publicidad

"Muerte política de Gallardón", tragedia de Shekaspeare, en Génova 13

16 enero, 2008 | Por | Categoría: Arte, Educación y Política, Madrid | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

No estaría de más que los tres protagonistas de esta noticia (Rajoy, Esperanza Aguirre y Ruiz-Gallardón) releyeran “Julio César”, de Shekaspeare, y que cada cual escoja su personaje.

La frase se le atribuye a Winston Churchil y hoy viene como anillo al dedo. Le decía el viejo político a su interlocutor advenedizo en la lid política que él distinguía a las personas en amigos, enemigos y compañeros de partido -y añadía con aguda ironía- y estos últimos son los peores. Pues ahí está la noticia de la defenestración de Alberto Ruiz-Gallardón para confirmar este aforismo. Desde luego nada podía ser peor para el partido de Rajoy que la decisión de cortar las alas al alcalde de Madrid, y no por la decisión, que cada cual es muy suyo para mandar en su casa, sino por el “tempo político” en el que se produce a, dos días de hacerse públicas las listas. Flaco favor le han hecho Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón a su partido y a sus votantes -quizá no a sus militantes, un poco hartos de las salidas de pata de banco de Gallardón- porque el “enfant terrible” del PP sumaba y no restaba y, además, la noticia se produce en clave nacional y no sólo en el ámbito uniprovincial de Madrid como distrito electoral. Doctores tiene la Iglesia como para comentar el cisma que se avecina, pero le han servido en bandeja la cabeza del Bautista al líder del PSOE. El Gobierno de Zapatero se frota las manos y no es para menos ante el caos que la decisión del gran jefe del centro derecha ha causado entre la gente corriente que aspiraba a votar al PP el próximo 9 de marzo. Los comentarios más comunes a lo largo del día de hoy son los de ¿dónde está el espíritu de servicio público? Y en esta ocasión dirigidos a Esperanza Aguirre que había llevado hasta ahora un mandato modélico. Aquí nadie habla de ir o no en la lista del Congreso en representación de los ciudadanos, aquí se está debatiendo quien es el heredero de los despojos de Rajoy cuando pierda las elecciones. “Manda huevos”, como diría Trillo, porque si Rajoy gana hay presidente para ocho años con Pizarro de número dos. Pero si pierde se arma Troya.

La hoy pluriempleada Carmen Iglesias llevaba a sus clases de Historia de las Ideas (CC. Políticas) este texto de Shekaspeare para espabilar a sus alumnos -la clase era a las cuatro de la tarde-. No estaría de más que los tres protagonistas de esta noticia (Rajoy, Esperanza Aguirre y Ruiz-Gallardón) releyeran a Shekaspeare y que cada cual escoja su personaje. En el funeral de Julio Cesar, Marco Antonio, mientras habla, es abucheado por la multitud, que aclama a sus asesinos (acto 3, escena 2). Poco después y gracias a la demagogia de Marco Antonio, la multitud ensalza a César y quiere linchar a Bruto.

Bruto y Marco Antonio se dirigen al pueblo, inmediatamente después del magnicidio. (Entran Bruto y Casio y una turba de ciudadanos).

Antonio: ¡Amigos, romanos, compatriotas, pres­tadme atención!
¡Vengo a inhumar a César, no a en­salzarle!
¡El mal que hacen los hombres les sobrevi­ve!
¡El bien queda frecuentemente sepultado con sus huesos!
¡Sea así con César!
El noble Bruto os ha dicho que César era ambicioso.
Si lo fue, era la suya una falta,
y gravemente lo ha pagado.
-Pues Bruto es un hombre hon­rado,
como son todos ellos, hombres todos honrados-
vengo a hablar en el funeral de César.
Era mi amigo, para mí leal y sincero,
pero Bruto dice que era ambicioso,
y Bruto es un hombre honrado.
Infinitos cautivos trajo a Roma,
cuyos rescates llenaron el tesoro público.
¿Parecía esto ambición en César?
Siempre que los pobres dejaran oír su voz lastimera,César lloraba.
¡La ambición debería ser de una sustancia más dura!
No obstante, Bruto dice que era ambicio­so,
y Bruto es un hombre honrado.
Todos visteis que en las Lupercales le presenté tres veces una corona real,
y la rechazó tres veces.
¿Era esto ambición?
No obstante, Bruto dice que era ambicioso,
y, ciertamen­te, es un hombre honrado.
¡No hablo para desaprobar lo que Bruto habló!
¡Pero estoy aquí para decir lo que sé!
Todos le amasteis alguna vez, y no sin causa.
¿Qué razón, entonces, os detiene ahora para no lle­varle luto?
¡Oh raciocinio! ¡Has ido a buscar asilo en los irracionales,
pues los hombres han perdido la ra­zón!
¡Toleradme! ¡Mí corazón está ahí, en ese féretro, con César,
y he de detenerme hasta que torne a mí…
Ciudadano primero: Pienso que tiene mucha razón en lo que dice.
Ciudadano segundo: Si lo consideras detenida­mente, se ha cometido con César una gran injusticia.
Ciudadano cuarto: ¿Habéis notado sus pala­bras? No quiso aceptar la corona. Luego es cierto que no era ambicioso.
Ciudadano primero: ¡Si resulta, les pesará a algunos!
Ciudadano segundo: ¡Pobre alma! ¡Tiene enro­jecidos los ojos por el fuego de las lágrimas!
Ciudadano tercero: ¡En Roma no existe un hombre más noble que Antonio!
Ciudadano cuarto: Observémosle ahora. Va a hablar de nuevo.
Antonio: ¡Ayer todavía, la palabra de César hu­biera podido hacer frente al Universo!
¡Ahora yace ahí, y nadie hay tan humilde que le reverencie!
¡Oh señores! Si estuviera dispuesto a excitar al motín y a la cólera a vuestras mentes y corazones,
sería injusto con Bruto y con Casio,
quienes, como todos sabéis, son hombres honrados.
¡No quiero ser injusto con ellos!
¡Prefiero serlo con el muerto, conmigo y con vosotros,
antes que con esos hombres tan honrados!
pero he aquí un pergamino con el sello de César.
¡Oiga el pue­blo su voluntad —aunque, con vuestro permiso,
y a empapar sus pañuelos en su sagrada , sangre! ¡Sí! ¡Reclamará un cabello suyo como reliquia, y al morir lo transmitirá por testamento como un rico legado a su posteridad!
Ciudadano cuarto: ¡Queremos conocer el tes­tamento! ¡Leedlo, Marco Antonio!
Todos: ¡El testamento! ¡El testamento! ¡Quere­mos oír el testamento de César!
Antonio: ¡Sed pacientes, amables amigos! ¡No debo leerlo! ¡No es conveniente que sepáis hasta qué extremo os amó César! Pues siendo hombres y no le­ños ni piedras, ¡sino hombres!, al oír el testamento de César os enfureceríais llenos de desesperación. Así, no es bueno haceros saber que os instituye sus here­deros, pues si lo supierais, ¡oh!, ¿qué no habría de acontecer? Ciudadano cuarto: ¡Leed el testamento, que­remos oírlo! ¡Es preciso que nos leáis el testamento! ¡El testamento!
Antonio: ¿Tendréis paciencia? ¿Permaneceréis un momento en calma? He ido demasiado lejos al deciros esto. Temo agraviar a los honrados hombres cuyos puñales traspasaron a César. ¡Lo temo!
Ciudadano cuarto: ¡Son unos traidores! ¡”Hom­bres honrados”!
Todos: ¡Su última voluntad! ¡El testamento!
Antonio: ¿Queréis obligarme entonces a leer el testamento? Pues bien: formad círculo en torno del cadáver de César y dejadme enseñaros al que hizo el testamento. ¿Descenderé? ¿Me dais vuestro permiso?
Todos: ¡Bajad!
Ciudadano segundo: ¡Descended!
(Antonio desciende de la tribuna.)
Ciudadano tercero: Estáis autorizado.
Ciudadano cuarto: Formad círculo. Colocaos alrededor.
Ciudadano primero: ¡Apartaos del féretro, apartaos del cadáver!
Ciudadano segundo: ¡Lugar para Antonio, para el muy noble Antonio!
Antonio: ¡No, no os agolpéis encima de mí! ¡Quedaos a distancia!
Varios ciudadanos: ¡Atrás! ¡Sitio! ¡Echaos atrás!
Antonio: ¡Si tenéis lágrimas, disponeos ahora a verterlas! ¡Todos conocéis este manto! Recuerdo cuando César lo estrenó. Era una tarde de estío, en su tienda, el día que venció a los de Nervi. ¡Mirad: por aquí penetró el puñal de Casio! ¡Ved qué brecha abrió el implacable Casca! ¡Por esta otra le hirió su muy amado Bruto! ¡Y al retirar su maldecido acero, obser­vad cómo la sangre de César parece haberse lanzado en pos de él, como para asegurarse de si era o no Bruto el que tan inhumanamente abría la puerta! ¡Porque Bruto, como sabéis, era el ángel de César! ¡Juzgad, oh dioses, con qué ternura le amaba César! ¡Ése fue el golpe más cruel de todos, pues cuando el noble César vio que él también le hería, la ingratitud, más potente que los brazos de los traidores, le anonadó completamente! ¡Entonces estalló su poderoso corazón, y, cubriéndose el rostro con el manto, el gran César cayó a los pies de la estatua de Pompeyo, que se inundó de sangre! ¡Oh, qué caída, compa­triotas! ¡En aquel momento, yo, y vosotros y todos; caímos, y la traición sangrienta triunfó sobre nos­otros! ¡Oh, ahora lloráis y percibo sentir en vosotros la impresión de la piedad! ¡Esas lágrimas son gene­rosas! ¡Almas compasivas! ¿Por qué lloráis, cuando aún no habéis visto más que la desgarrada vestidura de César? ¡Mirad aquí! ¡Aquí está él mismo, acribi­llado, como veis, por los traidores!
Ciudadano primero: ¡Oh lamentable espec­táculo!
Ciudadano segundo: ¡Oh noble César!
Ciudadano tercero: ¡Oh desgraciado día!
Ciudadano cuarto: ¡Oh traidores, villanos!
Ciudadano primero: ¡Oh cuadro sangriento!
Ciudadano segundo: ¡Seremos vengados!
Todos: ¡Venganza! ¡Pronto! ¡Buscad! ¡Que­mad! ¡Incendiad! ¡Matad! ¡Degollad! ¡Que no quede vivo un traidor!
Antonio: ¡Deteneos, compatriotas…!
Ciudadano primero: ¡Silencio! ¡Oíd al noble Antonio!
Ciudadano segundo: ¡Lo escucharemos! ¡Lo se­guiremos! ¡Moriremos con él.
Antonio: ¡Buenos amigos, apreciables amigos, no os excite yo con esa repentina explosión de tumul­to! Los que han consumado esta acción son hombres dignos. ¿Qué secretos agravios tenían para hacerlo? ¡Ay! Lo ignoro. Ellos son sensatos y honorables, y no dudo que os darán razones. ¡Yo no vengo, amigos, a concitar vuestras pasiones! Yo no soy orador como Bruto, sino, como todos sabéis, un hombre franco y sencillo, que amaba a su amigo, y esto lo saben bien los que públicamente me dieron licencia para hablar de él. ¡Porque no tengo ni talento, ni elocuencia, ni mérito, ni estilo, ni ademanes, ni el poder de la ora­toria, que enardece la sangre de los hombres! Hablo llanamente y no os digo sino lo que todos conocéis. ¡Os muestro las heridas del bondadoso César, pobres, pobres bocas mudas, y les pido que ellas hablen de mí! ¡Pues si yo fuera Bruto y Bruto fuera Antonio, ese Antonio exasperaría vuestras almas y pondría una lengua en cada herida de César, capaz de conmover y levantar en motín las piedras de Roma!
Todos: ¡Nos amotinaremos!
Ciudadano primero: ¡Prendamos fuego a la casa de Bruto!
Ciudadano tercero: ¡En marcha, pues! ¡Venid! ¡Busquemos a los conspiradores!
Antonio: ¡Oídme todavía, compatriotas! ¡Oídme todavía!
Todos: ¡Silencio, eh…! ¡Escuchad a Antonio…! ¡Muy noble Antonio!
Antonio: ¡Amigos, no sabéis lo que vais a hacer! ¿Qué ha hecho César para así merecer vuestros afec­tos? ¡Ay! ¡Aún lo ignoráis! ¡Debo, pues, decíroslo! ¡Habéis olvidado el testamento de que os hablé!
Todos: ¡Es verdad! ¡El testamento! ¡Quedémo­nos y oigamos el testamento!
Antonio: Aquí está, y con el sello de César. A cada ciudadano de Roma, a cada hombre, individualmente, lega 75 dracmas.
Ciudadano segundo: ¡Qué noble César! ¡Venga­remos su muerte!
Ciudadano tercero: ¡Oh regio César! Antonio: ¡Oídme con paciencia!
Todos: ¡Silencio, eh!
Antonio: Os lega además todos sus paseos, sus quintas particulares y sus jardines recién plantados a este lado del Tíber. Los deja a perpetuidad a vos­otros y a vuestros herederos como parques públicos para que os paseéis y recreéis. ¡Éste era un César! ¿Cuándo tendréis otro semejante? Ciudadano primero: ¡Nunca, nunca! ¡Venid! ¡Salgamos! ¡Salgamos! ¡Quememos su cuerpo en el sitio sagrado e incendiaremos con teas las casas de los traidores! ¡Recoged el cadáver!
Ciudadano segundo: ¡Id en busca de fuego!
Ciudadano tercero: ¡Destrozad los bancos!
Ciudadano cuarto: ¡Haced pedazos los asien­tos, las ventanas, todo!
(Salen los ciudadanos con el cuerpo.)

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.


publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad