ofreció a Picasso –que entonces vivía con su joven compañera Françoise Gilot, en una casa del impresor Louis Fort que daba al puerto de Golfe de Juan-, poder disponer de una de las salas del castillo como taller, el artista, entusiasmado con la idea, parece ser que afirmo: “aquí no sólo pintaré para mí. Decoraré el museo”.
El contacto con el Mediterráneo afloró una nueva dimensión en la obra del artista. Personajes mitológicos y escenas paganas pasan a ser los auténticos protagonistas de sus telas. La obra central de este momento, La alegría de vivir, una pintura alegre y desinhibida, pone de manifiesto el talante renovado del artista y su apuesta por la vida. El espíritu pagano de este momento, herencia de La bacanal según Poussin, que realizó en 1944, aflora en una serie de pinturas en las cuales proliferan las escenas pastorales: los faunos, los centauros y las cabras toman el pulso de esta nueva y exuberante etapa de la vida y la obra del artista. Bajo mil grafías y técnicas diversas, pinturas dibujos, cerámicas y esculturas, el artista crea diferentes himnos a la vida.

Empieza así una nueva “etapa” en la trayectoria picassiana, en la cual el artista no sólo lleva a cabo pinturas y dibujos, muchos de ellos realizados sobre soportes poco habituales, como el contraplacado y el fibrocemento, y con técnicas de tipo industrial, como la pintura Ripolin, sino también esculturas y cerámicas, obras todas ellas con un denominador común: la atmósfera, el espíritu mediterráneo y la alegría de vivir, claro reflejo del ambiente que se respiraba cuando acabó la Segunda Guerra Mundial.

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad