publicidad

La nueva exposición del Canal “Pompeya catástrofe bajo el Vesubio”

03 diciembre, 2012 | Por | Categoría: Exposiciones, Fundaciones, Madrid, Noticia destacada | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

En el Centro de Exposiciones Arte Canal, del 6 de diciembre al 5 de mayo de 2013

La exposición “Pompeya, catástrofe bajo el Vesubio” está formada por más de 600 piezas, la mayoría nunca vistas en España, procedentes, fundamentalmente del Museo de Nápoles y de las excavaciones de Pompeya, Herculano, Boscorreale, Nola y Estabia.

Esta muestra ha sido organizada por la Comunidad de Madrid y Canal de Isabel II Gestión en colaboración con el Museo Estatal de Prehistoria de Halle, en Alemania, la Superintendencia Especial para los Bienes Arqueológicos de Nápoles y Pompeya, y el Ministerio para los Bienes y Actividades Culturales de Italia.

Ofrece una visión general de las consecuencias de la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. para las poblaciones de Pompeya, Herculano y Estabia. Para ello, se muestran objetos de uso cotidiano, pinturas y restos orgánicos que se han conservado hasta nuestros días y cuya calidad arqueológica es inigualable.

Entre las obras más destacadas de la exposición se encuentran “Retrato de una mujer joven (Safo)”, un fresco conocido como la “Gioconda pompeyana”, “Corredor”, una estatua de bronce encontrada en la “Villa de los Papiros” en Herculano, una habitación completa de la Villa de Estabia donde se pueden apreciar diversos frescos y el anillo personal de Carlos III, hallado en las excavaciones de Pompeya.

Año 79 d. C.

Cuando en el año 79 d. C. la ceniza sepultó las poblaciones de Pompeya, Herculano y Estabia en la Campania, se consumó una de las peores catástrofes de la historia. Su dramática destrucción las ha convertido, paradójicamente, en el yacimiento más importante y mejor conservado de la época romana. Una auténtica fotografía de cómo se vivía hace ahora dos mil años.

“Pompeya, catástrofe bajo el Vesubio” es una muestra organizada por Canal de Isabel II Gestión y la Comunidad de Madrid en colaboración con el Museo Estatal de Prehistoria de Halle (Alemania), la Superintendencia Especial para los Bienes Arqueológicos de Nápoles y Pompeya y el Ministerio para los Bienes y Actividades Culturales de Italia.

Formada por más de 600 piezas, la exposición quiere cumplir dos objetivos. El primero es mostrar qué supuso la erupción volcánica para una ciudad llena de vida. Los objetos de uso cotidiano, las pinturas y los restos orgánicos que la catástrofe ha permitido conservar son de una calidad arqueológica inigualable y de una contundencia visual incuestionable. Es difícil no estremecerse al pensar lo que vivieron los pompeyanos en aquellos momentos.

“Rey Arqueólogo”. Carlos III

El segundo objetivo es valorar la figura de su descubridor, el “Rey Arqueólogo”. Carlos III fue el descubridor y auténtico impulsor de las excavaciones en Pompeya y su actuación sentó las bases de la arqueología posterior al excavar, documentar, proteger y evitar que las piezas saliesen de su lugar de origen. Estas preocupaciones hoy nos parecen evidentes, aunque todavía no siempre se cumplen.

El monarca Carlos III es una figura destacada en esta exposición. Gracias a él ha sido posible la recuperación de los yacimientos de Pompeya y de otras ciudades como Herculano y Estabia.

Su pasión por la arqueología proporcionó un gran impulso a esta ciencia, que se extendió de las culturas griega y romana a todas las del mundo. El ejemplo de Pompeya fue primordial para la recuperación de yacimientos como el de Itálica, en Sevilla. Un legado de la historia que constituye un verdadero tesoro para la humanidad.

Antes, durante y después de la erupción

“Pompeya, catástrofe bajo el Vesubio” es una invitación a un viaje. La exposición plantea un discurso basado en una visión global de la vida en la ciudad antes, durante y después de la erupción que la enterró bajo las cenizas.

Se trata de un recorrido iniciático mediante el cual el visitante puede redescubrir Pompeya y sus orígenes, experimentar la magnitud de la erupción devastadora que la sepultó en el año 79 d. C. y contemplar su resurgir a partir de las campañas arqueológicas promovidas por Carlos III.

Para esta exposición han viajado al Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid más de 600 piezas procedentes, principalmente, del Museo Arqueológico Nacional de Nápoles, el museo que más piezas atesora de Pompeya, y de otros museos de referencia como el Museo Arqueológico de Nola, el Antiquarium de Boscoreale o piezas gestionadas por la Superintendencia Especial para los Bienes Arqueológicos de Nápoles y Pompeya.

La exposición

La exposición se divide en 10 ámbitos temáticos: “origen e historia”, “Casa de Menandro”, “la pintura pompeyana”, “la vida privada”, “el ocio”, “la calle”, “siete metros bajo la ceniza”, “el Rey Arqueólogo”, “el estilo pompeyano” y “las pompeyas españolas”.

Un audiovisual proyectado en una gran pantalla marcará el preludio de la visita. La arquitectura del Centro de Exposiciones Arte Canal, con multiplicidad de columnas y arcos típicos de la época romana, contribuye a recrear un espacio que sumerge al visitante en la vivencia de la Pompeya evocada.

La “Via dell’Abbondanza”, eje que articula el viaje por la ciudad, ordena los espacios urbanos y concentra a su alrededor los seis primeros ámbitos de la exposición.

A medida que el público avanza, la expectativa dramática va creciendo hasta desembocar en la erupción del Vesubio, recreada mediante una espectacular instalación audiovisual envolvente formada por 36 pantallas suspendidas del techo que convierten el espacio expositivo en un infierno de lava y cenizas.

Tras esta vivencia, el visitante se adentra en la ciudad sepultada por la lava. En ella podrá descubrir numerosos objetos arqueológicos, testimonios de una ciudad que desapareció en 48 horas.

El redescubrimiento de Pompeya gracias al interés de Carlos III y su papel como propulsor de la arqueología, será el hilo conductor de los tres últimos ámbitos de la exposición.

Viaje al antes, durante y después de la erupción

El diseño expositivo ha sido planteado como una visión de la vida en la ciudad de Pompeya antes, durante y después de la erupción del Vesubio. Para ello, la muestra se encuentra dividida en los siguientes 10 ámbitos temáticos:“Origen e historia”, “Casa de Menandro”, “La pintura pompeyana”, “La vida privada”, “El ocio”, “La calle”, “Siete metros bajo la ceniza”, “El rey arqueólogo”, “El estilo pompeyano” y “Las pompeyas españolas”.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha inaugurado la exposición. Durante su visita, Ignacio González estuvo acompañado por el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno, y presidente de Canal de Isabel II Gestión, Salvador Victoria, y el director general de la empresa, Adrián Martín; así como por el comisario de la muestra, el anticuario de la Real Academia de la Historia, Martín Almagro-Gorbea.

Datos de interés:
“Pompeya, catástrofe bajo el Vesubio”
Centro de Exposiciones Arte Canal
Fecha: Del 6 de diciembre al 5 de mayo de 2013
Horario todos los días: De 10:00 a 21:00 horas,
Excepto los días 24 y 31 de diciembre que abrirá hasta las 15:00 horas
y los días 25 de diciembre y 1 de enero de 2013 que permanecerá cerrada al público.
Precio entrada:  general 6 euros y la reducida de 3 euros.
Acceso gratuito para niños menores de 6 años, desempleados y minusválidos.
Transporte:
• Metro: estación Plaza de Castilla. Líneas 1, 9 y 10.
• Autobuses: líneas 5, 27, 42, 49, 66, 67, 70, 80, 107,
124, 129, 134, 135, 147, 149, 173, 174, 176 y 178.
• Cercanías: estación de Chamartín.

 

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

3 comentarios a “La nueva exposición del Canal “Pompeya catástrofe bajo el Vesubio””

  1. Marta Mezquita dice:

    Me encanta esta exposición, llevo mucho tiempo queriendo verla. Y la información que ustedes ofrecen es genial. Únicamente una cosa, por favor, supriman la palabra “minusválido”, no es correcta y, además, tiene grandes connotaciones negativas. Es muy más correa y acertada la palabra “discapacitado”, o incluso “persona con diversidad funcional”, ya que no valemos menos que nadie, simplemente tenemos ciertas capacidades mermadas o contamos con capacidades diferentes. Gracias.

  2. alberto dice:

    estoy en el paro.puedo entrar gratis?gracias

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad