publicidad

Cruce de miradas entre Renacimiento y Expresionismo alemán en el Thyssen

21 Mayo, 2012 | Por | Categoría: Exposiciones, Museos | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta en la sala mirador de la primera planta la segunda serie de la entrega Miradas Cruzadas, bajo el título Rostros y manos, pintura germánica antigua y moderna. La muestra propone una confrontación entre el Renacimiento germánico y el Expresionismo y la Nueva Objetividad que surgen en Alemania tras la Primera Guerra Mundial, con obras de Alberto Durero, Lucas Cranach el Joven, Otto Dix o Max Beckmann, entre otros artistas.

Esta iniciativa, que ya va por su segunda edición, se enmarca dentro de las actividades puestas en marcha por el museo para celebrar el 20 aniversario de la creación del centro, que se conmemora este año. El objetivo del ciclo es incentivar en los visitantes un juego de conexiones y divergencias entre obras de distintas épocas y estilos procedentes de las colecciones del propio museo.

Tanto en el Renacimiento como en el siglo XX los artistas de estos movimientos se interesaron por el hombre y su imagen, así como por su exaltación a través del arte. Para estos ideales, el retrato era el vehículo perfecto, lo que contribuyó a su auge en ambas épocas. Además, el retrato es uno de los géneros pictóricos mejor representados en la colección permanente del museo.

Conexión en tiempo
Un paseo por las piezas seleccionadas por Dolores Delgado, la comisaria, para esta confrontación de obras, permitirá al espectador advertir la influencia de los maestros antiguos sobre artistas del siglo XX. A pesar de la lejanía en el tiempo es posible observar su proximidad técnica y teórica en aspectos como la similitud en los esquemas de representación, el interés por el detalle y el realismo, así como la obsesión por retratar la personalidad y la psicología de los personajes a través de los rostros y de las manos.

Estas partes del cuerpo acaparan la atención, hasta ocupar a veces toda la superficie del cuadro. Así ocurre en Cristo entre los doctores, obra maestra de la colección, donde Durero intensifica el rostro y las manos rozando incluso lo grotesco. También en Autorretrato de Beckmann, se convierten en el centro de las miradas.

Pintura sobre tabla y veladuras
Otto Dix refleja también en su obra una evidente influencia de la tradición pictórica alemana, recuperando, por ejemplo, la técnica de pintura sobre tabla o las veladuras de los maestros renacentistas. La puesta en escena de sus cuadros muestra un paralelismo con obras de maestros del Renacimiento, con la figura humana destacada sobre grandes cortinajes y fondos en diferentes gamas de azul.

En definitiva, en la selección de retratos reunidos para esta, pequeña pero muy interesante, muestra temporal abundan los detalles y el realismo que permiten transmitir la psicología del retratado o resaltar elementos u objetos que nos hablan de su estatus social, su oficio o su personalidad.

Rostros y manos, pintura germánica antigua y moderna
Del 22 de mayo al 2 de septiembre
Museo Thyssen-Bornemisza
De martes a domingo, de 10.00 a 19.00 horas. A partir del 12 de junio, los lunes y los domingos, de 10.00 a 19.00 horas y de martes a sábado de 10.00 a 23.00 horas
Comisaria: Dolores Delgado
Número de obras: 10
Entrada gratuita

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad