publicidad

Nuevo Ciclo de Cine Los Domingos en el CA2M

23 octubre, 2016 | Por | Categoría: Actualidad, Cine | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

cine_otoo_2016

El 30 de octubre el CA2M organiza un nuevo ciclo de Cine Los Domingos, que este año lleva por título Uno casualmente se acerca, siente algo y se queda un acercamiento a lo temporal en la imagen cinematográfica. Entre los directores elegidos se encuentran: Chantal Akerman, Wang Bing, Marguerite Duras, Andy Warhol, Krzysztof Kieslowski, Harun Farocki, Jean-Gabriel Periot, Rainer Werner Fassbinder, Jacques Rivette…

Comenta el escritor argentino César Aira que la cultura de lo audiovisual en la que hoy en día estamos insertados y que se consume en el momento, que vive del instante, de lo que brilla; ha propiciado que el signo de los tiempos en lo referente al relato conlleve que la mayoría de las narraciones se escriban, se inscriban en el tiempo presente; que sean pocos los escritores que utilicen otros márgenes temporales para encuadrar o pensar sus escritos.

Según Aira, este hecho, aplana el relato, lo achica, lo achata, dejándolo sin perspectiva, como si lo que se cuenta sólo pudiese pensarse mientras se dice, mientras se escribe, a la par, según está sucediendo, como si no cupiese la posibilidad de salir de un presente infinito que relata lo que uno ve, que relata en directo la experiencia.

Esta imposibilidad por pensar o pensarse más allá del presente, lo imposible de inventar un futuro o reinventarse el pasado es el signo de los tiempos, no sólo en lo referente a las narraciones, sino también en lo referente a cómo ensayamos, vivimos o abordamos la experiencia temporal hoy en día. En una rutina atiborrada de información y trabajo, la posibilidad de proyectar o vislumbrar un futuro se nos cancela, mientras que el pasado se nos presenta una y otra vez como un mal decorado, como una mala copia de algo previamente vivido. Pensemos pues que este estiramiento infinito del presente no fue siempre así, que la experiencia temporal se modifica y se ha modificado a lo largo de la Historia y que por tanto, esta actualidad del consumo de lo inmediato no es más que otra manera de manejarnos en unas coordenadas que proceden de un afuera.

Pero es el tiempo de la imagen, el tiempo de lo que puede estar despojado de todo tiempo, de lo que perdura, y a su vez se mueve o muta, un tiempo similar al del relato; un tiempo que está en continua negociación con el mundo, con lo dado, pero también lo niega, lo construye, lo transforma a su antojo, para devolvernos un objeto diferente, un objeto atravesado por el tiempo, un objeto atravesado en el tiempo. Será esta manera de pensar lo temporal en la imagen, de pensarnos en lo temporal de la imagen lo que nos transporte a un lugar donde el cinematógrafo se asienta, lo que nos transporte a un lugar donde habitemos un tiempo propio o ajeno, un tiempo que sirva sólo para la contemplación, para pensar o pensarnos, para ver o vernos, para que los demás digan o trabajen por nosotros, para confrontar o desear, en definitiva, una temporalidad para concederle un marco a la imagen, una temporalidad para concederle un marco al propio tiempo, poder clasificarlo y en último término, nombrarlo.

Es en ese poder nombrar lo que vimos o vemos, en ese poder escribir lo visto, o en ese ver lo escrito; porque realmente el orden no importa, desde dónde o hacia dónde vayamos siempre tendremos un tiempo. Será pues en ese margen, en esa franja temporal, en la que tengamos que escrutar dónde queda ese algo por venir, o al menos, la esperanza o el deseo de un futuro, de un otro por hacer o al que pertenecer; un presente en suspenso, como entre las manos, en marcha, pero fuera de lugar, ajeno, perdido, como contraviniendo el transcurso. Y finalmente un pasado del que poder reflexionar o darle una voz, un hueco para pensarnos recordando lo dicho, lo hecho, la experiencia. Vengan antes, después o a la vez, los tiempos, el tiempo, se podrá componer, se podrá atravesar de manera expansiva, casi habitándolo, o lo reduciremos, lo silenciaremos saltando, ya que será imposible esquivarlo, será imposible evitarlo, porque el tiempo siempre ha estado, está y estará ahí, el tiempo es todo, ahora.

Comisariado por Antonio Menchen Y Raúl Liarte

CINE LOS DOMINGOS
UNO CASUALMENTE SE ACERCA, SIENTE ALGO Y SE QUEDA
DOMINGOS 30 OCT — 20 NOV Y SÁBADO 26 NOV 2016

Centro de Arte Dos de Mayo
Avda. Constitución 23
28931 Móstoles, Madrid
T (+34) 91 276 02 21

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad