publicidad

Settecento Veneziano. Del Barroco al Neoclasicismo en la Real Academia

01 abril, 2009 | Por | Categoría: Exposiciones, Fundaciones, Museos, Noticia destacada | Imprime esta noticia Imprime esta noticia

michele-marieschi-veduta-del-molo-con-il-palazzio-ducale-rabasfDel  26 de marzo al 7 de junio de 2009

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando acoge una interesante muestra, patrocinada por la Fundación Banco Santander, que analiza uno de los períodos más brillantes de la pintura veneciana. La exposición cuenta con obra inédita de artistas como  Canaletto, Guardi, Bellotto, Tiépolo, Ricci, Zuccarelli entre otros maestros. La exposición es una magnífica oportunidad para ver la creatividad de los pintores del siglo XVI a través de retratos, paisajes, mitología y crónica social que conforman este trayecto del Barroco al Neoclasicismo en la República veneciana.

“Settecento Veneziano. Del Barroco al Neoclasicismo” es el título de esta exposición inédita en muchas de las obras que presenta y  que organiza la Fundación Banco Santander en la Sala de exposiciones de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando del 26 de marzo al 7 de junio. Una gran selección de cincuenta y dos lienzos de uno de los siglos más brillantes de la pintura veneciana con los artistas más importantes del periodo, convierten a esta muestra en una de las más completas realizadas en España sobre pintura veneciana.

sebastiano-ricci-venere-cupido-e-satiro-rabasf

Obras de pintura figurativa o religiosa como El triunfo de David o Entrada triunfal de Alejandro Magno en Babilonia de Gaspare Diziani, Betsabé de Gian Antonio Pellegrini; mitológicas como Diana y las ninfas en el baño de Jacopo Amigoni, Rinaldo y Armida de Gian Battista Tiépolo o La Inmaculada y otras de Gian Domenico Tiépolo como La predicación de San Juan Bautista; pasteles de Rosalba Carriera en Retrato de niño (William Hamilton) o varios extraordinarios paisajes como los cuadros de estaciones Invierno y Verano de Marco Ricci o la maestría de Francesco Zuccarelli en Paisaje con jinetes y perros; sin olvidar en la exposición el apartado dedicado a las Vedute (vistas) con impresionantes obras de Lucas Carlevarijs, la textura de Richter, las majestuosas estampas de la Serenísima de Canaletto como la Veduta del Gran Canal con la basílica de Salute hacia el Molo  u otras maravillosas de Bellotto, Marieschi y Guardi como la Veduta de Venecia con el puente de Rialto, entre demás obras presentes en la muestra.

La mayoría de las obras proceden de la Colección Terruzzi, el Museo di Capodimonte, el Museo Cìvico de Vicenza, la Colección Simona Romano, la Banca Populare di Vicenza, la Galleria dell’Accademia y la Galleria Nazionale de Parma, la Fundazione Querini Stampalia o el Museo Cìvico de Treviso que, sumados al préstamo de coleccionistas particulares han permitido la realización de esta magnífica exposición.

gian-battista-tiepolo-rinaldo-e-armida-rabasfLa época

La preocupación de los pintores venecianos por la percepción de las transformaciones de la  luz y el color, al igual que la atención por captar lo singular, anecdótico y cotidiano alcanzaron un desarrollo inédito en la pintura veneciana del siglo XVIII. Venecia, sumergida en una decadencia política, económica y social, vive uno de los momentos artísticos más fructíferos y revelantes que vuelve a situar la ciudad en la panorama artístico europeo, al igual que sucedió en el Cinquecento con Tiziano, Tintoretto o el Veronés.

El XVIII fue el siglo más brillante de la expresión artística veneciana. Se renuevan las fórmulas pictóricas y las composiciones, se produce un ligero cambio en el gusto por la temática religiosa y de enaltecimiento de la República a favor de una temática arcádica en donde el hombre, más concretamente la mujer, adquiere un gran papel. Y no sólo eso, las telas se untan de gran riqueza cromática, se enriquecen de luces y claroscuros que se inspiran en los grandes pintores del siglo XVI, como el Veronés, reutilizando las premisas cinquecentescas para trasformarlas en un nuevo lenguaje pictórico, como hicieron con gran maestría Sebastano Ricci y Gian Battista Tiépolo.

sebastiano-ricci-venere-cupido-e-satiro-detalleUna pintura que fascinó a italianos y extranjeros, y que traspasó las fronteras del arte convirtiéndose en embajadora de la República veneciana a través de los más grandes  emisarios, sus pintores. Desde Antonio Bellucci, a Sebastiano y Marco Ricci, Gian Antonio Pellegrini, Jacopo Amigoni o Canaletto, todos ellos emprendieron largos viajes para trabajar en las cortes europeas más importantes, realizando y expandiendo su arte a la vez que lo enriquecían con cada nueva estancia.

Como Gian Battista Tiépolo, que viajó a España acompañado de sus dos hijos Lorenzo y Gian Domenico para ejercer como pintor de corte del rey Carlos III, donde pintó entre otras obras, los techos del Palacio Real de Madrid y donde fue nombrado profesor de anatomía de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Academia que hoy con esta muestra vuelve a recuperar a este gran artista.

Caprichos arquitectónicos y vedute, temas mitológicos y religiosos, paisajes de naturalezas y crónicas de la vida social conviven en esta gran exhibición que augura ser una gran ocasión para disfrutar del esplendor y magnificencia de obras y pintores que marcaron la evolución del arte y su historia.

Datos de Interés:

“Settecento Veneziano. Del Barroco al Neoclasicismo”
Del  26 de marzo al 7 de junio de 2009

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
C/ Alcalá, 13
28014 Madrid

Patrocinada por Fundación Banco Santander

Comisaria: Annalisa Scarpa

Si el artículo te ha interesado, contempla la posibilidad de suscribirte. Es gratis.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

publicidad  publicidad  
Noticias relacionadas:

Comenta esta noticia

Su comentario quedará publicado en esta página. Si desea borrarlo, editarlo o conocer qué datos nos ha facilitado, póngase en contacto con nosotros. Encuentre más información en nuestra política de privacidad.


publicidad  publicidad