publicidad

Peritación de escultura española en madera de los siglos XVI y XVII; Consejos del experto, por Art Decorum

08 octubre, 2015 | Por | Categoría: Mercado del Arte | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

1En nuestros artículos de Consejos del experto siempre queremos dar una serie de pautas y recomendaciones orientadas al mundo del coleccionismo de Arte y Antigüedades. Hablamos de precios e inversión, características y peculiaridades de las piezas, advertimos de cómo reconocer una pieza auténtica y en que basarnos a la hora de comprar, intentando no ser demasiado técnicos para poder resultar útiles a aquellos que están iniciándose en este mundo. Como aún no hemos hablado de escultura española en madera, siendo muy abundante en el mercado nacional la de los siglos XVI y XVII, nos disponemos a hacerlo.

Es importante destacar que a lo largo de los siglos XVI y XVII resultaba excepcional que un artista tallase una obra sin encargo previo, no se realizaban esculturas sin conocer quién iba a ser su destinatario. Generalmente todo se hacía bajo un contrato en el cual el cliente vigilaba la ejecución de la obra. Dicha clientela era mayoritariamente la eclesiástica, por eso abunda tanto la de temática religiosa.

El estamento civil ejerció una menor demanda, a veces, el costeamiento surgía también por vocación popular. En la corte, la escultura desempeñó un papel secundario, la pintura siempre ha sido el arte por antonomasia en este ambiente. Las mismas consideraciones podrían extenderse a la nobleza, donde la mayoría de los encargos de este estamento se basaban en la estatuaria funeraria.

Talla 2Fotos: Imagen izquierda y central: Escultura en madera de la Inmaculada Concepción siguiendo modelos de Gregorio Fernández, escuela castellana de mediados del siglo XVII. Precio en el mercado nacional: 4.500 euros Imagen derecha: Detalle de la policromía de la misma escultura.

Las esculturas de madera siempre se han considerado un arte menor en comparación con las de piedra. En las primeras es posible corregir cualquier imperfección del material base (nudos, betas, fibras…) o error del escultor mediante la policromía mientras que en las esculpidas en piedra eso no ocurre, quedando estos fallos a la vista del observador.

Por otro lado, es importante conocer a grandes rasgos como estaban realizadas técnicamente estas piezas para así poder evaluar su estado de conservación hoy en día. El bloque de madera del cual surgía la escultura debía haberse cortado cinco años antes para así asegurarse de un buen secado de la misma. Normalmente, la tala se realizaba en invierno ya que la sabia de los arboles se encuentra en la parte más baja del árbol, cercana a las raíces.

Podemos encontrarnos ante figuras de pequeño tamaño, realizadas de una sola pieza, procedente de un único tronco. En cambio, otras imágenes están constituidas por varios fragmentos, ensamblados con diferentes sistemas y pegados con cola fuerte o cola de carpintero.

Una parte de gran importancia de la escultura en madera es la policromía ya que con ella se pretendía imitar lo más fielmente posible el color y la textura de la piel y los tejidos. Ésta nos ayuda a poder datar la pieza ya que sus técnicas y colores van cambiando según la época. Además, puede llegar a ser de mayor valor que el propio trabajo de la talla. Esto se debe a que en ocasiones dicha policromía se encargaba a pintores de renombre, llegando a eclipsar el trabajo del escultor.

No queremos entrar mucho en la técnica de la policromía ya que es un tema muy extenso pero queremos dar unas pequeñas pinceladas sobre cómo se realizaba. Primero, una vez acabada la talla se cubría con estuco o yeso. A veces se entelaba con trozos textiles encolados con colas directamente encima de la madera consiguiéndose así mayor estabilidad estructural y mejor soporte para el yeso. Ayudaba a la vez a atenuar la diferencia de elasticidad entre el yeso y la madera evitando así saltos de policromía. En otras ocasiones se utilizaban capas de pergamino. Posteriormente, se llevaba a cabo un lijado para igualar. Una vez finalizadas estas capas preparatorias, llamadas aparejos, se llevaba a cabo la decoración polícroma mediante técnicas de metalización, de estofado, brocado aplicado, policromía de colores lisos, policromía de lacas coloreadas sobre fondos dorados o plateados o carnaciones.

El estofado es una técnica de policromía que consiste en dorar de pulimento toda la superficie a decorar, sobre la que se extiende una o varias capas de un color aglutinado con temple al huevo, hasta cubrirla totalmente; una vez seca, y procurando hacerlo en las 24-48 horas siguientes, se procede a raspar la pintura, siguiendo el dibujo o plantilla de un motivo decorativo, dejando aparecer el fondo de oro. Este proceso también se puede realizar pintando los detalles a punta de pincel sobre la superficie dorada, limpia y bruñida. Foto 1

A la hora de valorar una escultura en madera existen tres factores importantes a tener en cuenta: la calidad de la talla, la calidad de la policromía y el estado de conservación de las mismas. Una policromía intacta aumenta considerablemente el valor de la pieza aunque lo normal es que la pieza presente algún que otro desperfecto. Estamos hablando del paso de los siglos, por lo tanto, de no haber ningún deterioro sería sospechoso o la talla puede haber sido sometida a una restauración que deberemos estudiar con detenimiento. De hallarnos ante una restauración de la policromía, ésta debe ser reversible y tiene que haberse realizado un estudio químico previo para saber el origen del pigmento y, de tal manera, evitar posibles reacciones nocivas futuras. A su vez, ésta debe tener una clara lectura visual.

TallaLa humedad suele jugar un papel importante pues tiene efectos muy nocivos en la madera y su comportamiento. Una de las mayores problemáticas es la aparición de moho o putrefacción de la madera. El volumen de la madera aumente o disminuye según el agua que absorba. Estas diferencias de volumen que ejercen diferentes presiones en las fibras originan de hendiduras en directriz de las fibras, craquelados, saltos de la pintura u óxido de los clavos en caso de piezas ensambladas. Los ambientes estables y secos favorecen a una mejor conservación de las piezas. Por otro lado, es frecuente la aparición de agujeros realizados por xilófagos (termitas y carcoma).

A la hora de invertir en estas piezas es necesario evaluar conjuntamente todo lo explicado anteriormente para así determinar si nos encontramos ante una escultura en madera española de los siglos XVI y XVII original con un óptimo estado de conservación o, en su defecto, si ha sido restaurada, estudiar si ésta ha devaluado o no a la pieza, teniendo en cuenta el grado que implica. También la temática juega un papel importante a la hora de poner un precio.

La escultura se cotiza menos que la pintura puesto que hay menor demanda. Hoy en día, podemos encontrar estas piezas en el mercado español con precios para todos los bolsillos. Desde tallas más populares y, por lo tanto, de menor calidad que rondan los 400 / 700 euros. Piezas de calidad media de gran belleza y delicadeza en su policromía con precios en torno a los 4.500 / 6.000 euros. Y piezas museables de autores reconocidos o atribuidas a ellos con precios que pueden alcanzar grandísimas sumas de dinero.

Imagen izquierda: Escultura en madera de Niño Jesús, escuela andaluza del siglo XVII. Precio en el mercado nacional: 900 euros. Imagen central: Busto relicario en madera de San Francisco, escuela castellana del siglo XVII. Precio en el mercado nacional: 4.500 euros. Imagen derecha: Escultura en madera de San Cristóbal con Niño Jesús, escuela andaluza del siglo XVII. Precio en el mercado nacional: 19.000 euros.

Más información en :

Art Decorum
Telf.: (+34) 626 885 331
Telf.: (+34) 696 185 550
info@artdecorum.es
www.artdecorum.es

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

2 comentarios a “Peritación de escultura española en madera de los siglos XVI y XVII; Consejos del experto, por Art Decorum”

  1. Carlos Leiva Cea dice:

    Agradable lectura pero no nos dicen cuáles son las características de la escultura de ese tiempo ni en el color de los encarnados ni en los diseños del estofe. otra cosa: El grupo último representa a san Joaquín y la Virgen Niña.

  2. David boguña dice:

    Ciertamente no es San Cristobal, representa a San Joaquín con la Virgen, San Cristobal era muy fuerte y corpulento
    Además esta talla ha sido de propiedad de mi familia mas de 70 años la mal vendí en una casa de subastas por mucho menos.

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad