publicidad

Entrevista con Rafael Spottorno, Director de Fundación Caja Madrid.

16 octubre, 2007 | Por | Categoría: Entrevistas, Madrid | Imprime esta noticia Imprime esta noticia
Es la entidad privada sin ánimo de lucro que más invierte en la conservación del Patrimonio Histórico español”.

“La Fundación ha elegido que sus señas de identidad giren en torno a unos programas que abordan el pasado, el presente y el futuro. Un trabajo centrado en el Patrimonio Histórico Español, cuyos objetivos principales son los de preservarlo, conservarlo, restaurarlo, ponerlo en valor y darlo a conocer”.


“Las exposiciones anteriores a 2003 recibían entre 10.000 y 20.000 visitantes. Ahora nunca bajan de 100.000 visitantes”.


María Jesús Burgueño

-¿Cuáles son las áreas básicas de trabajo en las que se centra la Fundación Caja Madrid?

R Nosotros sólo hacemos actividades culturales. Con el tiempo se ha ido decantando, mejorando y reduciendo el espectro de programas que giran ahora en torno a cuatro grandes sectores de la actividad cultural. Nuestro trabajo se centra en la conservación del Patrimonio Histórico Español; la promoción y la difusión de la música en España; el patrocinio y difusión de las artes, organización de exposiciones, etc.; la ayuda a la formación de Postgrado por medio de becas, apoyo a la investigación y a las universidades.

El primer área de trabajo de la Fundación es la conservación del Patrimonio. Desde su creación en 1991 se han invertido cerca de 133 millones de euros. Es la entidad privada sin ánimo de lucro que más invierte en la conservación del patrimonio histórico español. En ésta misma línea se basa también el trabajo en el campo de la música. Nos hemos especializado en la investigación y difusión de música española de todos los tiempos, desde el renacimiento hasta ahora. Tenemos unos programas de grabación de discos cuyo objetivo es el de potenciar la música de creación española, desde la música de la época de los Reyes Católicos, música de la Corte del siglo XVII y XVIII…, hasta la música contemporánea.

El tercer sector es el de las Artes Plásticas. Es un programa de patrocinio, promoción cultural y exposiciones que permite trabajar a la Fundación por sí misma o en colaboración con otras entidades. Y un cuarto programa relacionado con el apoyo a la educación, la enseñanza e investigación. En nuestra apuesta por el futuro tenemos la política de becas y colaboración con las Universidades, fundamentalmente con las Universidades públicas de la Comunidad de Madrid. Este apartado se ha convertido en el segundo programa de inversión detrás del de Conservación del Patrimonio Artístico.

Podríamos hacer otras cosas pero esta Fundación ha elegido que sus señas de identidad giren en torno a estos programas. Creemos que son unos sectores muy importantes que abordan el pasado, el presente y el futuro. Trabajar en nuestro Patrimonio Histórico Español, preservarlo, conservarlo, restaurarlo, ponerlo en valor y darlo a conocer. En definitiva es un trabajo de recuperación de nuestra historia.

-¿Qué presupuesto tiene Fundación Caja Madrid para su gestión?

R Nuestro presupuesto está en torno a los 58 millones de euros; de éstos algo más de 17 millones se invierten en Patrimonio, lo que supone un 31,3% del total del presupuesto de la Fundación; Unos 16 millones de euros en becas y colaboración con las Universidades y programas de investigación; Para exposiciones y patrocinio hay un presupuesto de entre 12 y 13 millones de euros; En cuanto a música estamos ya en los 8 millones de euros que es una cantidad importante para una Institución privada. Esto nos permite hacer muchas cosas tanto de investigación, como de difusión y edición de partituras desconocidas que recuperamos de archivos. Todo el conjunto de actividades sirve al objetivo de la Fundación que fue creada para servir a la cultura, a la historia de España y a cubrir las necesidades culturales de los españoles.

-Muchas veces vemos exposiciones de Obra Social Caja Madrid y Fundación Caja Madrid creyendo que son la misma cosa.

RSí, es cierto que puede crear una cierta confusión. Yo creo que la forma más sencilla de distinguirlas es porque nosotros prácticamente nunca hacemos una exposición de pintores vivos. Y Obra Social casi siempre hace exposiciones de pintores vivos; no siempre, por ejemplo ahí está la exposición que va a inaugurar sobre Warhol, pero generalmente Obra Social está más en el estímulo de la creación plástica contemporánea y nosotros estamos más en el Patrimonio Artístico Pictórico Universal.

Fundación Caja Madrid entra en el circuito museológico mundial.

-¿Cómo ha ido cambiando el programa de exposiciones?

RDesde hace cuatro años, este es el quinto, firmamos un acuerdo con la Fundación Thyssen de políticas de exposiciones. Esto ha hecho que tengamos un programa muy ordenado, anteriormente era algo más disperso. Se hacían exposiciones, muchas de ellas concentradas en el arte del siglo XX español, eran menores y en menor cantidad, no teníamos espacio, porque era anterior a la remodelación y estructuración que se hizo de la sala de exposiciones de esta sede. A partir de 2003 comenzamos una etapa completamente diferente en la que presentamos dos grandes exposiciones anuales con el Thyssen propiciadas por el acuerdo firmado. Gracias a esta asociación Thyssen pueda llevar a cabo exposiciones de una gran magnitud y nosotros podemos tener ese tipo de exposiciones en una institución como Caja Madrid y en una sala de exposiciones que no estaba en el circuito museológico mundial.

-¿Cuál es la clave del éxito de las exposiciones?

RNosotros no tenemos una colección de pintura para que podamos hacer un intercambio con las grandes colecciones y museos del mundo. Si nosotros le pedimos un cuadro a la National Gallery de Londres o al MOMA puede que nos lo presten pero normalmente son intercambios, nosotros no tenemos esa capacidad de negociación y eso nos coartaría la posibilidad de hacer exposiciones como éstas que son científicamente muy elaboradas y trabajadas. No corresponden a lo que vulgarmente se conoce como exposiciones enlatadas donde alguien ha reunido un grupo de obras y las exhibe en seis sedes distintas, es decir, uno “las pilla”, las alquila y nos las ponen, bueno eso es muy respetable, está muy bien, pero la labor de la Fundación tiene una orientación diferente.

Nosotros no podríamos hacer las exposiciones que realizamos sin el apoyo del Thyssen y el Museo no las podría hacer sin el apoyo de Fundación Caja Madrid. Ésta es la historia del éxito de los cinco años. Este acuerdo lo hemos prolongado hasta el 2011.

-El público reafirma con su presencia el éxito de las exposiciones ¿Cuál ha sido la muestra más visitada?

RLas exposiciones anteriores a 2003 recibían entre 10.000 y 20.000 visitantes. Ahora nunca bajan de 100.000 visitantes. Entre las exposiciones más visitadas hay que destacar la exposición “Gauguin y los orígenes del simbolismo” que sobrepasó los 400.000 visitantes, de los cuales unos 180.000 pasaron por la Fundación. A esta exposición le sigue en cuanto a número de visitantes “Sargent, Sorolla” por la que pasaron 313.000 visitantes, de los que 150.000lo hicieron por nuestra sede.

[En la actualidad se puede ver la exposición “Durero y Cranach. Arte y Humanismo en la Alemania del Renacimiento”, una ambiciosa exposición que muestra la riqueza y variedad del arte del Renacimiento alemán. La exposición se enmarca dentro del acuerdo de colaboración a largo plazo entre el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid. Este acuerdo, que abarca actividades expositivas, educativas y de difusión, tiene su principal reflejo en la organización de exposiciones que se distribuyen en las dos sedes, lo que posibilita la realización de muestras de gran formato como la que tienen prevista para el próximo año “Modigliani y su tiempo” que volverá a llenar las salas de Fundación Caja Madrid y del museo desde febrero a mayo de 2008. Unos meses después otra nueva exposición titulada “1914. La Vanguardia y la Guerra” cerrará el calendario expositivo de 2008 de estos dos centros artísticos.]

Los españoles llenan las salas de exposiciones, los conciertos…

-¿Quién elige el tipo de obra o exposición que se va a mostrar?

RSe realizan siguiendo un programa ordenado de común acuerdo y que obedece a criterios artísticos y estéticos fijados por Thyssen. A partir de ahí establecemos un diálogo con ellos para la programación de las exposiciones que se traduce luego en un programa a varios años. Por otra parte nosotros hacemos unas encuestas a las personas que vienen a ver la exposición de donde vamos deduciendo qué es lo que le gusta al público que visita nuestra exposición. Entre las preguntas les formulamos si les gusta lo que han visto o les gusta otro tipo de arte más antiguo, más moderno. También si son personas que visitan otros museos… con estos datos se va sacando un perfil, año tras año, de qué piensan los españoles del arte, de lo que se les ofrece y también qué piensan también de lo que se les ofrece en Madrid.

En este momento Madrid tiene una oferta cultural enorme. Lo que sí se descubre con estas encuestas es que hay muchísima más gente de la que se piensa a quien le gusta visitar exposiciones. Tenemos un extraño complejo de que España es un país de incultos, pues para nada lo es. Nosotros llenamos los conciertos y hacemos música clásica y nuestras exposiciones las visitan cientos de miles de personas.

– ¿Quién se encarga de las adquisiciones?

REs Caja Madrid, es ella la que adquiere todo. Todos los años se compra un número de obras de pintores españoles contemporáneos, concretamente de la segunda mitad del siglo XX hasta hoy.

-¿Dónde se encuentran las obras?

REsta colección está por supuesto inventariada, perfectamente catalogada, no está guardada en ningún museo, está colgada en las paredes de la sede central de Caja Madrid, aquí en la Fundación también hay alguna y otras en la sede de Obra Social. En el 2005 se mostró parte de esa colección en una exposición que se realizó en esta Fundación. Posiblemente volveremos a hacer otra seleccionando otro grupo de obras.

Madrid una ciudad mimada por la Caja.

-¿Cuál es el presupuesto que dedica Fundación Caja Madrid a Madrid?

RDedicamos más del 70 por ciento del presupuesto total, que en este año es de 58´6 millones de euros. Desde la creación de la Fundación en 1991, se han invertido cerca de 133 millones de euros, acometiendo más de 200 restauraciones en toda España, de las que casi todas se han centrado en Madrid. Se nota poco porque no siempre recibimos el trato que esperamos de la Comunidad y del Ayuntamiento, pero nosotros tenemos unos convenios con ellos por los cuales les aportamos unas cantidades muy importantes de dinero para que hagan actividades de ámbito cultural y fundamentalmente de conservación del Patrimonio Histórico. Sobre todo es en la Comunidad de Madrid donde se destina una cantidad muy importante para conservar el Patrimonio. Muchas de las obras, mejor dicho casi todas las obras que se hacen en Madrid Comunidad para la conservación de Patrimonio están hechas con dinero de la Fundación. Y nuestro programa de música, también se desarrolla en Madrid, ciclos de música clásica…

Un regalo para Madrid.

-Madrid tendrá una obra singular de Santiago Calatrava … ¿Por qué se ha retrasado el proyecto una vez aprobado en 2002?

RSe trata de un regalo que Caja Madrid decidió hacer a Madrid con motivo del tercer centenario de su nacimiento (Monte de Piedad, 1702Caja Madrid, 2002). El proyecto se aprobó en el año 2002, estamos en el 2007… El Patronato aprobó la idea de que se hiciera un regalo a la ciudad de Madrid por parte de la Caja, pero no llegó a concretarse y pasó el tiempo.

Se dijo en principio que sería una obra de ornato para la ciudad de Madrid, no se trataba de construir una escuela, ni un hospital, ni nada por el estilo. Tenía que ser una obra de ornato para embellecer la ciudad de Madrid. Se pensó en comprar esculturas, se habló de cuatro o cinco ubicaciones posibles. Nunca cuajó aquello, no sé por qué, el caso es que no se llegó nunca a ningún acuerdo con el Ayuntamiento. Pasó el tiempo y cuando yo llegué a la Fundación esto estaba ahí, el presupuesto aprobado, la idea de hacer el regalo estaba hecha… Entonces pensamos que un sitio estupendo podría ser la Plaza Castilla, (no es una plaza bonita, que no me oiga el Alcalde, bueno yo creo que él también es consciente de que no es una plaza bien concebida) pero por otra parte es el símbolo de la modernidad de Madrid. Donde se abre Madrid, la Castellana, la prolongación… También, y por el momento, está ahí la sede central de Caja Madrid. Entonces se nos ocurrió que podría ser allí pero la obra tenía que ser diseñada por alguien muy especial. Surgió el nombre de Santiago Calatrava, arquitecto de prestigio universal que inexplicablemente no tiene nada en Madrid.

El primer proyecto que hizo Calatrava encontró muchas dificultades porque la Plaza Castilla es como un queso de gruyer, pasan túneles por debajo, varias líneas de metro y ahora están terminando un intercambiador. Por lo tanto la dificultad de poner una pieza de 120 metros de altura, con cuatro soportes de sujeción, era evidente. Pero la cosa se complicó cuando una de las patas coincidía en espacio con el centro del hall del intercambiador. Calatrava modificó el proyecto, lo simplificó y bajó 30 metros de altura, también se ha reducido su diámetro y ahora sólo tiene tres patas. Calatrava entregó el proyecto a principios de 2007. Desde entonces hemos examinado el proyecto y presentado una invitación de ofertas a distintas empresas para poder realizarlo, finalmente se ha adjudicado a Acciona la realización del obelisco. Una vez formalizados los trámite jurídicos comenzarán las obras en el mes de noviembre y, previsiblemente, en el transcurso de la primavera de 2008 se podrá montar la pieza definitivamente en el centro de la Plaza Castilla.

Fotos: Logopress

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , ,

publicidad  publicidad  

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad