publicidad

“La Lechuga” de Bogotá en el Museo del Prado

25 Febrero, 2015 | Por | Categoría: Obra escogida | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

La custodia de la Iglesia San Ignacio de Bogotá, Museo del PradoLa custodia de la Iglesia de San Ignacio de Bogotá, conocida como “La Lechuga” por el verde de sus esmeraldas, una de las joyas barrocas más ricas y hermosas de Hispanoamérica que por primera vez podrá disfrutarse fuera de Colombia.

Desde el 3 de marzo y hasta el 31 de mayo de 2015  este tesoro se podrá ver en la Sala 18A. Edificio Villanueva del Museo del Prado

Procedente de la Colección de Arte del Banco de la República de Colombia, esta delicada y bellísima obra llega al Museo del Prado para formar parte de su programa “La obra invitada”, patrocinado por la Fundación Amigos del Museo del Prado.

La custodia de la Iglesia San Ignacio de Bogotá, conocida como La Lechuga por el verde de sus esmeraldas, tesoro del arte barroco elaborado en la entonces Nueva Granada, fue obra del orfebre José Galaz. La obra, procedente de la Colección de Arte del Banco de la República de Colombia, contiene 1.485 esmeraldas, 1 zafiro, 13 rubíes, 28 diamantes, 62 perlas barrocas y 168 amatistas. No sólo se le considera una de las joyas religiosas más ricas y hermosas de Hispanoamérica, sino que es el testimonio de lo que sucedió con el Barroco en tierra de orfebres, y de cómo este estilo artístico encontró nuevas dimensiones en un territorio en el que abundaban el oro y las esmeraldas, y en el que estaba aún viva la cultura indígena de los más destacados orfebres del continente.

Sobre ‘La Lechuga’

Este tesoro del arte barroco elaborado en la entonces Nueva Granada, fue obra del orfebre José Galaz. Le tomó 7 años terminarla (1700 a 1707), tiene 1.485 esmeraldas, 1 zafiro, 13 rubíes, 28 diamantes, 62 perlas barrocas y 168 amatistas. No solo se le considera una de las joyas religiosas más ricas y hermosas de Hispanoamérica sino que es el testimonio de lo que sucedió con el Barroco en tierra de orfebres, y de cómo éste estilo artístico encontró nuevas dimensiones en un territorio en el que abundaban el oro y las esmeraldas, y en el que estaba aún viva la cultura indígena de los más destacados orfebres del continente.

Durante el siglo XVII y XVIII la orfebrería producida en América alcanzó un alto nivel de elaboración. La mayoría de piezas que se elaboraron durante este periodo tenían un fin religioso y gracias a la riqueza del territorio fue posible la producción de numerosos objetos que fueron trabajados para decorar altares de iglesias que, hasta hoy, sorprenden por su belleza. Dentro de la cantidad de piezas litúrgicas realizadas en oro y plata durante el periodo colonial, sobresalen las custodias, cuya función era presentar la hostia consagrada a los fieles, haciendo parte del ritual litúrgico y siendo exhibidas en procesión durante la fiesta del Corpus Christi. En América se prefirió elaborarlas en forma circular y con rayos ondulantes, dotándolas de un carácter simbólico en relación al Sol.

El Banco de la República compró esta custodia a los Jesuitas y hoy hace parte de su Colección de Arte que puede visitarse en el Museo de Arte del Banco en Bogotá y que junto a la colección del Museo del Oro cuentan la historia de 3.500 años de arte en Colombia.

Exhibición en el Museo del Prado

Desde 2010 el Museo del Prado, con el apoyo de su Fundación de Amigos, realiza el programa “Obra invitada”, una actividad que permite exhibir en el Museo piezas únicas procedentes de restigiosas instituciones de todo el mundo, que complementan las colecciones del Prado y propician diálogos entre diferentes culturas y periodos históricos.

Para presentar esta custodia, extraordinario ejemplo del Barroco en tierra de orfebres, el Museo del Prado ha elegido la sala 18A del edificio Villanueva, que reúne obras de Claudio Coello, Herrera ‘el Mozo’ y Antolínez, entre otros. Son cuadros dinámicos, coloristas y exuberantes en los que, al igual que en ‘La Lechuga’, la riqueza, el cromatismo y el esplendor fueron puestos al servicio del culto católico.

‘La Lechuga’ será la sexta obra invitada al Prado después de Virgen con el Niño y ángeles de Jean Fouquet (1452), del Museo Real de Bellas Artes de Amberes en 2014; Retrato de caballero del Museo Metropolitano de Nueva York en 2012; La acróbata de la bola (1905) de Pablo Picasso, conservada en el Museo Pushkin de Moscú en 2011; el El descendimiento de Caravaggio, conservado en los Museos Vaticanos en 2011 y Las hijas de Edward Darley Boit de John Singer Sargent del Museo de Bellas Artes de Boston en 2010.

Datos de interés:
Custodia de la Iglesia de San Ignacio de Bogotá
Desde el 3 de marzo y hasta el 31 de mayo de 2015
Sala 18A. Edificio Villanueva, Museo del Prado

Imagen:
José de Galaz, Custodia de la iglesia de San Ignacio de Bogotá, conocida como “La Lechuga”, 1700-7. Oro fundido, calado, con esmaltes e incrustaciones de piedras preciosas. 80 cm altura. Bogotá, D.C., Colombia. Colección de Arte – Banco de la República

Museo del Prado: https://www.museodelprado.es/

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad