publicidad

“El pianista en el burdel”, reflexiones sobre el periodismo, de Juan Luis Cebrián

03 Junio, 2009 | Por | Categoría: Actualidad, Ferias, Libros | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

cebrianLos periodistas Juan Luis Cebrián e Iñaki Gabilondo han dialogado sobre los temas fundamentales del periodismo, con motivo de la publicación de El pianista en el burdel, de Cebrián, publicado por Galaxia Gutenberg. El acto, celebrado en el Pabellón Fundación Círculo de Lectores, ha sido presentado por el pensador francés Sami NaÏr.

En un momento crucial para la profesión y la empresa periodística concebidos a la usanza tradicional, Cebrián propone en el libro una colección de ensayos sobre diversos aspectos del oficio, al que ha dedicado toda su vida, aliñados con anécdotas personales. Según Cebrián, “saber qué va a ocurrir no es función del periodista; un periodista debe contar qué ha pasado y ayudar a comprender esos hechos. El periodista es un contador de historias”.

¿Seguirá existiendo el periodismo tal y como lo concebimos? ¿Qué es ser periodista? ¿Desaparecerá el diario en papel? ¿Cómo competir con las nuevas tecnologías en un mercado global? Estas y otras cuestiones han abordado Cebrián y Gabilondo esta tarde en la Feria del Libro. En la obra, se recoge la tesis de que el periodismo, entendido como arte, como oficio, no debe limitarse a reflejar la realidad, sino ayudar a crear a partir de unos principios básicos una sinfonía que compartirá con el público. “No es un libro de tesis –ha dicho Cebrián—es un libro de relatos en el que subyace una tesis: los periódicos y los medios de comunicación, como los hemos conocido y los conocemos, son uno de los pilares fundamentales de la democracia representativa. Según muchos, más importantes que los partidos políticos”. No obstante, ya no son los formadores de la opinión pública. Ahora está cambiando el paradigma debido a la globalización y las nuevas tecnologías. “Ahora somos menos importantes”, ha señalado Cebrián, que ha continuado diciendo: “Hoy la gente mira las noticias en Google News, y, ¿saben cuántos periodistas trabajan en Google News?, pues ninguno”. Según Cebrián, el problema es que los periodistas “vivimos como si esto no pasara, no queremos darnos cuenta de que la gente se informa a través de otros sistemas”. Este paso de la democracia representativa a la democracia participativa es la que debe inquietarnos, en palabras de Cebrián, “puesto que la primera requiere de una mediación, los medios de comunicación, por ejemplo, y sin embargo en la participativa todo el mundo puede informar, crear su propio medio, sin necesidad de mediadores”.

Sobre la empresa periodística, el escritor ha subrayado que cerrarán muchos diarios, “sólo en Estados Unidos han desaparecido ya cien periódicos”. El mundo está cambiando y con él las costumbres de los lectores “que cambian más rápido que los periódicos”. El lector de diarios tiene tendencia a pensar que su periódico, “aquel con el que se identifica”, le pertenece, “forma parte de su propiedad intelectual y de su forma de vida”. Frente a ese espacio privado y casi sagrado aparece la Red, “un lugar público compartido por todo el mundo, donde cambian los parámetros que han regido hasta ahora la empresa periodística: El mundo digital es una economía de demanda, la información es un bien mostrenco”. Para el autor de El pianista en el burdel, “esto nos obliga a los periodistas a una actitud de humildad, a algo que no estábamos acostumbrados”.

Iñaki Gabilondo ha preguntado sobre cuál será entonces el papel de los periodistas en ese mundo de conocimiento globalizado. Para Cebrián la tarea principal será la de ayudar a los ciudadanos a comprender mejor ese espacio, “tarea a la que deberían dedicarse también los partidos políticos, sindicatos, instituciones y curas de todas las religiones”. Ante este mundo que ya no se organiza como antes, sino de forma muy distinta, Cebrián concluye diciendo: “No estamos condenados a desaparecer, pero sí a cambiar”.

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Un comentario a ““El pianista en el burdel”, reflexiones sobre el periodismo, de Juan Luis Cebrián”

  1. Javier Swift dice:

    Más de lo mismo. Seguro. Y las opiniones que vierte el comentarista sobre el periodista me parecen nefastas. ¿Cómo que los periodistas “ya no son los formadores de la opinión pública”? Si no lo somos es porque nos hemos dado cuenta de que periódicos y periodistas tiran para sus propios intereses o los más cercanos al partido político de turno que apoyan. Debería preguntarse Cebrián por qué esa defensa a ultranza del partido político en vez de a la ciudadanía, de la que debería ser garante de libertades. También los comentarios sobre democracia representativa y participativa, parece como que al periodista Cebrián no le agrada que la gente participe y cree sus propias noticias; es posible que esas noticias carezcan de la importancia de las de su periódico, que no esté contrastada la información, pero desde que El País y otros medios se vendieron al mejor postor casi preferimos noticias de gentes varias y comunes, de asociaciones y de grupos que no están sometidos a poder político y económico alguno.

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad