El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado el 22 de diciembre de 2005 la declaración de Bien de Interés Cultural del cuadro Paisaje fantástico con obelisco y pino marítimo, de Francesco Guardi y del relieve titulado Ángel niño, de Felipe Bigarny.
El cuadro de Francesco Guardi se encuentra en un estado de conservación muy bueno y es un magnífico ejemplo de las llamadas «vedute». Con este término se denominaron las vistas urbanas y fantasías ambientales que aportó Venecia a la pintura del siglo XVIII y cuyo máximo representante fue Canaletto. Además, el cuadro ha adquirido un valor adicional por la escasez de obras de su autor en los museos españoles, ya que sólo hay dos obras en el Museo Thyssen y cuatro en el Museo Lázaro Galdiano.
El relieve de Felipe Bigarny Ángel Niño, es una escultura del siglo XVI, en buen estado de conservación, que formaba parte del monumento funerario de Don Diego de Avellaneda para su capilla funeraria en el Monasterio de Espeja, en Soria.
Artículo anteriorTaller de Infoarte en la I Bienal de Arte Contemporáneo de la Fundación ONCE
Artículo siguienteLos fondos del Archivo Histórico de la Fábrica de Tabacos de Sevilla podrán ser consultados en el Archivo de Indias

Deja un comentario